La triple combinación pola-benda-R mantiene alta tasa de respuesta en linfoma agresivo

Añadir el anticuerpo conjugado polatuzumab a la doble combinación de bendabustina + rituximab sigue logrando respuestas completas y más duraderas en pacientes con linfoma B de células grandes agresivos que no son candidatos a trasplante, tras un año de seguimiento.

Un estudio multicéntrico internacional presentado en el 61 congreso de la Sociedad Americana de Hematología (ASH en sus siglas en inglés) confirma que añadir al tratamiento con bendabustina (benda) + rituximab (R) un anticuerpo conjugado que actúa sobre CD79b en las células B del linfoma no Hodgkin, el polatuzumab vedotina (pola), reporta notables beneficios en el tratamiento de pacientes con linfoma B difuso de células grandes  (LBDCG) en recaída o refractarios, e inelegibles para trasplante de progenitores hematopoyéticos (TPH).

Tras 12 meses  de seguimiento del ensayo que comparaba  esta triple combinación con la doble terapia  de benda+R se observan respuestas completas muy significativas monitorizadas con PET, y más duraderas, así como mayor supervivencia libre de progresión y supervivencia global. En el estudio participan pacientes con linfoma B difuso de células grandes (LBDCG) en recaída o refractario (R/R) que no son candidatos a trasplante, bien por edad avanzada, por haber fracasado un trasplante anterior, o porque el tratamiento previo no dio respuesta suficiente para el rescate.

Este ensayo, coordinado por Matthew Matasar, hematólogo del Centro de Cáncer Memorial Sloan Ketterin, confirmaría que el triplete puede ser un “tratamiento prometedor” después de fracasar el tratamiento estándar, según sus autores.

Los investigadores han señalado que uno de los efectos adversos del polatuzumab, la neuropatía periférica “ha sido de grado bajo, manejable y reversible en la mayoría de los casos”, y que añadir este anticuerpo a la doble combinación no ha supuesto riesgo de otras malignidades. “Se ha visto una notable prolongación de la respuesta en los pacientes tratados con pola+benda+R, muchos de los cuales tenían enfermedad refractaria y habían recibido múltiples líneas de terapia anteriores”, señalan.

Los primeros resultados se presentaron hace dos años, pero la FDA ha aprobado la triple combinación hace solo unos meses, y el  polatuzumab recibió en noviembre la opinión positiva de Comité Europeo de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) para combinarse con bendabustina y rituximab en pacientes con LBDCG refractario o en recaída.

En varios hospitales españoles se están llevando a cabo ensayos con este anticuerpo que también ha mostrado actividad en pacientes con recaída o refractarios de linfoma folicular. “Tenemos alternativas terapéuticas muy limitadas para los tipos de linfoma más agresivos, cuyo paradigma es el LBDCG, que en primera línea se trata con rituximab y quimioterapia. El 40 por ciento de los pacientes no responden o recaen, pero no todos ellos pueden ir a trasplante por diferentes motivos”, explica Armando López Guillermo,  presidente del comité científico del Grupo Español de Linfomas/Trasplante Autólogo de Médula Ósea (Geltamo), que participa en ensayos con estas moléculas desde el Hospital Clínico de Barcelona.

Este hematólogo coordina en España el estudio Polarix, un fase III de Pola-CHP versus R-CHOP en LBDCG en primera línea, que actualmente está en en fase de seguimiento.

Alejandro Martín,  coordinador del Grupo de Linfoma No Hodgkin agresivos de Geltamo, coincide en que “es muy importante tener opciones para estos pacientes, pues en LBDCG no hay un régimen estándar. Antes no había cómo rescatarlos después de fracasar las primeras líneas pero con estas combinaciones se logra una tasa de respuesta completa en el 40 por ciento de los pacientes.  Y el 20% de este grupo mantiene una mediana de 2 años con enfermedad libre de progresión”.  El hematólogo resalta que algunos de esos pacientes tratados con la triple terapia tuvieron una supervivencia prolongada a dos años, frente al año logrado con la  doble combinación. “Es la mejor evidencia científica que tenemos ahora sobre una  mejora para estos pacientes”, dice este hematólogo del Hospital Clínico Universitario de Salamanca, que coordinará en España el estudio Polarice,  un fase III de Polazutumab+ R-ICE versus R-ICE en LBDCG  en recaída o refractario,  pero que sí es elegible para trasplante autólogo.

Previamente se habían comparado la eficacia y seguridad de los tratamientos en combinación de polatuzumab vedotina con rituximab y CHP versus rituximab y CHOP (RCHOP), así como otras combinaciones. Casi de inmediato se emprenderá un ensayo para comparar la seguridad y eficacia del régimen de rescate con los cuatro componentes pola+R-gemox (rituximab más gemcitabina y oxiplatino) versus la combinación única de R-gemox.

The post La triple combinación pola-benda-R mantiene alta tasa de respuesta en linfoma agresivo appeared first on Diariomedico.com.