No al cierre de la Escuela Andaluza de Salud Pública

Más de 13.400 personas habían firmado ya en Change.org, cuando entré a hacerlo yo misma, a favor de la campaña #NoalcierredelaEASP iniciada por el Comité de Empresa de la Escuela Andaluza de Salud Pública en contra de la proposición de Ley del grupo parlamentario del Partido Popular en la que se recoge la “extinción y disolución por fusión y transformación” de esta entidad, que es un referente para el Sistema Sanitario Público Andaluz, el conjunto de Sistema Nacional de Salud y nada menos que la Organización Mundial de la Salud (OMS, en 2017 renovó -hasta 2021- su designación como centro colaborador en Sistemas Integrados de Salud basados en Atención Primaria).

La Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas), tal y como informó Diario Médico, también ha pedido al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, que preserve esta institución por su alto valor científico y social.

“La Escuela Andaluza de Salud Pública es una institución de enorme prestigio por su relevancia investigadora, por su capacidad de provisión de directrices técnicas y por colaboración al desarrollo. Su alcance va más allá de Andalucía, al haber tenido un impacto internacional tremendo, en especial en Latinoamérica. Resulta de todas maneras incomprensible que se pueda echar a perder una marca como la de la Escuela, de gran prestigio internacional. La misma OMS la acreditó en su día como uno de sus selectos centros colaboradores, reconocimiento poco frecuente que expresa su valor, y que no debería perderse. La Escuela Andaluza de Salud Pública constituye un capital de alto valor en el ámbito de la salud para Andalucía y para España. Es una referencia en la promoción de la salud, en la prevención de la enfermedad, en la mejora de la calidad de los servicios sanitarios y en otros muchos ámbitos contribuyendo a unos sistemas de salud eficientes y de alto aprecio social”, defiende Sespas en la carta que le envió al presidente andaluz.

Y no exagera Sespas en su defensa de esa ilustre entidad andaluza, que en este periódico hemos seguido durante los últimos 27 años.

Es legítimo el objetivo del Gobierno bipartito del PP y Ciudadanos en la Junta de Andalucía de disolver “entes superfluos“, tal y como anunció públicamente en mayo del año pasado, pero este no sería el caso de la Escuela Andaluza de Salud Pública. También es lícito que intente mejorar el gobierno, la gestión, la eficiencia y los resultados de las entidades de las que es titular y que financia.

Pero también es de esperar que, con su consejero de Salud, Jesús Aguirre Muñoz, al frente, actúe con objetividad, racionalidad y prudencia, preservando y potenciando todo lo que de bueno ha dado de sí la sanidad pública andaluza para ella misma, la española y la internacional en las últimas décadas.    

 

The post No al cierre de la Escuela Andaluza de Salud Pública appeared first on Diariomedico.com.