home Madrid, Política La sanidad pública de Madrid, en una encrucijada

La sanidad pública de Madrid, en una encrucijada

La sanidad pública madrileña se encuentra en una encrucijada, ante una legislatura que puede marcar su devenir futuro. En ese aspecto, con matices, fue en el único en el que coincidieron los portavoces de Sanidad de PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos en el debate Estado actual de la Sanidad madrileña. Propuestas, celebrado ayer en el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (Icomem). Al debate, presentado por el presidente del colegio, Miguel Ángel Sánchez Chillón, y moderado por la directora de Diario Médico, Carmen Fernández, asistieron casi un centenar de colegiados y sirvió para comprobar las diferentes visiones que los partidos políticos tienen de la sanidad madrileña. 

José Manuel Freire, portavoz de Sanidad de PSOE en la Asamblea de Madrid

 “Lo excelente lo hacemos bien, pero lo necesitan muy pocos. Lo común, lo que necesitan todos los ciudadanos, es un desastre”.  

“Actualmente la sanidad está ante una encrucijada, con muchos frentes abiertos, muchos problemas sin resolver, muchas estrategias sin materializarse. Es el momento adecuado para tomar decisiones valientes y posibilistas”, afirmó el portavoz de Ciudadanos, Enrique Veloso, que consideró fundamental el desarrollo de determinados servicios públicos sanitarios, como la salud mental o los cuidados paliativos; y destacó la importancia de “potenciar más la atención primaria (AP)” y de desarrollar un plan de infraestructuras “ambicioso”, tanto a nivel hospitalario como de AP con “consenso político y de los profesionales sanitarios”.  

Más tajante fue el portavoz de PSOE, José Manuel Freire, que señaló que la sanidad madrileña necesita “una reforma a la totalidad”. El cambio, para Freire, pasaría por “revertir todo lo que ha hecho el gobierno del PP”, impulsando la sanidad pública y “apostando por valores de transparencia, decencia y buena gestión”. El politico también señaló la necesidad de dar un impulso a temas como la salud mental, la fisioterapia o la podología, en los que en su opinión muchos madrileños “se ven abandonados”: “Lo excelente lo hacemos bien, pero lo excelente lo necesitan muy pocos. Lo común, lo que necesitan todos los ciudadanos, es un desastre”.  

En el mismo sentido se pronunció la portavoz de Podemos y candidata por Más Madrid, Mónica García, que señaló que la sanidad madrileña está en la encrucijada desde hace años merced a los recortes y a la recesión. Al respecto, apuntó que la de Madrid es la segunda comunidad autónoma que menos invierte por habitante en sanidad y la que menos presupuesta en relación al PIB. “La sanidad madrileña no está a la altura del motor económico que es nuestra región. Estamos haciendo una mala praxis política. Nuestra AP está a las puertas de una huelga y estamos a las puertas de la insostenibilidad de nuestro sistema”, apuntó. 

Enrique Veloso, portavoz de Sanidad de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid

“La reducción de la jornada a 35 horas generará una bolsa de horas que se puede traducir en la incorporación de más de 5.000 profesionales”

No compartió la opinión el portavoz del PP, partido en el Gobierno, Eduardo Raboso, que afirmó que el presupuesto destinado a sanidad había aumentado en 900 millones de euros en la última legislatura. “Se ha incorporado tecnología nueva y nuevos tratamientos, la lista de espera quirúrgica es de 47 días, la mejor de todo el país. Tenemos una sanidad tremendamente activa, la mejor en España de largo, la joya de la corona de los servicios públicos de Madrid”, sostuvo ante la mirada incrédula del resto de portavoces.

Modelo de gestión 

Raboso defendió durante el debate el modelo actual de la Sanidad madrileña, con concesiones y privatizaciones de determinados centros y servicios. Al respecto, señaló que en los últimos años “se han recuperado para la actividad pública muchas actividades importantes”, una vía en la que quieren seguir incidiendo en la próxima legislatura.  Para el portavoz del PP, la sanidad pública “se beneficia” de la existencia de diferentes modelos de gestión, ya que en su opinión “cada uno tiene su papel y de todos se puede aprender”. 

El resto de partidos coincidieron por su parte en la argumentación en favor de un modelo público de gestión directa. “Necesitamos una gestión libre de humos, libre de conflictos de interés y de corrupción. Tenemos que ser un lobby del interés público”, subrayó la portavoz de Podemos, que apoyó las opiniones de PSOE y Ciudadanos en favor de la transparencia. En ese sentido, el portavoz del PSOE abogó por una “hoja de ruta para la monitorización de datos de las concesiones y la revisión y evaluación de los mismos”. El de Ciudadanos, por su parte, denunció “la falta de control existente en las las transferencias económicas a centros privados y en los trasvases de pacientes”. 

Mónica García, portavoz de Sanidad de Podemos en la Asamblea de Madrid

“Estamos haciendo una mala praxis política. Nuestra AP está a las puertas de una huelga y el sistema, a las puertas de la insostenibilidad”

Precisamente en relación a ese último aspecto, el de los trasvases de pacientes de las listas de espera a centros privados para intervenciones quirúrgicas, Veloso volvió a denunciar “la opacidad” entorno a los criterios de gestión y de selección de pacientes; y abogó por el establecimiento de “indicadores objetivos, auditables y comparables para evaluar también la eficiencia de las derivaciones a la privada”.  

Freire, por su parte, opinó que esas derivaciones son ineficientes y que lo eficiente “es utilizar bien los recursos propios”. Raboso se defendió de estas posturas argumentando que hoy “no existe actividad quirúrgica con centros privados y que prácticamente toda está internalizada en los centros públicos”; y volvió a insistir en los 47 días de demora quirúrgica, cifras sólo comparables según sus datos con las de La Rioja.  

“Cualquiera que esté en una consulta, que pida una cita, sabrá que es imposible que se cumplan los 47 días. Entre los datos reales y los que dice el Gobierno hay un abismo”, contraatacó García, que contó con el apoyo del portavoz socialista, que matizó que no se derivan pacientes a los centros privados, pero sí a los concesionados, “lo que no deja de ser una privatización internalizada”. 

Condiciones de trabajo en AP 

“La sanidad pública tiene que aprender que está en un entorno de competitividad y que en buena medida eso afecta a las condiciones de trabajo y a la remuneración de los profesionales”, afirmó ante el murmullo generalizado de los asistentes Raboso. El portavoz del PP reconoció la existencia de una falta de facultativos en atención primaria, pero restó culpa al Gobierno al tratarse de una situación es generalizada en todo el territorio español. “Esto no se resuelve solo con dinero, sino que para atraer y promocionar a la AP hay que crear unas buenas condiciones de trabajo. La AP está en una encrucijada, así que hay que revisar el modelo para dar viabilidad a la estructura, lo que requiere de un acuerdo que no nos pisoteamos unos a otros”, afirmó. 

Eduardo Raboso, portavoz de Sanidad de PP en la Asamblea de Madrid

“La sanidad pública tiene que aprender que está en un entorno de competitividad y eso afecta a las condiciones de trabajo y a la remuneración”

“La falta de facultativos en AP es un desafío”, concedió también el portavoz de Ciudadanos, que abogó por mejorar las condiciones laborales, las retribuciones, los horarios y la conciliación; y por una mayor apertura de las plazas de difícil cobertura con una mejora de las condiciones. 

Para la portavoz de Podemos hay evidencia suficiente de que “los sistemas con una AP eficiente tienen sistemas sanitarios eficientes”. En ese sentido, denunció la falta de planificación “flagrante” del Gobierno del PP: “La gente se va fuera o a la privada porque les echamos con las condiciones de trabajo y por no dar la suficiente atención a la AP”, afirmó. Al respecto, añadió también la necesidad de tumbar las medidas tomadas en tiempos de excepcionalidad y de recuperar la carrera profesional, la jornada de 35€ y la detracción de 200€ mensuales en las nóminas de los facultativos correspondientes a las guardias, un aspecto en el que coincidieron todos los participantes.  

“La reducción de la jornada a 35 horas generará una bolsa de horas que se puede traducir en la incorporación de más de 5.000 profesionales”, sumó el portavoz de Ciudadanos, que afeó la decisión del Gobierno de retrasar un año de forma unilateral la recuperación de la carrera profesional.

“Ha habido que hacer esfuerzos en los presupuestos que han reducido la partida para la carrera profesional. En la próxima legislatura estará despegada en su totalidad”, concluyó en su defensa el portavoz del PP. 

 

The post La sanidad pública de Madrid, en una encrucijada appeared first on Diariomedico.com.