Los anticuerpos frente a VPH16 aparecen décadas antes del diagnóstico del tumor orofaríngeo

Los anticuerpos contra el virus del papiloma humano del genotipo 16 (VPH16) se desarrollan en el organismo entre 6 y 40 años antes de que se alcance un diagnóstico clínico de cáncer orofaríngeo. La presencia de estos anticuerpos indica un fuerte aumento del riesgo de la enfermedad, según demuestra una investigación realizada por un equipo multicéntrico que se publica en Annals of Oncology.

Este estudio también encontró que tener anticuerpos frente al VPH16 aumenta el riesgo de cáncer de garganta mucho más en personas de raza blanca que en negras: casi 100 veces más en personas de raza blanca y 17 veces en personas negras.

Las principales causas del carcinoma orofaríngeo de células escamosas de orofaringe y cavidad bucal son el tabaquismo, el consumo de alcohol y la infección por el virus del papiloma humano, en concreto por el VPH16.

Mattias Johansson, epidemiólogo de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, en Lyon, y director de esta investigación apunta que “es importante destacar que la proporción de tumores de garganta causados ​​por el VPH16 ha aumentado en las últimas décadas, especialmente en los hombres, y en algunos países ahora la gran mayoría de estos tumores está causada por el virus”.  

Para el especialista, investigar en el periodo de tiempo previo al diagnóstico del cáncer durante el cual se desarrollan anticuerpos frente al virus brinda información importante sobre la historia natural de la enfermedad. “En este estudio, encontramos que los anticuerpos pueden, en algunos casos, desarrollarse varias décadas antes del diagnóstico de cáncer. Si las tasas de cáncer orofaríngeo continúan aumentando en el futuro, este biomarcador podría servir para identificar a las personas con un riesgo muy alto de enfermedad que podrían beneficiarse de medidas preventivas específicas”.

Entre los centros europeos, americanos y australianos del consorcio de cohortes del cáncer por VPH que han participado en este estudio, figura el Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra (IdiSNA) y el Ciber de Epidemiología y Salud Pública (CiberESP). En total, incluyeron a 743 pacientes con cáncer de orofaringe y los compararon con 5.814 personas sin cáncer (grupo control). En los años previos a cualquier diagnóstico de tumor, todos los pacientes proporcionaron al menos una muestra de sangre, que se analizó para detectar anticuerpos frente a la proteína E6 del VPH16; 111 pacientes proporcionaron muestras múltiples durante un período de hasta 40 años. El promedio entre la primera recogida de muestras de sangre y el diagnóstico de un carcinoma orofaríngeo fue de poco más de 11 años.

Los anticuerpos contra el VPH estaban presentes en el 0,4% de las personas del grupo de control (22 de 5814), pero se detectaron en el 26,2% de los pacientes con el carcinoma (195 de 743). Además, constataron que la presencia de anticuerpos contra el VPH16 se asoció con un aumento del riesgo del cáncer en 98,2 veces, en personas de raza blanca y un aumento de 17,2 veces, en personas de raza negra.

La primera autora del estudio, Aimée Kreimer, investigadora principal de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer estadounidense afirma que “también descubrimos que las personas diagnosticadas en los años recientes tenían más probabilidades de tener anticuerpos frente al VPH, lo que coincide con la tendencia que se obesrva de que aumenta la proporción de cánceres de garganta debidos al VPH16”. De hecho, reconoce que si bien el estudio registró a personas con anticuerpos contra el VPH detectados antes de 1995, fue algo relativamente raro.

Los anticuerpos solían aparecer en personas de entre 40 y 80 años; la edad media a la que se detectaron los anticuerpos era de 52 años, mientras que la del diagnóstico por el cáncer fue de 62. No obstante, como no hay lesiones precursoras o pruebas que puedan realizarse antes de la aparición de síntomas del cáncer, se necesita aún más investigación para poder emplear a los anticuerpos contra el VPH16 como un biomarcador de estadios inciales del tumor.

El peligro de los falsos positivos

Kreimer se muestra, en ese sentido, tajante: “Aunque los anticuerpos contra el VPH16 podrían ser una forma de identificar a las personas con un riesgo muy alto del cáncer, aún tenemos que avanzar en pasos críticos hacia un proceso de cribado. Además, aunque el marcador de anticuerpos resultó muy bueno para discriminar quiénes desarrollarían cáncer y los controles que no lo harían, con un cáncer tan infrecuente, muchas personas tendrían como resultado falsos positivos“.

Y Johansson apostilla que “en otras palabras, hay un largo camino por recorrer antes de que este biomarcador pueda utilizarse en la práctica clínica. Si bien la vacunación contra el VPH es prometedora para prevenir los cánceres relacionados con el virus, no vamos a ver como resultado una reducción en los tumores orofaríngeos durante varias décadas”.

La principal limitación del estudio es la diferencia entre los grupos de pacientes que participaron. Por ejemplo, el grupo con el período de tiempo más largo entre la primera recogida de muestra sanguínea y el diagnóstico del cáncer provino de Noruega, mientras que otros grupos de pacientes aportaron muestras de sangre recogidas en intervalos de tiempo más cortos.

The post Los anticuerpos frente a VPH16 aparecen décadas antes del diagnóstico del tumor orofaríngeo appeared first on Diariomedico.com.