La vacuna cuatrivalente de cultivo celular refuerza a Seqirus en gripe

Desde su nacimiento en 2015 como filial del grupo australiano CSL, Seqirus ha ido ganando terreno en el segmento de la gripe, y en la actualidad es la primera compañía de vacunas antigripales en España, donde tiene un 80% ciento del mercado, y la segunda en el mercado internacional. Partía de una especialización ya consolidada, pues en su génesis asumió el negocio de vacunas antigripales que CSL compró a Novartis ese mismo año.

Pero su presencia en la prevención de la gripe ha seguido creciendo gracias al desarrollo de nuevas fórmulas y tecnologías en la producción de vacunas, y al uso de adyuvantes para mejorar la respuesta inmunológica. Así, a comienzos de este año recibió la autorización europea para su vacuna tetravalente de cultivo celular Flucelvax Tetra, y en la actualidad trabaja en nuevas alternativas y en la ampliación de varios productos a nuevos grupos de edad.
Antoni Lloret, su director general en España, explica a DM la diferencia fundamental de la vacuna de cultivo celular, Flucelvax, frente a las tradicionales producidas en huevo, que “están expuestas a eventuales mutaciones en alguno de los pasos de la producción en abierto, lo que a su vez puede generar variaciones en la cepa de gripe predominante en la temporada, y, en consecuencia, una efectividad mermada”.

Mayor efectividad

La compañía dispone de datos comparativos basados en más de 1,3 millones de registros médicos en Estados Unidos -donde esta vacuna estaba aprobada previamente y de la que se administraron 21 millones de dosis en la pasada campaña 2017/2018- que revelan que la vacuna tetravalente de cultivo celular fue un 36,2% más efectiva que las tetravalentes basadas en huevo para prevenir el síndrome gripal en personas a partir de los cuatro años, edad a la que está autorizada en el citado país frente al límite mínimo de 9 años en la reciente aprobación europea.
Además, Flucelvax aporta la inmunización cuatrivalente en lugar de trivalente, que también ofrece Seqirus hace años, incluso en la versión adyuvada desarrollada específicamente para los sistemas inmunológicos debilitados frecuentes en personas mayores. En España, por ejemplo, esta vacuna trivalente de huevo adyuvada con MF59 para mayores de 65 años, que la compañía comercializa como Fluad, “ganó el concurso en Madrid para la campaña que está ahora en marcha”, comenta Lloret, y añade que “la respuesta inmunitaria aumenta con el adyuvante, dando lugar a una disminución del 25% en el número de hospitalizaciones”.

“Las vacunas son sinónimo de prevención, y en España el sistema esta más enfocado al tratamiento que a la prevención”

No obstante, Lloret recuerda que en España hay diferencias en las decisiones de financiación de cada comunidad autónoma, de manera que en la actualidad predomina la vacunación en el citado grupo de edad con la trivalente no adyuvada. “Un estudio publicado recientemente en la Revista Española de Quimioterapia revela que si España invirtiera 7 millones de euros adicionales para que todos los mayores de 65 años recibieran la trivalente adyuvada se generaría un ahorro potencial de 82 millones de euros para el sistema. Pero las vacunas son sinónimo de prevención, y en España el sistema está más enfocado al tratamiento que a la prevención”, apunta.

Oferta múltiple

El responsable de la compañía en España sostiene que “hay que mantener todas las vacunas en el mercado: la trivalente de huevo con adyuvante, la tetravalente de huevo con adyuvante, la tetravalente celular, la tetravalente de huevo para niños y la trivalente de huevo a partir de los seis meses de edad”. Son distintas opciones a utilizar en diferentes grupos de edad y según presupuestos de financiación.

La convivencia de las versiones trivalente y tetravalente será temporal, en opinión de Lloret, “puesto que lo razonable es que en uno o dos años se irán imponiendo en toda la UE las versiones tetravalentes en detrimento de las trivalentes, con las que se corre el riesgo de que, en alguna campaña, alguna de las cepas que originan la infección no esté incluida en la vacuna y ésta, por tanto, acaba siendo menos eficaz”.

Perspectivas de futuro

Seqirus, que también trabaja en otros tipos de gripe, como la aviar y la porcina, tiene entre sus principales retos de futuro la producción de una vacuna de cultivo celular adyuvada para su uso a partir de los seis meses de vida. “Estamos trabajando en ello y llegaremos a conseguirla hacia 2026 ó 2017. Entretanto, en I+D trabajamos en la adyuvada tetravalente de cultivo celular, dado que es mucho más fácil hacer ensayos con adultos que con niños. Para una etapa posterior, el objetivo sería el desarrollo de la vacuna universal frente a todas las cepas y de la vacuna con actividad para un periodo de 5 años. En ambos terrenos hay avances, pero aún faltan al menos diez años hasta que alguna de estas alternativas pueda llegar al mercado”, concluye.

The post La vacuna cuatrivalente de cultivo celular refuerza a Seqirus en gripe appeared first on Diariomedico.com.