La medicina estética quiere ser una especialidad oficial

Los responsables de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) han presentado esta mañana los resultados del estudio de penetración e impacto socio-económico en España de su especialidad. Para Petra Vega, presidenta de la SEME, el objetivo es convertir a la medicina estética en una especialidad oficial vía escuela profesional, al no estar los tratamientos financiados por el Sistema Nacional de Salud.

“Estamos explorando esta vía con el Ministerio de Sanidad, con el que tendremos un encuentro en breve. Disponemos de un cuerpo de doctrina sólido: cumplimos los objetivos de cualquier especialidad. Además, existe demanda social. La única diferencia es que la práctica es exclusivamente privada, no podría ser vía MIR”, ha destacado Vega.

La evidencia científica es un aspecto que se ha potenciado, editando la revista indexada internacional Aesthetics Medicine, impulsando el aval SEME a la formación y creando, con la Generalitat de Cataluña, un comité ético que permita la realización de ensayos clínicos. La SEME es, además, la única sociedad científica de su campo que ha publicado 16 protocolos de práctica clínica, entre ellos el de abordaje de los efectos adversos.

En cuanto a los datos más relevantes del estudio, presentados por Alberto Morano, miembro de la junta directiva de SEME, se ha constatado que hay unos 5.000 profesionales de medicina estética en España a tiempo parcial o completo, con una experiencia media de más de 15 años de ejercicio profesional.

Aproximadamente, el 75% ha realizado formación universitaria específica de posgrado, con un aumento del 23% respecto a datos de 2016. En la actualidad, 17 universidades españolas ofertan formación universitaria en este ámbito.

Más centros

Respecto a los centros, han aumentado un 30% los autorizados con el U.48 desde 2016, alcanzando los 5.244.  Madrid es la comunidad autónoma con mayor número, seguida de Andalucía y la Comunidad Valenciana. El 84% de los centros ofertan otras especialidades.

La facturación del sector se ha incrementado un 43% desde 2016, rozando ahora los 3.000 millones de euros y generando empleo directo para 33.000 personas e indirecto para otras 100.000.

En opinión de Morano, el crecimiento futuro se basa en el turismo de salud: en la actualidad, España ocupa el segundo lugar en Europa, solo superado por Alemania y el quinto lugar mundial, con un 20% de crecimiento anual.

Futuras tendencias

Por su parte, Concha Obregón, miembro de la junta directiva de SEME, ha detallado los datos referentes a pacientes y futuras tendencias. El 35,9% de la población española es usuaria de la medicina estética con un incremento del 5,4% en los últimos años; el 77% son mujeres y el 23% hombres. Los rellenos dérmicos y la toxina botulínica son los tratamientos más demandados. La principal preocupación de los jóvenes es combatir la celulitis y reducir la grasa corporal, mientras que los mayores optan por tratamientos de hiperpigmentación, manchas y fotorrejuvenecimiento

“Se tiende a una belleza natural, discreta y reversible, que sea adaptable al paso del tiempo. También se asocia a la prevención y a presentar un aspecto de cuidado natural. La mayoría de los usuarios, en encuesta telefónica, nos indicó su alto nivel de satisfacción con los tratamientos”, ha enumerado Obregón. Las principales vías de contacto del paciente con el médico son la recomendación, la reputación y las redes sociales.

“La medicina estética, desde el punto de vista social, se conceptualiza como la belleza de la salud. Tenemos un papel importante que jugar en la prevención de la patología cutánea y de la obesidad, entre otras”, ha concluido la presidente de SEME.

The post La medicina estética quiere ser una especialidad oficial appeared first on Diariomedico.com.