Las bacterias tienen la receta para convertir el tipo de sangre A en universal

La posibilidad de transformar cualquier tipo de sangre en el tipo “universal” es una antigua aspiración médica. Ahora está más cerca gracias a una investigación que ha identificado una serie de enzimas bacterianas capaces de convertir el tipo A sanguíneo en el 0 negativo. “El acceso a enzimas que puedan convertir con eficiencia a los eritrocitos A y B en el tipo 0, el donante universal, supondría una enorme expansión en la disponibilidad de sangre para transfusiones”, escriben los autores del hallazgo en un estudio en Nature Microbiology.

Mediante un cribado metagenómico de la población microbiana del intestino humano, estos investigadores hallaron unas enzimas que pueden eliminar los antígenos de la célula sanguínea. En concreto, bucearon en una colección de 19.500 enzimas bacterianas hasta dar con unas que produce el anaerobio Flavonifractor plautii, y que demostraron que servían para eliminar el antígeno A del glóbulo rojo.

La búsqueda de enzimas que anulen los antígenos de los glóbulos rojos ya se había intentado en la década de 1980. En un experimento diseñado por Jack Goldstein, del Centro de Sangre de Nueva York,  se demostró que podía convertirse el tipo B el 0 gracias a unas enzimas del café; sin embargo, estos resultados no pudieron trasladarles a la clínica. Ya en 2007,  otro grupo de la Universidad de Harvard identificó unas enzimas de dos especies bacterianas también capaces de eliminar los antígenos, pero eran necesarias cantidades demasiado grandes para que el experimento resultase aplicable.

Stephen Withers.

La familia enzimática encontrada en este último trabajo (deacetilasa N-Acetilgalactosamina) es hasta 30 veces más eficaz que las anteriores candidatas, según destacó el autor principal de la investigación, Stephen Withers. Este profesor de Bioquímica en la Universidad de British Columbia, hizo público por primera vez su hallazgo durante el congreso anual de la Sociedad Americana de Química, celebrado el año pasado en Boston.

Las enzimas proceden de Flavonifractor plautii, aislado de la microbiota intestinal humana, que las emplea para digerir las mucinas de la pared intestinal, que a su vez son molecularmente similares a los antígenos de los glóbulos rojos. Con el objetivo de comprobar su utilidad, los investigadores modificaron el ADN de Escherichia coli para fabricar estas enzimas; de esta forma vieron que podían eliminar los antígenos de la membrana celular.

Ahora, el siguiente paso es probar la seguridad de esta estrategia, lo que ya se está haciendo en la colaboración con los Servicios Canadienses de Sangre.

 

The post Las bacterias tienen la receta para convertir el tipo de sangre A en universal appeared first on Diariomedico.com.