Los biológicos variarán el curso natural de dermopatías en niños

Los medicamentos de origen biológico llevan tres décadas expandiendo las fronteras de su uso, pero ha sido en los últimos diez años cuando se han multiplicado las indicaciones terapéuticas. En dermatología, estas terapias están despuntado como una herramienta fundamental para múltiples problemas como la psoriasis o la dermatitis atópica. Los adultos han sido los primeros en obtener sus beneficios, aunque cada vez son más los estudios que muestran su eficacia y seguridad en la población pediátrica con formas graves de enfermedades dermatológicas, según se ha expuesto en el 47 Congreso Nacional de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), que preside Pedro Jaén, y que se ha clausurado este fin de semana en Barcelona.

La evidencia científica acumulada está estableciendo las peculiaridades del uso de biológicos en pediatría que han permitido desarrollar “ensayos clínicos en psoriasis, dermatitis de contacto, hidradenitis y otras patologías pediátricas. En este encuentro hemos tratado de resumir mejor la práctica clínica a falta aún de una guía terapéutica al respecto”, señala Raúl de Lucas, coordinador del Grupo de Dermatología Pediátrica de la AEDV, quien subraya que “muchas de las patologías cutáneas cursan con inflamación sistémica y probablemente una intervención precoz suponga cambiar su curso natural”.

Un paso adelante

La psoriasis grave es la única indicación, desde hace diez años, para los biológicos en niños. Sin embargo, la aprobación el pasado mes de marzo de dupilumab -biológico autorizado hace dos años para dermatitis atópica del adulto- para niños mayores de 12 años con este problema cambió el panorama. “Los estudios muestran que esta terapia es más eficaz y segura que los tratamientos sistémicos utilizados hasta el momento”, indica Ana Martín-Santiago, jefa del Servicio de Dermatología del Hospital Son Espases, en Palma de Mallorca.

Los casos graves de dermatitis atópica, el 15-20% del total, no están bien controlados con las medidas convencionales ni sistémicas. “Algunas formas son muy graves y alteran considerablemente la calidad de vida. Ahora tenemos una terapia que muestra eficacia y seguridad. Es un alivio”, añade la dermatóloga. 

Dermatopatías raras 

Los profesionales han recordado que existen otras patologías, como los trastornos de la queratinización, cuya baja prevalencia impide realizar estudios sistemáticos que permitan sacar conclusiones de eficacia y seguridad. “En enfermedades raras es muy difícil realizar un ensayo clínico con poder estadístico, por lo que con frecuencia hay que usar tratamientos fuera de indicación guiándonos por hallazgos publicados en casos aislados”, explica Ángela Hernández, dermatóloga en el Hospital del Niño Jesús y en el de la Beata María Ana de Jesús, ambos en Madrid.

Su experiencia en dos pacientes con trastornos de la queratinización que sufrían eritrodermia, picor incoercible y un importante retraso del crecimiento ha mostrado que, tras un tiempo con tratamiento biológico, “además del beneficio cutáneo, experimentaron una increíble mejoría de su estado general y de su calidad de vida en general”.

Registros y melanoma

En este congreso, en el que han participado cerca de 1.700 dermatólogos en más de 100 sesiones científicas, se han presentado también los resultados del Registro de Hemangiomas Infantiles y del Registro de Linfomas, entre otros, “fundamentales para conocer su incidencia y los principales datos epidemiológicos y saber así las necesidades reales de pacientes y médicos y ofrecer la mejor atención médica”, ha señalado Ramón Pujol, presidente de la Sección Catalana de la AEDV.

Sobre cáncer cutáneo, en España cada año se diagnostican 5.000 casos de melanoma, el de peor pronóstico, y unos 71.000 casos no melanoma. En enfermedad avanzada, las terapias funcionan al inicio pero, posteriormente, aparecen recidivas en las que se aplican las nuevas combinación de terapias como las dirigidas y las inmunológicas.

Alerta: vertiginoso aumento de ITS

“La sífilis, la gonorrea y la clamidia han aumentado en un 76%, 67% y 22%, respectivamente, en Europa. Las infecciones de transmisión sexual (ITS) centran parte de las consultas, por lo que es imprescindible un papel central del dermatólogo en el diagnóstico y manejo de estos pacientes”, según María Ubals, del Hospital Valle de Hebrón, de Barcelona. La dermatóloga considera que la pérdida del miedo al VIH ha provocado que la sociedad en general, y los más jóvenes en particular, ya no usen el preservativo, lo que “ha disparado el número de casos de ITS en todo el mundo”, afirma Alicia Comunión, coordinadora del Grupo de ITS de la AEDV, quien además recalca que muchas de éstas no originan síntomas y otras son las causantes de patologías extragenitales, fenómenos que dificultan del diagnóstico precoz.

Regulación de los acrilatos de la cosméticaLos acrilatos, compuestos presentes en algunos de los tratamientos estéticos más extendidos, como las lacas de uñas de duración prolongada, las pestañas postizas o las extensiones, se encuentran en el centro del aumento de enfermedades como la dermatitis de contacto, cuya sensibilización puede conducir a cuadros recurrentes de dermatitis de contacto con cada nueva exposición a los productos que los contienen. Su acción también afecta a otros ámbitos profesionales, incluidos los médicos.
Identificar marcadores
“El mal uso de cosméticos que contienen acrilatos, junto con la percepción de que no hay repercusión para la salud, está incrementando los casos de dermatitis por contacto. Hay que formar, informar y regular el uso de estos productos como se hizo anteriormente con las tiazolinonas, conservantes con amplia difusión en cosméticos habituales como toallitas limpiadoras, cremas o productos de higiene y limpieza”, indica Tatiana Sanz, miembro del Grupo de Dermatitis de Contacto y Alergia Cutánea en la AEDV, grupo del que también es miembro María Elena Gatica, quien señala que los trabajos se centran en identificar nuevos marcadores de alergia a acrilatos para que se incluyan en las pruebas estándar y facilitar la detección de un mayor número de pacientes sensibilizados. “Una de las dificultades de estos alérgenos es que no siempre existe una relación directa entre la localización de contacto y el lugar donde surge la reacción alérgica”. 

The post Los biológicos variarán el curso natural de dermopatías en niños appeared first on Diariomedico.com.