MC calcula un déficit de 1.000 médicos en la primaria catalana

Profesión
carmenfernandez
Para afrontar las nuevas competencias derivadas de la Covid-19
Josep Maria Puig.
Josep Maria Puig.

Médicos de Cataluña (MC) estima que la atención primaria necesita más de 1.000 facultativos "para encarar con garantías la nueva etapa de la Covid-19", después de que el primer nivel asistencial haya asumido nuevas competencias derivadas del coronavirus como la atención a las residencias geriátricas, la detección de nuevos casos comunitarios mediante las pruebas PCR a pacientes con sintomatología de infección y el seguimiento de sus contactos.

El sindicato advierte, con motivo del Día Mundial de la Médica y del Médico de Familia que se celebra mañana martes, día 18 de mayo, que el primer punto de acceso al sistema sanitario público "sigue arrastrando un déficit importante de plantilla que se hará más evidente en la nueva etapa de Covid-19".

Se perdieron 800 profesionales tras la crisis de 2008

En este sentido, la central, de la que es secretario general Josep Maria Puig, recuerda que sólo en la red de atención primaria del Instituto Catalán de la Salud (ICS), que gestiona el 80% de los equipos de atención primaria, "se perdieron más de 900 facultativos debido a las recortes, de los que únicamente se han repuesto un centenar de profesionales a raíz del cumplimiento parcial de los acuerdos de salida de huelga de finales de 2018, que preveían una contratación de 309 nuevos médicos de familia".

Y exige al Departamento de Salud de la Generalitat que, para asumir las nuevas funciones de apoyo en el control epidemiológico y continuar atendiendo a la población con patología crónica "con unos estándares mínimos de calidad", realice "una inversión notable en recursos humanos, una provisión adecuada de material de protección individual contra el coronavirus y un rediseño organizativo y asistencial de la atención primaria, con el objetivo de absorber toda la actividad postergada por la pandemia sin poner en peligro ni los profesionales ni los usuarios ".
 
Además, pide la calificación de "enfermedad profesional" para los facultativos contagiados por coronavirus, un "complemento específico especial de peligrosidad" y la "reversión de los recortes" aplicados desde 2010, que han supuesto una pérdida del 30% del poder adquisitivo del médico. "Es necesario que se reconozca a todos los niveles el papel fundamental del profesional de la Medicina Familiar y Comunitaria, no sólo en la contención de la expansión de la Covid-19, sino también en la humanización del ejercicio médico", defiende el sindicato.

 

Para encarar con garantías la nueva etapa de la Covid-19, el primer nivel asistencial de la comunidad autónoma precisa mil profesionales más, según el sindicato profesional. coronavirus Off Redacción. Barcelona Off