Mascarillas Covid-19: pistas para que no te den gato por liebre

Profesión
carmentorrente
Crisis sanitaria
Mascarillas KN95 de la Comunidad de Madrid, distribuidas por Cofares esta semana.
Mascarillas KN95 de la Comunidad de Madrid, distribuidas por Cofares esta semana.

Desde que han comenzado a llegar las mascarillas KN95 chinas (equivalentes a la europea FFP2) a las 2.882 farmacias de la Comunidad de Madrid, son muchos los farmacéuticos que han compartido en redes sociales sus dudas acerca de su homologación. De hecho, según ha podido saber CF, dichas mascarillas iban destinadas en un principio a personal sanitario, pero finalmente la Comunidad de Madrid cambió de parecer.

"Fraude" en las mascarillas de Madrid

Gemma del Caño es farmacéutica de la industria alimentaria, pero está familiarizada con el mundo de las mascarillas y analiza para CF las mascarillas KN95, que llevan un etiquetado incorrecto y, según ella suponen "un fraude. Está claro que no sirven para sanitarios". Para el resto, se pueden utilizar, sabiendo que puede que no tengan esa capacidad de filtración que se las supone y que deben mantenerse los dos metros de distancia de seguridad. Profesionalmente, ella emplea las quirúrgicas, para evitar la contaminación en los alimentos, pero conoce bien las de mayor protección y nos da las claves para diferenciarlas.

A su vez, la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (Asepal) ha detectado una veintena de fallos o errores en el cumplimiento con la normativa aplicable en las mascarillas que suministra a Comunidad de Madrid a los ciudadanos a través de las farmacias.  Uno de ellos es el referente a la norma armonizada, donde observan que en el embalaje no se identifica al fabricante: no se indica la clase apropiada (FFP1, FFP2 o FFP3) ni la indicación 'R', que identifica a una mascarilla que puede ser reutilizable.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid reconoció un "error de impresión" en el envoltorio de las mascarillas FFP2, ya subsanado, pero dicho error, según Del Caño, se refiere a que en la norma ponía UNE-EN 149:2011, en lugar de 2001, pero no es lo único incorrecto.

Dichas mascarillas KN95 que está repartiendo la Comunidad de Madrid deberían ir acompañadas de un certificado de homologación, para comprobar que filtran igual que las europeas FFP2. Son equivalentes en cuanto a filtración, pero no son iguales, algo que se encarga de validar el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST).

Si bien las mascarillas FFP2 deben llevar serigrafiados una serie de datos, en el caso de la KN95 sólo debe llevar la norma correspondiente, que es la GB 2626-2006. "Las mascarillas de la Comunidad de Madrid lo llevan, pero luego en la bolsa del envase viene la norma europea CE 149-2001. Esto es un fraude: o son una cosa o son la otra", asegura.

A esto hay que añadir que el marcado CE procedente de China también es falsificable y debe tener unas dimensiones determinadas: "En China ellos tienen su propio marcado CE, que significa China Export", y  según añade, el etiquetado debe venir en español con indicaciones de cómo se ponen.

Del Caño indica otra diferencia aparente entre las mascarillas KN92 y las europeas FFP2: "Por ejemplo, las FFP2 tiene las gomas horizontales, y las KN95 van a las orejas. Cada una tiene su normativa, y las mascarillas no pueden llevar ambas normativas serigrafiadas", comenta, como sucede con las KN95 de la Comunidad de Madrid. "Por ello es tan necesario que vayan acompañadas de su certificado de homologación" explica.

Certificado de homologación

Ella no ha conseguido ver el certificado de homologación por parte de la Comunidad de Madrid, pero sí hay quien dice haber comprobado cómo la empresa de dichas mascarillas era, hasta hace unas semanas, una empresa textil que hacía cojines y ha comprobado que el certificado es falso. "Hacer un EPI es muy serio y hacerlo en tres semanas es bastante complicado, dados los requisitos que lleva y la normativa que debe cumplir. No lo puede hacer una empresa de hoy para mañana", alerta Del Caño.

Sobre las mascarillas sin marcado CE autorizadas por el Gobierno durante el estado de alarma, Del Caño sostiene que pueden ser compradas por el Estado, pero no ser distribuidas en el mercado común y, por tanto, no en farmacias. "Las farmacias sí están dispensando mascarillas que no son correctas. En el caso de las KN95, quien las ha comprado ha sido la Administración, no las farmacias", asegura Del Caño.

Del Caño explica que con las mascarillas quirúrgicas no hay tanta falsificación como con las de mayor protección, las FFP2, "porque con estas no sale a cuenta. Son muy baratas". Y va al detalle, porque para que las mascarillas FFP2 fueran correctas deberían llevar serigrafiada en la misma mascarilla los siguientes datos: fabricante, tipo de mascarilla (1, 2, 3 o 4), reutilizable o no ("normalmente son no reutilizables, ya que las reutilizables son como un armazón en el que sólo cambian los filtros"), un marcado CE y los cuatro dígitos del organismo notificado, "que es una entidad, como aquí la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), así como el tipo de norma que están siguiendo", comenta.

Sobre la reutilización de mascarillas, Del Caño critica que se anime al usuario por parte de algunos farmacéuticos a reutilizarlas y limpiarlas con alcohol, "cuando lo vamos a inhalar después" o que se metan en el horno a 70 grados durante 30 minutos: "Esa recomendación vale para hacerlo en industrias, no en nuestras casas. No hay ninguna normativa validada para la desinfección de mascarillas, aunque hay estudios, pero no publicados (están en preprint). Tampoco está comprobado que airearlas a temperatura ambiente sea lo correcto, pues hay muchas bacterias, con las que así se favorece su crecimiento. La humedad que vamos dejando en las mascarillas desestructura el tejido y disminuye la capacidad de filtración. No sabemos cuánto duran, porque no se han pensado para reutilizar", sintetiza.

Una norma por tipo de mascarilla

Hay tres tipos de mascarillas:

  • Las higiénicas, para las que la Asociación Española de Normalización (UNE) ha publicado la Especificación UNE 0065, que establece los requisitos mínimos que deben cumplir.
  • Las quirúrgicas, que filtran de dentro hacia afuera, no de fuera hacia dentro. Estas ya son producto sanitario, deben cumplir la norma UNE-EN 14.683 y están ya reguladas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps).
  • Las FFP2 ya se consideran equipo de protección individual (EPI) y se rigen por una norma específica europea, la 149-2001 A1 del 2009. Ahí, dependiendo de la protección hay distintos niveles  con válvula o sin ella. "Todos deberíamos llevarla siempre sin válvula, para evitar contagiar a otros", explica.

Distribución por Cofares

Desde que en la madrugada del viernes al sábado llegara a Madrid la primera tanda de mascarillas KN95 de la Comunidad de Madrid, Cofares ha trabajado para hacerlas llegar a las farmacias, punto de acceso para que los ciudadanos puedan recogerlas de forma gratuita. En total, a lo largo de 72 horas se están repartiendo los primeros lotes de mascarillas entre las 2.882 farmacias que hay en la región.

De cara a llegar a todos los puntos de la comunidad autónoma en un tiempo récord, Cofares ha añadido 20 nuevas rutas de distribución a las habituales. Está previsto que en los próximos días llegue una nueva remesa, cuya distribución correrá a cargo también de la cooperativa.

Para obtener su mascarilla, los ciudadanos madrileños tendrán que presentar en cualquier farmacia su tarjeta sanitaria o, en caso de pertenecer al colectivo de funcionarios mutualistas, su DNI o NIE. La petición podrá hacerse en un plazo máximo de dos semanas.

La farmacéutica Gemma del Caño alerta de que las falsificaciones se están centrando en las mascarillas de mayor protección y concreta que las KN95 que se están entregando en Madrid tienen el etiquetado incorrecto. coronavirus Off Carmen Torrente Villacampa Farmacia Comunitaria Política y Normativa Profesión Profesión Política y Normativa Política y Normativa Off