La CN de Familia quiere acercarse a las unidades docentes para revisar el programa MIR

La Comisión Nacional de Medicina de Familia iniciará próximamente la revisión del programa MIR, cuya última versión data de 2005, y para ello quieren retomar los contactos con las unidades docentes.

Ana Arbáizar, presidenta de la comisión nacional, ha destacado que le gustaría que el proceso fuera participativo: “Hay provincias con estructuras muy potentes, con unidades que tienen una amplia experiencia y recursos humanos muy calificados, con tutores muy implicados, que pueden aportar mucho al sistema”.

Es uno de los temas que se ha abordado en la mesa sobre troncalidad celebrada este jueves en el 40º congreso nacional de Semergen en Palma de Mallorca. Arbáizar recalcó que “independientemente de que venga o no la troncalidad, no sabemos cuándo, y nuestra misión es revisar el programa MIR y adecuarlo a los tiempos”.

Polémico tronco común

La mayor parte del debate se ha centrado en repasar los motivos por los que Medicina de Familia ha sido tan crítica con el programa del tronco médico que se aprobó en 2016 en contra de varias de sus alegaciones, entre ellas, que no había concreción sobre los entornos formativos -y mucho menos una mención explícita a los centros de salud-, lo que la comisión teme que genere una formación heterogénea entre las próximas generaciones de MIR.

César Lozano, vicepresidente de la CN, es quien ha hecho el repaso histórico sobre las discrepancias que fueron surgiendo durante la elaboración el programa común que tenían que compartir 21 especialidades, incluida Familia. En su opinión, el origen del problema es que “durante estos años no hemos sido capaces de explicar ni a la Administración ni a las otras especialidades la importancia de primaria ni la esencia de nuestra especialidad, que tiene un cuerpo doctrinal que va más allá de lo puramente generalista. Los compañeros de hospital piensan somos trocitos de sus especialidades”.

Criticó que “no hay entornos formativos definidos y sólo queda claro que todas las competencias se evaluarán mediante examen”. También lamentó que en cambio se detallara tanto el número de intervenciones mínimas para demostrar ciertas competencias, señalando que no se adecuaba al perfil polivalente y centrado en patologías prevalentes que pide la sociedad.

Además, Lozano teme que el desarrollo quede en manos de las autonomías. “Eso es garantía de que se va a hacer tarde y mal. No olvidemos que el desarrollo autonómico del 183/2008 queda pendiente todavía en la mitad de las comunidades”. Además, también augura que las unidades troncales acabarán en los hospitales. En resumen, que Familia seguirá siendo invisible.

Volver a la esencia de la troncalidad

No obstante, con la anulación del decreto y en medio del impasse hasta que Sanidad decida retomar la troncalidad, Arbáizar considera que es una oportunidad para volver a la esencia de la norma, cuya filosofía aún defienden los médicos de Familia.

“Un buen programa del tronco médico aumentará la calidad de la atención de los pacientes que abundan en el sistema; la elección de la especialidad se dará tras la formación común; habrá una continuidad con el programa del grado que hay que trabajar; si está consensuado con los profesionales será un éxito asegurado, y, por último, debe mejorar tanto el sistema MIR como el propio programa de la especialidad de Familia”.

Alabó que el programa de 2005 no sólo contiene los entornos formativos y las formas de evaluación, sino que además establece prioridades entre las competencias y criterios de interconsulta. Respecto al esquema del tronco médico, también echan de menos contenidos relativos a la salud mental, traumatología, el paciente inmovilizado y su cuidados, la violencia de género y la salud de la mujer y del adolescente.

Repensar el libro del residente

Alberto Kramer, representante MIR dentro de la comisión nacional, se centró en varios puntos del tronco común que considera problemáticos o generan incertidumbre. Por ejemplo, defendió que una estancia de seis meses en el centro de salud es necesaria para saber qué aprovechar de las rotaciones hospitalarias. También criticó que muchas especialidades han pedido ampliar el programa MIR: “No quiero pensar que es una excusa para tener a residentes haciendo guardias de puerta”.

Reiteró que es un problema que entre 152 competencias comunes no se hayan establecido prioridades ni criterios de interconsulta. “Cuántas veces no habremos pensado que quien ha hecho derivación no tiene ni idea…” Y cuestionó que no se sepa cuándo ni cómo se harían los exámenes para comprobar la adquisición de competencias.

Asimismo, demandó que también “se consulte cuáles son las necesidades del programa con los MIR”. Al respecto, Arbáizar se comprometió a tenerles en cuenta para revisar el libro del residente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

The post La CN de Familia quiere acercarse a las unidades docentes para revisar el programa MIR appeared first on Diariomedico.com.