Los médicos, víctimas en un tercio de las agresiones a sanitarios

Según datos del estudio preliminar del Ministerio de Sanidad, en 2018 se habrían producido más de 6.380 agresiones en el SNS. El 15 por ciento habrían sido físicas, según ha adelantado el sindicato CSI-F. Los datos no son definitivos a la espera de datos de cuatro comunidades.

Según estos datos, las mujeres sufrieron el 70 por ciento de estas situaciones y la edad media de los profesionales agredidos se sitúa entre los 35 y los 55 años.

En cuanto al perfil del agresor, un 70 por ciento son hombres, frente al 30 por ciento de mujeres. En un 60 por ciento de los casos, es el propio paciente quien agrede al profesional sanitario y en el 40 por ciento de los casos restantes, familiares u otros acompañantes. 

Los médicos fueron quienes comunicaron un 35% de las agresiones en 2018.

A continuación, DM ofrece un resumen de los datos de la mayoría de comunidades autónomas:

Andalucía:

En Andalucía se han registrado 1.234 agresiones en el 2018, de las que 267 fueron físicas. De las 1.234 agresiones registradas el pasado año, 914 fueron a mujeres.

Las agresiones registradas en 2018 a profesionales médicos fueron 437, de las que 385 fueron no físicas. De estas,150 en atención hospitaria y 287 en atención primaria.

Actualmente, los centros sanitarios andaluces cuentan con más de 6.000 elementos de seguridad.

El Consejería de Salud y Familia está trabajando en un nuevo Plan de Agresiones, que entre otros elementos, incorporará un programa especial de acompañamiento al profesional agredido y supondrá la habilitación de canales ágiles y rápidos para que la persona que sufre una agresión, ya sea verbal o física, no esté solo momentos después de ser agredido.

Otra de las medidas que contemplará el plan es la simplificación de la tramitación burocrática, de manera que se pueda simultanear la cumplimentación de los documentos para evitar que el profesional tenga que recordar repetidamente lo ocurrido.

Aragón:

Los servicios de Prevención de Riesgos Laborales del Departamento de Sanidad registraron durante el 2018 un total de 253 agresiones a personal sanitario, frente a las 175 que se notificaron en el 2017. Durante el pasado año, el 69% de las mismas fueron verbales y el 67% se registró en los hospitales. 

De ellas, 42 corresponden a hombres (16,6%) y 211 a mujeres (83,4%). Según el último boletín estadístico del personal al servicio de la Comunidad Autónoma de Aragón, en el Servicio Aragonés de Salud hay aproximadamente un 80% de mujeres y un 20% de hombres.

En cuanto al lugar donde se producen, mayoritariamente son en el ámbito hospitalario, con un 67% de los casos (170), seguido de los centros de salud (61), los centros de rehabilitación psicosocial (16) y dependencias administrativas del departamento o el 061 (6).

Por tipología, principalmente han sido agresiones verbales (174) y físicas (82), seguidas de psicológicas (2). Del total de agresiones, 82 fueron denunciadas por médicos, 82 por enfermeras, 57 por técnicos de cuidados auxiliares de enfermería y el resto, 32, por otro tipo de categoría profesional.

Castilla-La Mancha:

Durante 2018 se produjeron en el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) 467 incidentes, según lo registrado en el área de Prevención de Riesgos Laborales .

De ellos, el 89% fueron incidentes verbales, y el 5,3% fueron agresiones físicas. El 5,7% restante fueron incidentes de otro tipo (escritos / materiales o patrimoniales).

De los 467 incidentes, algo más del 54% fueron en atención primaria, y el resto, en Atención Hospitalaria.

Castilla y León:

Los datos del Servicio de Salud de Castilla y León sólo tienen registrados los episodios hasta el 30 de septiembre de 2018. En total hubo 325 agresiones, que tuvieron 437 víctimas, de las cuales 237 trabajaban en hospitales y179 en atención primaria. 

Fueron agredidas 341 mujeres, frente a 96 hombres y, por categoría profesional, 167 fueron médicos. Un centenar de las agresiones fueron físicas. 

Comunidad Valenciana:

Según informa Enrique Mezquita, la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana recibió durante 2018 un total de 530 comunicaciones sobre agresiones en el entorno sanitario, repartidas entre 412 verbales (78 por ciento) y 118 físicas (22 por ciento). El colectivo médico fue el más afectado tanto a nivel global (192 agresiones -182 verbales y 10 físicas-) como en tasa de agresiones por 1.000 trabajadores (12,86). 

Por nivel asistencial, los profesionales de especializada (incluyendo centros de especialidades extrahospitalarios) comunicaron 287 (190 verbales y 97 físicas) y los de primaria, 241 (220 y 21), pero las tasas por 1.000 profesionales muestran que los del primer nivel tiene un riesgo 2,5 veces mayor de ser agredidos (17,88 vs 7,15).

Según datos de Sanidad, en AP son más frecuentes las agresiones al personal facultativo y al de mostrador, mientras que en AE, en personal de Enfermería y TCAE. 

Los datos incorporan los del departamento de salud de La Ribera, que pasó a formar parte de la red pública sanitaria tras el proceso de reversión, y por tanto era previsible ese incremento.

Para la Federación de Sanidad de CCOO, la tendencia alcista tiene una de sus causas en el “desmantelamiento del sistema público en favor del mercantilismo económico que supone la externalización de servicios y que en nuestro territorio ha supuesto la pérdida de 8.000 puestos de trabajo en el sector en los últimos 20 años”. Por su parte, desde el Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana (CESM-CV) se ha hecho hincapié en que no resolver cuestiones como el transporte de profesionales en las urgencias de primaria, son un riesgo adicional para el colectivo médico. Para CESM-CV, “la normativa de prevención de agresiones se vulnera completamente cuando un médico debe acudir solo a determinados domicilios. El transporte en primaria y la atención domiciliaria sin acompañamiento es per se una actividad de riesgo; riesgo que se incrementa exponencialmente en zonas de especial conflictividad y en horarios nocturnos”.

Extremadura:

Fuentes del Servicio Extremeño de Salud (SES) indican que desde la creación del fichero del registro de agresiones (antes sólo recibían datos de los colegios profesionales), se han recibido 36 notificaciones de agresiones registradas en total (27 en 2018 y 9 en lo que llevamos de 2019), 16 de ellas en hospitales y 17 en centros de salud.

Del conjunto de casos, 6 han sido agresiones físicas y 30 verbales con insultos o amenazas. Entre las víctimas, 15 han sido hombres y 21 mujeres.

Por categoría profesional, 23 de las agresiones han sido contra facultativos, 7 a Enfermería, 2 a veterinarios y 5 a otro tipo de profesionales.

La Rioja:

La Consejería de Sanidad de La Rioja indica que se produjeron en 2018 un total de 67 agresiones a personal sanitario. Las agresiones físicas representan un 13% aproximadamente del total.

La Administración detalla que en marzo de 2017 “se amplió  el Observatorio Riojano para la Prevención de Agresiones en el ámbito sanitario a los colegios de Psicología y de Farmacia, a la Delegación del Gobierno y a la Dirección de Seguridad del Servicio Riojano de Salud (Seris), que se suman a los colegios de médicos y enfermeros, que forman parte desde su constitución en 2011”.

En febrero de 2018 “se elaboró una encuesta para que los profesionales valorasen las condiciones de seguridad que ofrece su puesto de trabajo frente a posibles agresiones de usuarios”. Además, en junio de 2018 se puso en funcionamiento un nuevo sistema de aviso ante situaciones de riesgo y posibles agresiones.

Murcia:

El Servicio Murciano de Salud contabilizó 204 agresiones en 2018, con 246 víctimas en total, de los cuales 164 eran mujeres y 82, varones. Del total de agresiones, 22 fueron físicas. El ámbito con más casos en términos absolutos fue atención primaria, con 135 casos, seguidos de 69 en especializada y 31 en avisos al servicio 112.

Desde el año 2009 hasta 2018 se han comunicado un total de 2.342 casos, con un total de 2.486 profesionales agredidos. De estos, casi la mitad, 1.087 en total, fueron médicos.

En cuanto al perfil de los agresores, se reparte al 62.3 % entre hombres y 37,7 % mujeres. Los agresores entre los 31 y 55 años son los responsables del 54% de las agresiones registradas en 2018. Curiosamente, los médicos son los más agredidos por los agresores de entre 36 y 40 años.

Entre las causas o pretensiones de la agresión registradas en la base de Murcia, las más frecuentes han sido “no aceptar las normas del centro” seguida por “exigir pruebas complementarias o medicación”.

Madrid:

Según fuentes de la Consejería de Sanidad de Madrid, en 2018 se registraron 2.033 situaciones conflictivas, incluyendo agresiones verbales y amenazas y coacciones. Asimismo, 324 agresiones habrían sido físicas. 

La consejería destaca que desde 2015 se ha hecho un esfuerzo por mejorar el sistema de notificación de agresiones. Precisamente este viernes se ha publicado en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid el nuevo protocolo contra las agresiones, que homologa todos los existentes en los diferentes centros.

El texto, aprobado en diciembre, establece las medidas preventivas a tomar en cuenta en función de los diferentes factores de riesgo identificados, incluidos los relacionados con la organización del trabajo, y da consejos a los profesionales sobre cómo actuar si consideran que van a ser víctimas de una agresión.

Navarra:

El año pasado se contabilizaron un total de 369 agresiones externas, de las que 261 fueron verbales, 107 físicas (si bien el 70% fueron de carácter no intencionado) y 1 escrita.

El 74% de las agresiones fueron perpetradas por pacientes y el 26% por familiares o acompañantes. La principal causa de los ataques (120 casos) fue la falta de conexión con la realidad del paciente.

El colectivo más afectado ha sido el personal de Medicina, con 105 notificaciones, seguido por Enfermería (103), y los Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería (67). 

País Vasco:

Osakidetza registró en 2018 un total de 629 notificaciones por agresión verbal o física a profesionales del Servicio Vasco de Salud. Un 24% de los casos fueron accidentes, esto es, agresiones con resultado de lesión, mientras que el 76% restante fueron incidentes, es decir, agresiones que no causaron lesión.

En 2018 se registró un descenso del 14,5% en el número de accidentes (agresiones con lesión), mientras aumentó un 5,7% la cifra de incidentes (agresiones sin lesión).

Los facultativos y técnicos sanitarios fueron los que sufrieron más ataques, con 204 notificaciones, con 18 agresiones físicas. En el conjunto, las mujeres sufrieron más agresiones (524) que los hombres (105).

 

The post Los médicos, víctimas en un tercio de las agresiones a sanitarios appeared first on Diariomedico.com.