La logística inversa, pilar en la gestión de los residuos de medicamentos durante la emergencia sanitaria

Empresas
Ofrecido por u…
La logística inversa, pilar en la gestión de los residuos de medicamentos durante la emergencia sanitaria
La logística inversa, pilar en la gestión de los residuos de medicamentos durante la emergencia sanitaria

En estos momentos tan críticos, la actividad del país tiene que mantenerse ahora más que nunca, sobre todo en los sectores que son esenciales para nuestra sociedad y para el bienestar de las futuras generaciones.

Para ver el efecto de esta crisis en los hábitos de reciclaje de los ciudadanos, hablamos con las organizaciones que participan en la Red Iberoamericana de Programas Posconsumo de Medicamentos (RIPPM), una entidad creada en 2015 para facilitar el intercambio de experiencias entre los países iberoamericanos en la gestión medioambiental de los residuos de medicamentos.

SIGRE ha implantado en un tiempo récord los protocolos necesarios para mantener el servicio y continuar con su compromiso medioambiental

En el caso de España, la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus ha puesto a prueba la eficacia del sistema SIGRE, una entidad sin ánimo de lucro impulsada por la industria farmacéutica y que opera en todo el territorio nacional a través exclusivamente de las farmacias y la distribución. A excepción de Portugal, en el resto de países iberoamericanos que disponen de un sistema de gestión la implantación es todavía parcial y el modelo de recogida mediante el canal farmacéutico convive con puntos de recogida en otro tipo de establecimientos y con medios propios de transporte ajenos a la distribución farmacéutica.

Juan Carlos Mampaso, director general de SIGRE, señala que “nuestro modelo de logística inversa, en el que participan las oficinas de farmacias y las empresas de distribución farmacéutica, ha sido un elemento clave para poder mantener a disposición de los ciudadanos que tengan que acudir inevitablemente a la farmacia la recogida de estos residuos, un servicio que ha sido declarado como esencial por el Gobierno durante el estado de alarma”.

En otros países las medidas sanitarias que se han ido aprobando para evitar la propagación del coronavirus han tenido consecuencias más severas sobre el funcionamiento de estos sistemas de gestión de residuos.

Países como Portugal o Colombia se han visto obligados a suspender la recogida de medicamentos y recomiendan a los ciudadanos separar y guardar los fármacos en el hogar hasta que termine la emergencia sanitaria. Otros, como México, solo están operativos parcialmente.

De hecho, durante la emergencia sanitaria global del coronavirus, estos sistemas han tenido que adoptar medidas extraordinarias para adaptarse a la situación. En este sentido, Corporación Punto Azul, de Colombia, había aprobado inicialmente un cese parcial de su actividad, pero finalmente ha tenido que suspender completamente la recogida de los residuos de medicamentos. “Hemos adoptado medidas de prevención con nuestros colaboradores y grupos de interés, acompañadas de una comunicación masiva, donde invitamos a la población a ser responsables con la salud y el medio ambiente, guardando los residuos de medicamentos hasta la normalización de las actividades”, señala Jorge Trujillo, director ejecutivo de la Corporación Punto Azul.

Image removed.
Foto: José Luis Pindado

Lo mismo ha sucedido con VALORMED, de Portugal, que se ha visto obligada a suspender completamente su servicio, aconsejando a los usuarios que no depositen los residuos de medicamentos durante el periodo de emergencia nacional. “La premisa es que guarden los medicamentos en sus casas para llevarlos a los puntos de entrega más adelante”, comenta Luis Figueiredo, director general de VALORMED. Desde este sistema de gestión portugués, también se ha hecho hincapié en las pautas a seguir en el manejo de los residuos domésticos de medicamentos en casos de positivos por COVID-19.

Por otro lado, en México, SINGREM está funcionando de una manera parcial. Su director general, José Antonio Aedo, destaca el hecho de que “los supervisores de campo mayores de 60 años o con alguna enfermedad crónica tienen que permanecer en sus casas”. Esto ha supuesto la adaptación de todo el sistema para que los trabajadores que siguen en sus puestos asuman el trabajo de los que han sido confinados.

Para Juan Carlos Mampaso,“en nuestro país ha sido fundamental el trabajo de todos los agentes del sector farmacéutico. Además de su excelente trabajo en la lucha contra el COVID-19, han demostrado en estos difíciles momentos su compromiso medioambiental, implantando en un tiempo record los protocolos necesarios para mantener el servicio y garantizar la seguridad del personal que participa en el proceso de recogida, transporte y tratamiento de los residuos de los medicamentos”.

 

Este contenido ha sido desarrollado por UE Studio, firma creativa de branded content y marketing de contenidos de Unidad Editorial para Sigre

La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 representa uno de los mayores retos a los que nos hemos tenido que enfrentar hasta ahora como sociedad. Una emergencia sanitaria y social de carácter global que está afectando a la actividad de todos los sectores económicos. On Ofrecido por Sigre On