Mama y ovario, hitos del Congreso ESMO 2018

El cáncer de ovario y de mama han sido dos de los tumores que han presentado resultados más llamativos en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) celebrado en Múnich. Por primera vez la inmunoterapia, que ya había mostrado resultados en cáncer de pulmón, genitourinario y melanoma, arroja indicaciones en cáncer de mama.

La inmunoterapia ha mostrado por primera vez resultados en cáncer de mama. En concreto en el tipo triple negativo

Lo hace en el tipo triple negativo, que supone en torno a un 15 por ciento de las pacientes con tumor mamario y es más frecuente en menores de 50 años. Según ha explicado a DM Eva Ciruelos, oncóloga del Hospital 12 de Octubre, de Madrid, el estudio multicéntrico en fase III IMpassion130, en el que han participado nueve hospitales españoles, ha demostrado que “la combinación de atezolizumab y quimioterapia en pacientes con metástasis en primera línea tiene un impacto significativo en la supervivencia libre de progresión y en la supervivencia global”. El trabajo se ha publicado en The New England Journal of Medicine.

La combinación de atezolizumab y nab-paclitaxel ha mostrado beneficio especialmente en pacientes con PDL1+ con una reducción en la progresión del 40 por ciento. El IMpassion130 “señala a la expresión de PDL1 como un biomarcador con valor predictivo indiscutible de beneficio”.

Atezolizumab también ha presentado beneficios en el aumento de la supervivencia global de casi cinco meses en combinación con quimioterapia (carboplatino y nab-paclitaxel) para el tratamiento de primera línea de pacientes con cáncer de pulmón metastásico no microcítico y no escamoso, según el estudio en fase III Impower130, en el que han participado diez hospitales españoles.

El estudio Paloma 3, de tipo prospectivo y aleatorio en fase III, apunta también a la combinación de fulvestrant con palbociclib en cáncer de mama metastásico HR+/HER2- resistente a la terapia hormonal previa. La combinación obtiene una mejora clínica en la supervivencia global -de 6,9 meses- y significativa en la supervivencia libre de progresión.

Massimo Cristofanilli, de la Facultad de Medicina Feinberg, de Chicago, Estados Unidos

Massimo Cristofanilli, de la Facultad de Medicina Feinberg, de Chicago, Estados Unidos

El ejercicio también ha sido protagonista en ESMO, donde dos estudios señalan que incluir lo como parte del abordaje en cáncer avanzado de mama y de pulmón puede mejorar significativamente el manejo de los síntomas, la calidad de vida y la forma física.

También se considera que modificarán el abordaje en ovario los resultados del estudio en fase III SOLO1, publicado en The New England Journal of Medicine, que ha demostrado que la terapia de mantenimiento con olaparib, un inhibidor del PARP, en cáncer de ovario avanzado con mutación de BRCA1 y BRCA2 mejora hasta en tres años la supervivencia libre de progresión en pacientes recién diagnosticadas.

Kathleen Moore, Del Centro Oncológico Stephenson, de la Universidad de Oklahoma.

Kathleen Moore, Del Centro Oncológico Stephenson, de la Universidad de Oklahoma.

“Todavía es pronto para decir si hemos influido en un grupo de mujeres que podrían curarse con la terapia de primera línea. Se estima que más del 50 por ciento de las mujeres en el brazo de olaparib continuaban libres de enfermedad a los cuatro años en comparación con el 11 por ciento del grupo de placebo, así que nuestras esperanzas están puestas en ello”, ha dicho Kathleen Moore, del Centro Oncológico Stephenson, de la Universidad de Oklahoma, y autora del trabajo junto a Ana Oaknin, del Instituto de Oncología del Valle de Hebrón (VHIO)

Por otro lado, el estudio en fase IIIJavelin Renal 101 ha mostrado que combinar avelumab y axitinib alcanza una supervivencia libre de progresión de 13,8 meses en pacientes no tratados con carcinoma de células renales avanzado con PDL1 positivo frente a 7,2 meses en comparación con el grupo tratado con sunitinib, mientras que la mediana de supervivencia libre de progresión, independientemente de la expresión de PDL1, era de 13,8 frente a 8,4 meses. La tasa de respuesta objetiva fue de 55,2 y 25,5, respectivamente.

Indicaciones tumoragnósticas

La definición de una indicación tumoragnóstica de un fármaco no depende del tipo histológico del tumor ni de la localización sino de la alteración molecular, ha explicado a DM Luis Paz Ares, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Doce de Octubre de Madrid, y uno de los investigadores del estudio internacional Startrk-2 en el que han participado siete hospitales españoles. “Se han estudiado a pacientes que tienen alteraciones moleculares en los genes NTRK 1,2 ó 3 de tipo reordenamiento del gen que da lugar a una proteína de fusión”.

De esta manera se estudió a 54 pacientes con alteraciones en estos genes de fusión con diferentes histologías en tres ensayos:_el ensayo pivotal fase II Startrk-2 , el fase Startrk-1 y el fase I ALKA.

En los resultados presentados en ESMO se observaron respuestas objetivas de entrectinib en diez tipos diferentes de tumores sólidos, independientemente de si los pacientes presentaban o no metástasis en el sistema nervioso central al inicio del estudio. Además el fármaco redujo los tumores que se habían diseminado al cerebro en más de la mitad de los pacientes y una cuarta parte de ellos presentó una respuesta completa.

The post Mama y ovario, hitos del Congreso ESMO 2018 appeared first on Diariomedico.com.