La fase de desescalada será asimétrica entre territorios y durará entre 6 y 8 semanas

Política y Normativa
cristinareal
Pedro Sánchez anuncia las condiciones y etapas
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez ha anunciado hoy la aprobación en Consejo de Ministros del Plan para la Transición hacia una Nueva Normalidad que el ejecutivo ha diseñado para una desescalada del confinamiento por la crisis de la Covid-19 y que será gradual, asimétrica y con reglas comunes. El plan consta de cuatro etapas y en total durará un mínimo de 6 semanas y un máximo de ocho. Además, se basa en cuatro pilares: gradualidad -"no podemos salir a hacer lo que hacíamos antes igual que lo hacíamos antes"-, asimetría -la aplicación no será simultánea en todos los territorios-, coordinacion por parte del Ministerio de Sanidad, y adpatabilidad a la realidad que se vaya alcanzando porque "no sabemos a lo que nos estamos enfrentando; la ciencia y las grandes corporaciones farmacéuticas están investigando aún con el objetivo de encontrar una vacuna o soluciones terapéuticas para combatir y contener al virus".

El plan, en el que, según ha explicado Sánchez, el Gobierno lleva trabajando desde hace un mes, se ha confeccionado analizando la hoja de ruta presentada por la Comisión Europea en línea con las recomendaciones de la OMS. También se han tenido en cuenta las distintas experiencias internacionales para identificar las mejores prácticas, pero adaptándolas a las peculiaridades de España para proteger la seguridad de los españoles, y las opiniones de los expertos y responsables de las admnistraciones autonómicas y locales, como resultado del trabajo colaborativo y compartido entre instituciones, administración pública, empresarios, sindicatos y sociedad civil.

En cuanto a la forma concreta de la desescalada, el presidente del Gobierno ha insistido en que será gradual, asimétrica, direferenciada en por terriotrios -porque la afectación es distinta en cada uno- y coordinada. "Nos recuperaremos gradualmente por fases; no de golpe", y la unidad territorial para la implantación de cada fase serán las provincias e islas; "no se podrá dar, de momento, movilidad entre ellas, salvo en los casos de excepción anteriormente contemplados desde el comienzo del estado de alarma".

Cuatro fases de desescalada

La desescalada se hará en cuatro fases. La Fase 0, o fase de preparación de la desescalada, "es en la que ya nos encontramos a partir de las medidas aprobadas recientemente para la salida de los menores desde el pasado domingo, 26 de abril, y las salidas individuales de adultos previstas a partir del próximo 2 de mayo". En ella se abrirán también "pequeños resiquicios de actividad económica", como la apertura de pequeños comercios con cita previa, como restaurantes para servicio a domicilio o entrenamientos para deportistas profesionales. También se intensificará en esta etapa la preparación de todos los locales para la siguiente fase.

En la Fase 1, dentro de cada provincia se podrá producir el inicio parcial de actividades como el pequeño comercio bajo con medidas estrictas de seguridad, excepto en los centros comerciales, y la apertura de terrazas, hoteles o alojamientos turísticos, con restricciones de seguridad. En esta fase se establecerá también un horario preferente para los mayores de 65 años por su especial vulnerabilidad, y los lugares de culto y entretenimiento podrán abrir limitando el afotro a un tercio de su capacidad.

En la Fase 2, "si se cumplen condidciones necesarias para ello", se abrirán los espacios interiores de los locales o bares sólo para el servico de mesas. El curso escolar se reanudará en septiembre pero en esta fase se podrán retomar algunas actividades lectivas de refuerzo y podrán asistir a colegios y centros educativos algunos menores cuyos progenitories tengan que trabajar presencialmente para facilitar la conciliación y padres los que requieran la preparación para la EBAU. También se abrirán en esta fase cines y teatros con un tercio de su aforo de ocupación y monumentos, salas de exposiciones y conferencias y actos culturales con un máximo de 50 personas si son interiores y 200 si son exteriores. En esta fase se podrá dar servicio en lugares de culto con una ocupación del 50% del aforo.

En la Fase 3 se flexibilizarán aún más todas las medidas de apertura pero se mantendrá la recomendación -que no imposición- del Gobierno del uso de mascarilla (en ésta y en todas las fases) y de mantener una distancia de seguridad mínima de dos metros entre personas, así como ciertas condiciones de separación entre personas en la restauración.

Duración de las fases

Sánchez ha advertido que cada una de las fases tendrá una duración mínima de dos semanas "porque es el tiempo de incubación del virus", y "a finales de junio se volverá a una cierta normalidad si la evolución de la epiemia se ha controlado". Así, y como ya estamos en plena Fase 0 -o de preparación de la desescalada- hasta que acabe el último periodo de prolongación del estado de alarma aprobado, el próximo 10 de mayo comenzará la Fase I, y así sucesivamente iremos entrando en las siguientes fases cada dos semanas, si todo evoluciona favorablemente en cuanto a posibles rebrotes.

"En la desescalada no avanzaremos todos a la misma velocidad, pero sí lo haremos con las mismas reglas; mediremos cada semana y antes de avanazar a las siguientes fases con una serie de marcadores. En cualquier caso, aún cuando se hayan superado todas las fases, "terminarán las restricciones sociales y económicas, pero persistirán las medidas de higiene hasta conseguir un tratamiento o vacuna porque el virus sigue entre nosotros".

Panel integral de marcadores

En cuanto a los citados marcadores para determinar si se puede ir avanzando en las fases, Sánchez ha señalado que se basarán en ciertas reglas establecidas. Esos marcadores compondrán un panel integral por recomendación del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, que dirige Fernando Simón, en función de las capacidades estratégicas del sistema sanitario en su vertiente de atención primaria -"que en esta fase va a cobrar una importancia primoridal"- así como de la hospitalaria y del número de camas UCI en cada territorio. También se determinarán por la situación epidemiológica y la implantación de las medidas de seguridad de cada zona, y por marcadores económicos.

"Lo que iniciamos es un trayecto hacia la nueva normalidad que transcurrirá en cada región según la normalidad que ésta vaya alcanzando en función de los marcadores prestablecidos", ha concluido Sánchez.

El presidente del Gobierno ha detallado su Plan para la Transición hacia una Nueva Normalidad, que constará de cuatro fases y terminará a finales de junio. Off Cristina G. Real Off