La búsqueda activa de pacientes es el reto actual de la eliminanción del VHC

Si alcanzar los objetivos de eliminación de la hepatitis C de la OMS fuera una carrera, España estaría pisándole los talones a la sociedad islandesa. No es peregrino pensar que se podrían cumplir esos objetivos en los próximos cuatro o cinco años. Y, de hecho, el Gobierno de La Rioja comunicó el pasado julio que la región ya los había cumplido. El Plan Estratégico para el abordaje de la Hepatitis C, puesto en marcha en 2016 para afrontar este problema de salud pública, ha sido todo un éxito para nuestro país, con 130.000 pacientes tratados, según las últimas estimaciones oficiales aportadas el pasado junio, y manteniendo un buen ritmo de tratamiento en todas las comunidades autónomas.

“Ahora estamos en la fase de hacer una búsqueda activa de pacientes”, comenta a DM Javier García Samaniego, coordinador de la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España, si bien reconoce que la actual parálisis política dificulta un liderezago gubernamental claro.

Aún habría que tratar, según cálculos que siempre han de tomarse con cautela pues se basan en estimaciones, entre 25.000 -en el mejor de los casos- y 70.0000, como cifra más pesimista. “En cualquier caso, hemos tratado a más de la mitad de los pacientes que estimamos con la infección a día de hoy en el país”.

García Samaniego, jefe de Hepatología del Hospital La Paz de Madrid -centro al que está adscrita una población de 600.000 personas-, recuerda que la estrategia de eliminación en un país como el nuestro debe descansar, por un lado, en la microeliminación, de la que hay también buenos ejemplos aquí, como la experiencia en la prisión cántabra de El Dueso o con la población coinfectada por VIH, estudiada por GeSida, por citar casos de éxito de los que ha venido informando este periódico.

Pero junto a este trabajo sobre las poblaciones más vulnerables y con factores de riesgo, “hay que desarrollar y mantener acciones de cribado en población en principio sana o sin prácticas de riesgo”. Para el hepatólogo, el cribado por edad, a los mayores de 50 años, donde se concentra el principal volumen de casos de hepatitis C vendría a ser “la guinda” del plan o al menos “ayudaría mucho a avanzar hacia los objetivos de la OMS”.

Lo cierto es que diferentes comunidades han planteado cribados de distinta índole. Por citar dos modelos, en Cantabria, se abordarán grupos de edad por diferentes décadas a lo largo de tres años -primer año, 50-59 años; después, 60-69 años, y finalmente, 40-49 años-, mientras que en Aragón, se buscan colectivos asociados a circunstancias de riesgo.

‘Lo más difícil está hecho’

“En este momento, debería ser el Ministerio de Sanidad el que asumiera su papel de coordinación, y dirigiera los pasos necesarios de las comunidades autónomas. Con todo, en mi opinión, lo más difícil ya se ha hecho”. García-Samaniego alude así al esfuerzo económico -1.600 millones de euros a lo largo de cuatro años- y en recursos humanos para lograr la cantidad de pacientes tratados en España. Mirando hacia atrás, esa acción parece más ardua de abordar que el camino que queda por delante. “Realizar la prueba de  VHC es extremadamente sencillo y barato. Es cierto que el tratamiento sigue siendo caro, pero es un 80% más barato de lo que suponía hace cuatro años”. A eso se suma que la enfermedad de los pacientes que quedan por tratar es menos grave que la que presentaban los pacientes al inicio del plan, lo que permitiría incluso tratar fuera del hospital.

“Quizá ahora, junto con el cribado poblacional, el reto sea mejorar la coordinación y los circuitos asistenciales para aquellos que están excluidos y puede haber mayor resistencia al tratamiento: pacientes sin hogar, enfermos psiquiátricos, en albergues y centros de adicciones, donde por cierto ya se están haciendo estrategias de microeliminación con éxito”.

The post La búsqueda activa de pacientes es el reto actual de la eliminanción del VHC appeared first on Diariomedico.com.