Los anticoagulantes pueden mejorar la supervivencia en pacientes con covid-19 grave

Cardiología
soniamoreno
Sin aumento significativo del riesgo de sangrado
Una enfermera ante la cama de un paciente en la UCI.
Un paciente atendido en una UCI.

Una de las cosas que se ha podido averiguar del coronavirus SARS-CoV-2 es que tiene un marcado efecto protrombótico. La respuesta inflamatoria que provoca el virus favorece la aparición de trombosis venosa o arterial, así como de lesión miocárdica, miocarditis y arritmia. Así se ha constatado en observaciones clínicas de los pacientes infectados y en datos aportados por las autopsias.

Ahora un estudio que se publica en The Journal of the American College of Cardiology (JACC), coordinado por Valentín Fuster, director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y del Instituto Mount Sinai Heart de Nueva York, da peso científico a esa intuición, al analizar a cerca de 3.000 pacientes con covid-19. El trabajo concluye que los anticoagulantes pueden mejorar la supervivencia de los hospitalizados, al prevenir posibles eventos mortales asociados al coronavirus, como infartos o ictus.

En el trabajo han evaluado datos de 2.773 pacientes con covid-19 ingresados en cinco hospitales del sistema de salud Mount Sinai, en Nueva York, entre el 14 de marzo y el 11 de abril de este año.

El análisis de los investigadores del Centro de Informática COVID Mount Sinai concluye que los pacientes que recibieron una dosis sistémica terapéutica de anticoagulantes por vía oral, subcutánea o intravenosa (786) presentaron una mejor supervivencia hospitalaria que los que no la recibieron. Además, entre todos los fallecidos, la media de supervivencia fue también mayor si estaban anticoagulados (21 días frente a 14).

Curva de Kaplan sobre la evolución de los pacientes tratados.
Curvas de Kaplan de los pacientes covid-19 del estudio ingresados (A) y los que necesitaron intubación (B).

Pero la conclusión más importante del estudio se observa en los pacientes que estaban más graves, donde la terapia con anticoagulación tuvo un efecto más pronunciado. Así, el 62,7% de los pacientes intubados que no fue tratado con anticoagulantes falleció, en comparación con el 29,1% de los pacientes intubados tratado con anticoagulantes.

No se observó que el tratamiento con anticoagulantes aumentara de manera significativa el riesgo de sangrados

“Los anticoagulantes, administrados por vía oral, subcutánea o intravenosa, pueden desempeñar un papel importante en el cuidado de los pacientes con covid-19, según hemos visto en esta investigación, que además nos ha llevado a cambiar hace cinco días las recomendaciones con estos enfermos”, explica Fuster por teléfono desde Nueva York.

El director del CNIC destaca que ante los resultados que se publican ahora, decidieron aumentar las dosis de anticoagulantes.

“Hemos validado lo que veníamos observando intuitivamente en nuestros pacientes, que la anticoagulación les beneficia; por eso, recomendamos administrar estos fármacos antitrombóticos a dosis más altas”, aunque siempre siguiendo en cada caso una evaluación “de forma individualizada para tener en cuenta el riesgo potencial de sangrado”.

Valentín Fuster en el CNIC.
Valentín Fuster en el CNIC.

El siguiente paso en esta investigación es incluir a unos 5.000 pacientes para determinar qué tipo de anticoagulante y en qué dosis resulta más beneficioso. “Después, tenemos previsto realizar otros tres estudios randomizados sobre anticoagulación en pacientes hospitalizados, en los que reciben el alta hospitalaria, y el en aquellos que no llegan a necesitar ingreso, pues sufren formas más benignas de la enfermedad”.

El Hospital Mount Sinai es uno de los centros que ha tratado a más enfermos por la pandemia en Estados Unidos. Fuster reconoce que se han vivido momentos muy duros, como puede evocar la imagen de “camas de enfermos en el vestíbulo”.

No obstante, el cardiólogo ve probable que se desarrollen tratamientos eficaces y una vacuna que ayuden a estar más preparados ante una nueva ola del virus. Le preocupa más, en cambio, las consecuencias económicas y sociales que dejará la pandemia, aunque considera que, a la larga, podrá extraerse un aprendizaje positivo. “Es una lección impresionante de humildad, que nos enseña que debemos ser menos arrogantes, y ser conscientes del daño que puede hacernos un virus”.

Los enfermos hospitalizados con covid-19 que reciben anticoagulantes pueden mejorar sus posibilidades de supervivencia, según un estudio en 'JACC' dirigido por Valentín Fuster. coronavirus Off Sonia Moreno Investigación Medicina Intensiva Enfermería Farmacia Hospitalaria Off