La rápida propagación de la fiebre amarilla y la escasez de vacunas puede favorecer el inicio de una epidemia

En un artículo publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA) informan de que se están acumulando distintas evidencias que apuntan a que el actual brote podría convertirse en la última emergencia sanitaria a nivel mundial.