La MRDTI permite la visualización directa del trombo para diagnosticar TVP

Una nueva técnica de imagen por resonancia magnética permite diferenciar entre los restos de un trombo crónico y una nueva trombosis aguda, algo que hasta ahora no conseguían las técnicas de ultrasonografía o venografía y que mejora el diagnóstico de recurrencia en trombosis venosa profunda ipsilateral.

 Estos hallazgos de un grupo de investigación internacional liderado desde la Universidad de Leiden (Países Bajos) forman parte de los ensayos clínicos del Estudio Theia y se han dado a conocer durante  el 27 congreso de la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia (ISTH2019) celebrado en Melbourne (Australia).

La MRDTI es una técnica novel que utiliza el metabolismo de una trombosis aguda para reproducir directamente la imagen de un trombo fresco. Esta técnica no requiere radiación ionizante potencialmente dañina,  ni contrastes, y se completa en 15 minutos.  Recientemente  se ha visto mediante MRDTI que la señal de un coágulo fresco desaparece en un periodo de seis meses en todos los pacientes y que se puede diferenciar claramente entre un trombo agudo y uno crónico.

El Estudio Theia, es un ensayo multicéntrico, internacional, prospectivo, diagnóstico y de gestión, que incluye a 305 adultos con sospecha de recurrencia en trombosis venosa profunda (TVP) ipsilateral de la pierna.  Es sobre todo un proyecto de investigación traslacional dirigido a validar la precisión diagnóstica de la MRDTI en TEV recurrente ipsilateral. Iniciado en 2014, su principal objetivo era investigar la seguridad al descartar la TVP recurrente utilizando como único test diagnóstico las imágenes de este tipo de resonancia magnética. También se quiso establecer la concordancia del inter-observador del lector de imágenes de esta técnica (análisis relacionado con la metodología observacional).

Método reproducible y seguro 

“Este estudio único es el primero que constituye prueba definitiva de que aplicar una técnica de imagen directa al trombo aporta seguridad a la práctica clínica,  a la vez que es un método reproducible. Esto abriría la oportunidad de aplicar MRDTI  en un futuro próximo a otras situaciones clínicas con dificultad notoria para diagnosticar TVP en otros escenarios”, según el investigador principal del estudio, Erik Klok,  facultativo del Centro Médico de la Universidad de Leiden (Países Bajos)  y profesor en el Centro de Trombosis y Hemostasia de Mainz (Alemania).

 Klok ha manifestado que queda mucho por hacer “para diagnosticar el tromboembolismo venoso de forma óptima y poder predecir su curso garantizando una buena intervención médica;  para llevar a la práctica clínica los nuevos hallazgos de los estudios diagnósticos, así como para conocer los mecanismos fisiopatológicos que hay tras los síntomas post trombóticos y los trombos no resueltos, y cómo diagnosticarlos y tratar sus secuelas con la mayor efectividad y rapidez posible”.

Los restos trombóticos crónicos persisten en el 50 por ciento de pacientes, a pesar de hacer recibido terapia anticoagulante adecuada 

Durante su intervención en el foro de ISTH2019  el experto ha subrayado que el conocimiento diagnóstico del tromboembolismo venosos sigue siendo inadecuado a pesar de constituir la tercera causa de mortalidad cardiovascular. “Los enfoques basados en imagen actualmente solo visualizan trombos en el sistema venoso, causando incertidumbre diagnóstica en algunas situaciones clínicas. Una de ellas se da cuando se sospecha trombosis venosa profunda (TVP) recurrente en la misma pierna como primer/ previo episodio (ipsilateral)”, indica el investigador, apuntando como causa que los restos trombóticos crónicos persisten en el 50 por ciento de pacientes a pesar de haber recibido un tratamiento anticoagulante adecuado.

Los tests de diagnóstico actuales (ultrasonografía,  venografía por tomografía computarizada o  venografía por resonancia magnética) no pueden diferenciar entre  los restos de un trombo crónico y una nueva trombosis aguda,   y estudios previos han demostrado que en la actualidad no se puede hacer  un diagnóstico definitivo en el 30 por ciento de los pacientes. Ello animó a este grupo de investigación de Leiden a iniciar el Estudio Theia.

Ventajas para el paciente anticoagulado 

Entre los resultados del estudio se ha visto que en situación basal la MRDTI mostró que no había TVP en 189 pacientes (62 por ciento de la población del estudio), mientras que en dos de ellos se diagnosticó tromboembolismo venoso sintomático durante un seguimiento de 3 meses. El grupo investigador ha subrayado que la tasa de fracaso en los 121 pacientes que no recibieron ningún tipo de anticoagulación profiláctica durante el seguimiento  (40 por ciento de la población) fue del 1.65 por ciento, muy por debajo del umbral de seguridad predeterminado en el estudio (6.5). 

 Klok ha detallado que el 48 por ciento de los pacientes con MRDTI negativa presentaba un ultrasonido anormal en situación basal. “Esas anormalidades se juzgaron positivas de TVP en el 30 por ciento de los pacientes con MRDTI positiva (19% de la población). Estos últimos pacientes se salvaron así de un tratamiento anticoagulante injustificado que se asocia con complicaciones de hemorragia mayor, y con una carga innecesaria de cuidados asistenciales”, concluye el investigador.

The post La MRDTI permite la visualización directa del trombo para diagnosticar TVP appeared first on Diariomedico.com.