MicroRNA circulantes, biomarcadores clave para detectar enfermedad coronaria estable

Un estudio en Journal of Internal Medicine, realizado por David de Gonzalo Calvo, Vicenta Llorente Cortés y Francesc Carreras, pertenecientes a dos grupos del Cibercv en el Instituto  de Investigación Biomédica Sant Pau (IIB Sant Pau) y el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (IIBB-CSIC) pone de manifiesto, basándose en una aproximación a la práctica clínica real, el potencial de los microRNA circulantes como biomarcadores de enfermedad coronaria estable en determinados grupos de pacientes.

Los microRNA son clave como biomarcadores no invasivos para diagnóstico, pronóstico e incluso evaluación terapéutica de enfermedades. Gracias a la investigación, se han analizado los niveles plasmáticos de un panel de 10 microRNA previamente descritos por los investigadores del Cibercv como indicadores de ateroesclerosis coronaria, en pacientes con sospecha de dolencia coronaria estable evaluados en la Unidad de Imagen Cardiaca del Hospital de la Santa Cruz y San Pablo.

Según apunta De Gonzalo, “nuestro estudio pone en relieve el potencial de los microRNA circulantes como biomarcadores de enfermedad coronaria estable y en este caso particular, los resultados apuntan a que constituyen biomarcadores útiles en determinados subgrupos de pacientes”.

De esta manera, parece ser que la utilidad de los microRNA es superior en fenotipos específicos de sujetos, por lo que “nuestro trabajo apoya la incorporación de nuevos indicadores moleculares en la toma de decisiones clínicas, facilitando con ello la atención médica personalizada”, De Gonzalo.

En este trabajo los investigadores recogieron muestras de plasma de 200 pacientes remitidos para angiografía coronaria clasificados según su gravedad, analizándose un panel de 10 microRNA previamente asociados con enfermedad coronaria estable. Después de un ajuste integral que incluyó factores de riesgo cardiovascular, uso de medicamentos y biomarcadores basados en proteínas, varios microRNA circulantes se asociaron de forma inversa con la extensión y gravedad de la ateroesclerosis. El análisis detallado como biomarcadores sugirió la pobre capacidad diagnóstica de los microRNA en términos de discriminación, evaluados tanto por separado como en combinación con la historia clínica, en la población completa. Sin embargo, su inclusión en árboles de decisión generó modelos que mejoraron la clasificación de casos y controles en determinados subgrupos de pacientes.

The post MicroRNA circulantes, biomarcadores clave para detectar enfermedad coronaria estable appeared first on Diariomedico.com.