Médicos especialistas y a la vez polivalentes es lo que necesita el sistema de salud

Opinión
soledadvalle
Covid-19
Médicos MIR

Una de las lecciones que ya podemos anticipar de la gestión clínica de la crisis sanitaria que padecemos ha sido la necesidad de contar con profesionales sanitarios polivalentes que, sin renunciar a su especialización, estén mejor preparados para afrontar la atención que requieren los ciudadanos. Hemos visto como muchos de estos profesionales se han reinventado y han asumido funciones que en su vida profesional anterior a la pandemia no se habrían imaginado que realizarían.

La troncalidad pretendía romper los compartimentos estancos aislados entre sí de las diferentes especialidades

La Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias de 2003 preveía que la formación especializada en ciencias de la salud por el sistema de residencia se podía agrupar siguiendo criterios de troncalidad, con la pretensión de que los médicos y otros profesionales sanitarios mediante las competencias adquiridas en el periodo de formación troncal, aprendieran a abordar desde las primeras etapas de su formación especializada, los problemas de salud de una manera integral y a trabajar de forma más adecuada para poder proporcionar a los pacientes una atención más eficaz en la resolución de sus problemas de salud, con un enfoque pluri y multidisciplinar.

La troncalidad pretendía romper los compartimentos estancos aislados entre sí de las diferentes especialidades, que ha derivado en un excesivo encasillamiento, posibilitando una mejora de la calidad de la atención y la seguridad de los pacientes a partir de una visión integral de los mismos. ¿No es eso lo que la pandemia del Covid-19 ha evidenciado que necesita el sistema de salud?

¿Qué ha pasado con esta muy loable intención de la ley de ordenación? Pues que diecisiete años después sigue sin desarrollarse. Once años tardó el desarrollo normativo mediante real decreto que reguló la troncalidad que adscribía las diferentes especialidades médicas a diferentes troncos con el fin de que los residentes adquirieran competencias nucleares y comunes a varias especialidades. El tronco médico de una duración de dos años lo integraban 21 de las 39 especialidades existentes.

El Ministerio de Sanidad trabajaba con la previsión de que la primera convocatoria de MIR’s troncales fuera la de 2018-2019, pero esta expectativa se truncó cuando el Tribunal Supremo, en sentencia de 12 de diciembre de 2016, anuló el Real Decreto 639/2014, de 25 de julio, regulador de la troncalidad, estimando un recurso contencioso administrativo que interpuso la Sociedad Española de Inmunología. Desde la anulación de este decreto nada más se ha sabido sobre la regulación de esta materia que parece haber quedado en el fondo de un cajón del Ministerio de Sanidad.

Necesitamos profesionales sanitarios más polivalentes y sería deseable que con la lección bien aprendida, superando los corporativismos de las comisiones de especialidades y de las sociedades científicas, las administraciones competentes apuesten decididamente para una innovación docente que potencie, durante el periodo de formación especializada en ciencias de la salud por el sistema de residencia, la adquisición de competencias necesarias para una más adecuada respuesta asistencial de los médicos en el día a día de la atención sanitaria, pensando también que en el futuro posiblemente tendrán que hacer frente a nuevas pandemias que en opinión de los expertos en salud pública sufriremos.

Hay que darse prisa pues en el mejor de los casos no tendremos especialistas con formación troncal hasta dentro de nueve o diez años.

coronavirus Off Francesc José María Sánchez es socio director de FJM Advocats, SLP Opinión Opinión Off