Madrid: sindicatos y Sanidad tratarán en julio las plazas de difícil cobertura en atención primaria

La Mesa Sectorial de Sanidad de Madrid empezará este verano a negociar qué incentivos dar a los profesionales para que trabajen en plazas de difícil cobertura, según se ha comunicado en la reunión técnica dedicada a atención primaria que se ha celebrado esta semana.

Varias autonomías, como Andalucía y Aragón, ya pactaron hace tiempo con los sindicatos distintos incentivos (tanto de carácter económico como de desarrollo profesional) para que los médicos acepten contratos eventuales e interinidades en este tipo de lugares, normalmente zonas más aisladas.

En una próxima reunión a principios de julio se abordará en detalle el asunto, tanto en la definición de qué entiende el Servicio Madrileño de Salud (Sermas) por una plaza de difícil cobertura como en pactar esos incentivos, si bien Alicia Martín, portavoz de atención primaria de Amyts, no oculta su frustración tras la reunión, pues pide soluciones urgentes para el primer nivel, igual que el resto de sindicatos de la mesa.

“El diagnóstico de las causas está claro: la gente no quiere trabajar de tarde hasta las nueve, hay lugares donde el médico está solo y aislado, consultas con 60 pacientes diarios, hay zonas conflictivas… podemos pensar en medidas a medio y largo plazo, pero atención primaria necesita ya un crédito extraordinario“, enfatiza en declaraciones a DM.

Martín señala que, según reconocieron los propios responsables del Sermas, “en abril había 269 plazas de Médico de Familia y 105 de pediatras de atención primaria sin cubrir. No hablamos del verano o de navidades, donde suele haber problemas por las vacaciones o la gripe, sino de abril”. También habría unos 40 puestos de refuerzo que estarían pendientes, y apunta que “suele ser más fácil que se cubran las guardias de hospital”.

La representante de Amyts critica además que cada vez hay más médicos quemados por la situación del primer nivel, “que no puede resolverse con medidas a coste cero” y sobre todo es un problema para los facultativos. Recientemente han instado a los médicos a informar de la presión asistencial y de posibles síntomas de burn-out a los servicios de prevención laboral. “Hace falta personal en todos los colectivos, por supuesto, pero es que en el caso de los médicos ya no hay suplentes en las listas de contratación”, recuerda, instando a pagar adecuadamente los doblajes si son necesarios.

Asimismo, Amyts ha solicitado que si el Sermas, ante la falta de médicos, ordena a los centros a que tomen medidas organizativas (o incluso el cierre de ciertas consultas, como ya pasa en Pediatría), “que pongan unas directrices por escrito, para que sea lo más homogéneo posible en la comunidad, y se informe a la población y administraciones locales sobre las medidas concretas y por qué se toman”. 

Sin datos del piloto de turnos

Por su parte, CCOO ha manifestado de nuevo sus críticas sobre el programa piloto de reforma de turnos de los centros de salud, que consistió el limitar el horario de consulta programada a las 18:30, manteniendo el cierre a las 21 horas para consultas urgentes no demorables. Una medida que, según el sindicato, “posibilita el deterioro, desmantelamiento y la privatización de la atención primaria, generando demoras inaceptables y problemas de accesibilidad que fomentan la desafección de la población”.

El piloto formalmente terminó hace meses, aunque los centros continuarían con la nueva organización; pero Sanidad todavía no ha entregado el estudio de resultados a los sindicatos que lo apoyaron, Amyts y CSIT-UP, para comprobar si sería conveniente extenderlo a otros centros, si bien su incidencia era limitada.

El sindicato ha pedido la derogación del área única y la del decreto sobre libre elección que “anula y destruye la orientación y organización de una atención primaria centrada en las necesidades de salud de la población atendida”. Y ha reclamado al Gobierno regional la recuperación de las áreas de salud y la integración de recursos basados en el territorio y la población que lo habita, para mejorar las relaciones entre primaria y hospitalaria.

CCOO insta a un incremento sustancial de la plantilla estructural de atención primaria para conseguir un médico de Familia por cada 1.500 usuarios; un profesional de Enfermería por cada 1.500 usuarios, adultos y/o 1.000 niños; y un pediatra por cada 900 niños.

También reclaman un auxiliar de Enfermería por cada 5.000 usuarios,  un auxiliar administrativo por cada 2.800 usuarios; un trabajador/a social por centro de salud y equipo de soporte de atención primaria domiciliaria (ESAPD), en cumplimiento del acuerdo de Mesa Sectorial; un odontólogo/a y un higienista dental por turno; un fisioterapeuta por turno, por cada centro de salud; y un matrona por cada centro de salud

The post Madrid: sindicatos y Sanidad tratarán en julio las plazas de difícil cobertura en atención primaria appeared first on Diariomedico.com.