“Los profesionales se toman la prevención como un tema banal”

Si la especialidad de Medicina Preventiva y Salud Pública existe desde hace 40 años, ¿por qué no se exige en las ofertas de empleo de Salud Pública? José Luis Alfonso, vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph) y jefe de la sección de Preventiva del Hospital General de Valencia, cree que éste es uno de los síntomas de que los políticos no se toman en serio la prevención.

PREGUNTA. Denuncian que casi ninguna autonomía ni el propio Ministerio de Sanidad piden el título de especialista. ¿Cuál es la dimensión del problema?

RESPUESTA. El problema se da en las plazas de Salud Pública, que es una de las dos orientaciones de la especialidad, más enfocada a la población. Cada año suelen salir 100 ó 150 plazas en ofertas de empleo. A veces ni se pide un máster que, por cierto, también tienen que hacer los especialistas. No tengo nada en contra de otros profesionales, pero hacer el seguimiento de una tosferina o una intoxicación requiere formación sanitaria y especializada. Hay unos 1.500 y 1.800 puestos en salud pública, de los cuales sólo un 10% estarían ocupados por especialistas.

“Dicen que en las asignaturas de  Ginecología y Cirugía se enseña Preventiva, pero no con la fuerza que debería”

¿A qué lo achacan?

No tiene ningún sentido que por una parte el SNS forme a los especialistas y pague a esos MIR y luego no tenga en cuenta esa formación. Es como decir que el grado sirve para trabajar en el hospital pero no para primaria. Las enfermedades no acaban en el hospital, sino que continúan fuera. Aún no hay un conocimiento real por parte de políticos y legisladores, pasa mucho en nuestra especialidad. Por ejemplo, por mucho que digan que apoyan la prevención, cuesta mucho conseguir la financiación de vacunas.

¿Cuáles serían las necesidades de especialistas en España actualmente?

La percepción de la sociedad es que faltan, pero eso lo diría casi cualquier especialidad. Según normas a nivel europeo y americano, debería haber un adjunto o equivalente por cada 150 camas de hospital y una enfermera por cada 100 camas. Es decir, que en uno de 500 camas harían falta 3 ó 4 especialistas como mínimo, cuando en la práctica hay 1 ó 2 adjuntos llevando sólo Medicina Preventiva. Las deficiencias son impresionantes, la prevención es lo más importante que existe pero la realidad es otra. Faltaría por ejemplo hacer un estudio detallado de incidencia sobre dónde están apareciendo las infecciones, pero hoy por hoy se hace de manera global; establecer el uso de desinfectantes, evaluar la higiene de manos, etc. En el entorno hospitalario, las consultas se han multiplicado por 10 en el caso de pacientes inmunosuprimidos, crónicos y otros pacientes que por ejemplo necesitan hemodiálisis o tienen SIDA…

“Hacer el seguimiento de una tosferina o una intoxicación requiere formación sanitaria y especializada”

¿Las unidades de Preventiva son suficientes?

En general son insuficientes, particularmente en los hospitales de 250 camas. Normalmente las funciones las asumen otros servicios o la propia dirección médica, pero eso da problemas cada cierto tiempo, porque son muchísimas, y además muy relacionadas con la calidad. Una infección tras pasar por el hospital es un indicador de mala calidad.

¿Se ha notado la crisis en atención primaria?

Sí, se nota que la presión asistencial en parte acaba en los hospitales. Pero no sólo nos debemos coordinar con primaria, también con las unidades de hospitalización a domicilio y con las residencias de ancianos. Ahí tenemos un problema, porque si, por ejemplo, se les diagnostica un germen multirresistente y se le quiere dar de alta, la residencia no quiere admitirlo porque, aunque clínicamente esté curado, mantiene una colonización… pero como el 30 por ciento de la gente que va por la calle. Les da miedo que se extiendan los gérmenes y se acaban quedando en los hospitales. Es el caso de las unidades de cuidados continuos que tenemos aquí en la Comunidad Valenciana…

“Hay casos en los que no funcionan ni antibióticos ni antifúngicos, y sólo queda evitar que el germen llegue al paciente”

¿Hay más conciencia entre los profesionales sanitarios sobre la prevención, como, por ejemplo, la higiene de manos?

El resto se la toma a la ligera, cuando todos sabemos que el principal transmisor de infecciones hospitalarias es el personal mediante instrumentos, procedimientos…ahí las manos están directa o indirectamente relacionadas en el 90 por ciento de los casos. Se considera que lo más importante es hacer una buena intervención, pero si no ha habido precauciones, por ejemplo, tienes que volver a instalar una prótesis. Hay casos en los que ni los antibióticos ni los antifúngicos hacen efecto, y no hay otra medida que evitar que esos gérmenes lleguen al paciente. De ahí surgen programas como los de Infección Quirúrgica Zero, que intentan que haya unas pocas medidas pero que sean efectivas, consiguiendo unas tasas de reducción de la infección sorprendentes.

¿Creen que la especialidad está en el lugar que le corresponde en el grado?

Pues quizás la raíz del mal viene de ahí, que la presencia de Preventiva es mínima. Por una parte, tenemos la asignatura de 2º curso de Epidemiología y luego otra en 5º curso de Salud Pública y Medicina Legal… en total, pueden ser unos 13-15 créditos, menos que en la formación anterior. Yo lo achaco a que los programas de Medicina se han hecho según la presión que se ha podido ejercer desde los departamentos, y eso hace que las minorías sean más minorías y las mayorías lo acaparen todo. Además, dicen que en Ginecología y Cirugía también se enseña Preventiva, pero no tienen ni la orientación ni la fuerza ni la importancia que debería. A mí me da apuro cuando pienso en todo lo que tengo que dar en el grado. ¿Les hago un resumen? ¿En qué me centro? Nos toca adaptarnos, pero opino que el país no piensa en racionalizar recursos o medidas…

The post “Los profesionales se toman la prevención como un tema banal” appeared first on Diariomedico.com.