La paciente de Alcalá recibe el alta y vuelve a su residencia

María Teresa es la paciente de 54 años ingresada en el Hospital Universitario Príncipe de Asturias, de Alcalá de Henares por un empeoramiento de la enfermedad neurodegenerativa que sufre y la protagonista del último debate bioético que ha sido derimido en los tribunales. Pues bien, el martes, 16 de julio, recibió el alta hospitalaria y fue trasladada a la residencia donde vive.

De este modo dejan de tener vigencia las medidas cautelares establecidas por el Juzgado de Instrucción número 6 de Alcalá de Henares, que acordó la necesidad de reanimar a la paciente en caso de que ésta entrara en crisis. La decisión judicial atendió a los requerimientos de la familia  en contra de la valoración de los profesionales sanitarios que la estaban atendiendo en el Hospital, quienes informaron de que la buena praxis médica en este caso indicaba no reanimarla. La paciente no habla, aunque es capaz de hacer gestos y expresar sentimiento.

La Asociación de Abogados Cristianos ha sido la encargada de representar a la familia en este proceso. La abogada Polonia Castellanos, presidenta de esta asociación y quien ha llevado el caso, ha anunciado que solicitarán a la Fiscalía “una investigación para esclarecer la vinculación de médicos de este centro hospitalario con la organización pro eutanasia, Derecho a Morir Dignamente”. Castellanos celebra que “María Teresa haya podido abandonar el Hospital y pueda seguir adelante con su vida junto a su familia”.

Por otro lado, este periódico ha intentado ponerse en contacto con fuentes del Hospital sin ningún éxito. Sin embargo, cuando empezó el debate bioético un portavoz del centro hospitalario sí dio su versión y explicó que los médicos habían aplicado los protocolos habituales para dar la mejor asistencia médica posible a esta paciente y, de forma colegiada. Además, señalaron que la aplicación de “otras técnicas agresivas e invasivas” como técnicas avanzadas de reanimación en caso de parada, no la beneficiarían, sino que supondrían un encarnizamiento terapéutico. 

En este debate, el presidente de la Comisión Central de Deontología de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, recordó que “los medicos por encima de todo defendemos a los pacientes y buscamos lo mejor para ellos. No tiene sentido alargar el sufrimiento y la agonía para nada”.

 

The post La paciente de Alcalá recibe el alta y vuelve a su residencia appeared first on Diariomedico.com.