La mitad de los médicos españoles recibe formación continuada de su colegio

Casi la mitad de los 221.470 médicos colegiados en España (un 41,6%) participaron en actividades de formación continuada organizadas por su corporación provincial o por la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial (OMC), según los datos de la última encuesta (correspondiente a 2018) de la Red de Colegios Formadores, lo que evidencia que los colegios son (junto con las sociedades científicas y la industria) uno de los principales proveedores de una formación que es un derecho para los especialistas, pero también una obligación legal, como especifica el artículo 33 de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS).

Los datos de la encuesta, que fue contestada por los 52 colegios provinciales, revelan que en 2018 se realizaron un total de 1.102 cursos bajo el auspicio colegial, 1.068 de ellos impartidos por corporaciones provinciales y los 34 restantes por la Fundación. En términos generales, 48 de los 52 colegios realizaron cursos presenciales, 9 on-line y 13 mixtos. A los cursos y seminarios propiamente dichos, hay que sumar otras actividades docentes, como jornadas monográficas (con un total de 10.517 asistentes en todas las provincias), 247 conferencias, 69 videoconferencias y 460 actividades más, lo que supone un total de 1.017 actividades de diverso tipo, para 39.034 asistentes.

Pese a este volumen docente que mana de los colegios, José Ramón Repullo, director técnico de la Fundación para la Formación de la OMC, cree que esta ingente actividad “pasa inadvertida para las autoridades sanitarias y la sociedad en general, pero también para los propios colegios y muchos de los colegas que, en teoría, son destinatarios de esa oferta formativa”. Repullo cree que, pese a todo, “hay un capital valioso sobre el que construir una oferta sólida, útil, prestigiada e independiente”, y en este sentido deja en el aire una pregunta retórica: “¿Tiene la formación continuada colegial menos problemas de sesgos y conflictos de intereses que la oferta de otros proveedores de formación?”

“¿Tiene la oferta docente colegial menos problemas de sesgos que la de otros proveedores?”, se pregunta Repullo

El responsable de la Fundación cree que una buena vía para superar el desconocimiento interno de la oferta docente colegial es “revisar, revitalizar y reforzar” las sinergias entre la propia Fundación, el Consejo General de Colegios de Médicos y las corporaciones provinciales, “de forma que los médicos se beneficien, por un lado, de la proximidad de su colegio y de las actividades presenciales que les ofrece y, por otro lado, de la formación a distancia acreditada, en la que se está especializando la Fundación”. Muy gráficamente, Repullo recuerda a los responsables colegiales que “juntos es más fácil avanzar, porque esto no es una carrera de cien metros, sino una maratón; hay que intentar ir un paso por delante de la realidad, de forma que combinemos la necesaria estabilidad administrativa y tecnológica de nuestro sistema sanitario con la creatividad y versatilidad del impulso científico y técnico”.

Más allá de los números, el contenido de los cursos ofertados en 2018 es una buena muestra de esa amplia panoplia científico-técnica de la que habla Repullo: se realizaron 101 actividades sobre biomedicina, metodología científica y epidemiología, 955 actividades sobre asistencia sanitaria en patologías y problemas de salud, 202 sobre salud, sociedad y atención al paciente, 62 sobre ética, deontología y profesionalismo, 22 actividades sobre salud internacional y cooperación y 363 actividades sobre otros temas de diverso contenido.

El responsable de la Fundación de la OMC insta a todos los responsables colegiales a potenciar las sinergias

La transversalidad de los conocimientos es, según el responsable colegial, un concepto clave en materia de formación continuada, y esa transversalidad la entiende Repullo como una “urdimbre de conocimientos”, pero también como “competencias compartidas y relaciones interpersonales para consolidar comunidades de conocimiento y práctica clínica”. Cinco son las áreas formativas que cita Repullo para poner en práctica esa transversalidad: el conocimiento, “que fundamenta y legitima nuestro trabajo diario”; su aplicación clínica, para hacer efectivo el principio de “curar a veces, aliviar a menudo y consolar siempre”; la persona enferma, “como sujeto de nuestro quehacer profesional diario”; el propio colectivo médico, “como comunidad de práctica”, y un mundo globalizado, “donde ni la enfermedad ni la solidaridad humana conocen o deben conocer fronteras”.

Acuerdos con Seaformec

Si hay algo en lo que la Fundación para la Formación de la OMC tiene depositadas sus esperanzas más inmediatas es en el acuerdo alcanzado entre el Sistema Español de Acreditación de la Formación Continuada (Seaformec) y la Unión Europea de Médicos Especialistas (UEMS), y la vía de colaboración que ese acuerdo permite abrir con los colegios de médicos. El acuerdo Seaformec-UEMS, extensivo luego a la Asociación Médica Estadounidense (AMA), permite que los créditos formativos de ambas organizaciones tengan su propia equivalencia en el sistema español, y Repullo cree que “puede ser un buen catalizador de nuevas ideas y procesos de colaboración con los colegios”.

Miguel Ángel Sánchez Chilllón, presidente del Colegio de Madrid, y Arcadi Gual, de Seaformec.

En este sentido, Seaformec -que dirige Arcadi Gual y que etá integrado por la propia OMC, Facme, la Conferencia de Decanos y el Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud- ha iniciado una serie de contactos con colegios provinciales para suscribir acuerdos de colaboración en materia de formación continuada. El último colegio en suscribir un acuerdo de esa naturaleza con Seaformec ha sido el de Madrid.

Repullo cree que el resultado de esa colaboración se traducirá en “una acreditación por vía rápida, que permitirá que los cursos se inicien sabiendo de antemano los créditos con los que han sido reconocidos, y también que los diplomas y certificados acreditativos puedan obtenerse de forma directa e inmediata, una vez que concluyan las pertinentes evaluaciones”.

Más allá del amplio campo de posibilidades que brindan las actividades formativas, los cursos, actividades y seminarios no son ajenos al contexto de crisis económica, y concretamente a las dificultades crecientes para obtener patrocinios comerciales. Con estos mimbres, uno de los objetivos más inmediatos de la Fundación es reorientar su oferta hacia cursos más cortos, de bajo coste, y financiables por los participantes merced al alto número de inscritos.

The post La mitad de los médicos españoles recibe formación continuada de su colegio appeared first on Diariomedico.com.