Los biosimilares amplían opciones en la enfermedad reumática

La experiencia en la última década con los medicamentos biosimilares en la Unión Europea confirma que son tan seguros y eficaces como las terapias biológicas de referencia. El sistema de farmacovigilancia europeo no ha identificado diferencias relevantes en cuanto a los efectos secundarios entre ambos.  

No obstante, ha destacado a DM el presidente electo de la Sociedad Española de Reumatología, José María Álvaro-Gracia, “aunque hablamos de biosimilares en general, no son un único fármaco. Es importante diferenciarlos”.  El primer biosimilar aprobado en Europa fue el de infliximab, un tratamiento que se emplea con más frecuencia en ciertas enfermedades del Aparato Digestivo.

En el último año, han aparecido biosimilares de los fármacos biológicos etanercep y adalimumab, tratamientos indicados en las enfermedades reumáticas, “cuyo uso tendrá un claro impacto en nuestra especialidad”, ha recalcado Álvaro-Gracia, jefe de Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Gregorio Marañón, de Madrid. Sobre ese impacto y su papel como una alternativa sostenible en el tratamiento de esas enfermedades autoinmunes se ha celebrado  la sesión Biosimilares: marcando la diferencia en Reumatología, organizada por Mylan en el Congreso Europeo de Reumatología (Eular), que ha tenido lugar en Madrid.

Durante el encuentro, Rieke Alten, jefa del Departamento de Medicina Interna y Reumatología de la Clínica Universitaria Schlosspark, ha abundado en la importancia de informar al paciente sobre la naturaleza de estos tratamientos. En concreto, ha aludido a un estudio presentado en la reunión científica, que desvela que es más frecuente que los pacientes tratados con un biosimilar pidan volver al biológico cuando no llevan mucho tiempo, justo lo contrario cuando mantienen el tratamiento durante un par de años o tres. “Eso es gracias a que habían recibido más y mejor información en ese tiempo”.

En ello ha coincidido Antonio Torralba, presidente de la Coordinadora Española de Artritis, ConArtritis, para quien la confianza y el diálogo del paciente con su médico es clave a la hora de entender los beneficios de estos tratamientos, cuya llegada ha ampliado las “alternativas terapéuticas seguras, efectivas y de calidad para controlar los efectos de la enfermedad. Además, siempre que el especialista en reumatología lo estime oportuno, tras haberlo consensuado con el paciente, los biosimilares facilitan que el tratamiento se administre más rápido y, por tanto, en fases más tempranas de la enfermedad, lo que favorece su control”.

En Europa hay 5 millones de personas con artritis reumatoide. En palabras de Álvaro-Gracia , “es la enfermedad musculoesquelética autoinmune más común, y a menudo lleva aparejado dolor crónico incapacitante, inflamación, rigidez, fatiga extrema, función articular reducida, movilidad reducida, entre otras complicaciones. En los casos más graves, la artritis reumatoide puede incluso acortar la esperanza de vida entre seis y diez años, lo que equivale al impacto de la diabetes, el accidente cerebrovascular o la cardiopatía coronaria. Además, los costes promedio estimados del tratamiento de cada paciente se calculan en 17.000 euros (directos e indirectos)”.

The post Los biosimilares amplían opciones en la enfermedad reumática appeared first on Diariomedico.com.