Los dermatólogos piden mayor control sanitario en los tatuajes

Cerca del 10 por ciento de la población de los países europeos lleva, al menos, un tatuaje. Esta forma de expresión estética se ha popularizado en los últimos años, sin embargo, las medidas regulatorias que rigen el mercado de las tintas para tatuar no son tan estrictas como las de la cosmética. Dos de cada tres personas que se tatúan observan una serie de efectos secundarios, siendo el más común, la sensibilidad al sol. Sin embargo, las tintas pueden provocar alergias y efectos tóxicos.

Un estudio realizado en Dinamarca encontró bacterias como el estafilococo, el estreptococo y el enterococo en el 10 por ciento de 58 nuevas tintas. Los dermatólogos exigen que la composición de las tintas y la profesión de los tatuadores cuente con una mayor presencia de los servicios sanitarios.

“Al existir una escasa regulación sobre la fabricación, la distribución de las tintas y la preparación del tatuador, cualquiera puede introducir en el cuerpo cualquier tinta. Si la tinta está mal esterilizada puede dar lugar a infecciones de bacterias, virus u hongos. Pero las tintas, por sí mismas, pueden causar reacciones alérgicas, inflamaciones y granulomas. En autopsias de cadáveres que tenían tatuajes se ha observado que la tinta no se queda en la dermis, sino que migra por el cuerpo y sus componentes pueden aparecer en los órganos internos”, ha explicado Diego del Ojo, de la Unidad de Gestión Clínica del Hospital Universitario de Puerto Real, Cádiz.

Tintas perniciosas

Sin embargo, además de las posibles infecciones, algunas tintas pueden llegar a provocar cáncer por la composición de sus colorantes, entre las que se puede encontrar hidrocarbonos y aminas. En el XXVII Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología (EADV), celebrado en París, se han presentado diferentes estudios sobre problemas de salud derivados de los tatuajes.

De entre ellos destaca un estudio realizado en España por el equipo de Patricia Pérez-Feal, del Hospital Gil Casares del Complejo Hospitalario de Santiago de Compostela, sobre tres casos en los que la tinta de color rojo ocasionó prurito e inflamación en menos de un año desde la realización del tatuaje. Las soluciones que consideraron los médicos fueron la utilización de medicamentos tópicos o, incluso, la escisión quirúrgica. Los realizadores del estudio plantearon que el problema se encontraba en la composición de esta tinta roja en la que se especulaba que hubiese contaminantes como mercurio o cromo.

Las normas de higiene actuales se basan mayoritariamente en la esterilización de las agujas para evitar el traspaso de enfermedades contagiosas como el VIH o la Hepatitis B. “En la elaboración de tatuajes deberían intervenir los servicios médicos para establecer en qué lugares se están realizando de manera higiénica y con productos de calidad. Los tatuadores deberían de estar más controlados en cuanto a qué vacunas y qué certificados médicos tienen. Además, muchos estudios de tatuajes también ofertan el borrado con láser utilizando instrumentos que son catalogados como equipos médicos a los que no debería acceder un perfil no sanitario”, ha advertido del Ojo.

Reducir los efectos

La Agencia Europea de los Productos Químicos (ECHA, por sus siglas en francés) trabaja junto a la Comisión Europea para que se mejoren las tintas y se espera que las medidas finales se publiquen a finales del 2018. Sin embargo, la reforma del control de los tatuajes debe ir más allá, contemplando el método de trabajo y previniendo las posibles reacciones alérgicas de los clientes.

“En mi profesión he atendido a varios pacientes que querían quitarse un tatuaje y he tenido que derivarlos al hospital porque la tinta había traspasado la dermis. Presentaban los síntomas de una infección como puede ser la fiebre y, en una ocasión, un paciente fue diagnosticado de endocarditis bacteriana. Probablemente, a la hora de hacer el tatuaje la piel no estaría bien desinfectada o el método de introducción de la tinta no sería el adecuado o la tinta estaría contaminada. Los problemas de salud con los tatuajes van a ser un asunto importante en los próximos años”,considera Diego del Ojo, de la Unidad de Gestión Clínica del Hospital Universitario de Puerto Real, Cádiz.

 

 

The post Los dermatólogos piden mayor control sanitario en los tatuajes appeared first on Diariomedico.com.