Nuevos datos avalan la biopsia líquida para diagnostico temprano de cánceres de mama, ovario y cerebral

Tres investigaciones, presentadas en la Conferencia de Investigación del Cáncer NCRI 2019, que se está celebrando en Glasgow, Reino Unido, han reforzado el papel de técnicas no invasivas, como el análisis sanguíneo, para detectar u orientar el diagnóstico de cánceres como el de mama, ovario o cerebrales como el glioma. Se trata de un nuevo paso en el avance de la biopsia líquida diagnóstica

En el caso del cáncer de mama, investigadores del Centro de Excelencia para la Autoinmunidad en el Cáncer (CEAC) de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido, indican que su diagnostico podría adelantarse hasta cinco años, antes de que exista sintomatología clínica, con un análisis de sangre a través del que se identifica la respuesta inmune del organismo a las sustancias producidas por las células tumorales.

Paneles de detección en mama 

Las células cancerosas producen antígenos contra los que el organismo produce autoanticuerpos. Estos antígenos asociados a tumores (TAA) son buenos indicadores de cáncer para los que se han desarrollado paneles de TAA asociados con el cáncer de mama y que pueden detectarse en muestras de sangre de pacientes: en el estudio piloto  muestras de 90 pacientes con cáncer de mama y otras 90 pacientes sin enfermedad, en las que se empleó tecnología de detección (microarrays de proteínas) que les permitió examinar rápidamente las muestras de sangre para detectar la presencia de autoanticuerpos contra 40 TAA, asociados a cáncer de mama, y contra 27 TAA, que no se sabía que estaban relacionados con la enfermedad.

Daniyah Alfattani, coordinadora del estudio, ha señalado que el cáncer de mama induce autoanticuerpos contra paneles de antígenos específicos asociados a tumores. Identificando estos autoanticuerpos en sangre se pudo detectar el cáncer con una precisión razonable, dependiendo de los distintos paneles empleados”.

Se abre la posibilidad de usar un análisis sanguíneo para seleccionar casos de potencial riesgo de tumor mamario 

A pesar de que se necesita validar aún más esta prueba, “estos resultados son alentadores e indican que es posible detectar una señal precoz de cáncer de mama. Una vez que hemos mejorado la precisión de la prueba, se abre la posibilidad de usar un análisis de sangre simple para mejorar la detección temprana de la enfermedad. Ello sería especialmente relevante en países de bajos y medianos ingresos, así como método de detección más fácil de implementar en comparación con los actuales, como la mamografía”.

 Un programa de desarrollo y de financiación sólido permitiría, según los autores, que esta metodología estuviera disponible en la clínica en unos cuatro a cinco años. Una prueba similar se está ensayando en la Universidad de Escocia, Reino Unido, para el cáncer de pulmón sobre 12.000 personas fumadores con elevado riesgo de desarrollo de este tumor.

Algunos han sido asignados para someterse o no a un análisis de sangre de autoanticuerpos denominado ELISA (Early CDT-Lung). A los que dan positivo para los autoanticuerpos se les realiza una TAC cada dos años con el fin de detectar el cáncer de pulmón en sus primeras etapas, cuando es más fácil de tratar. El mismo grupo trabaja en pruebas similares para cáncer de páncreas, colorrectal e hígado.  

Poner en alza la determinación de CA125 

En la misma conferencia, Garth Funston, investigador clínico de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, ha vuelto a poner sobre la mesa el valor de medir en sangre los niveles de CA125 como herramienta útil para valorar la probabilidad de existencia de cáncer de ovario.  Aunque la prueba CA125 se usa en países de todo el mundo, el estudio presentado en la NCRI Cancer Conference es el primero con amplios datos que pone en valor esta prueba  como práctica general para evaluar a las mujeres con posibles síntomas de cáncer de ovario.  

Según Funston, “menos de la mitad de las mujeres con cáncer de ovario sobreviven durante cinco años después del diagnóstico. La mayoría carecen de diagnóstico hasta que la enfermedad está avanzada, lo que hace que sea más difícil de resolver. Los resultados podrían guiar a las mujeres y a sus médicos de primaria sobre si se necesitan pruebas más invasivas para detectar cánceres de ovario y de otro tipo o derivar  a aquellas  con mayor riesgo”. 

Los niveles de CA125 se utilizan en la práctica clínica, pero el nuevo estudio ha puesto en valor datos sólidos de esta determinación 

En el trabajo se incluyeron a  50,780 mujeres con posibles signos de cáncer de ovario y a las que se les realizaron pruebas de niveles de CA125 en sangre. Un 10% de las que presentaban niveles  anormalmente altos de CA125 en sangre tenían cáncer de ovario. “Esta cifra es mucho más alta de lo que se pensaba anteriormente y diez veces más elevada que la estimación dada en las directrices NICE (Instituto Nacional de Salud y Atención a la Excelencia) de 2011 del Reino Unido sobre diagnóstico de cáncer de ovario”, señala Funston.  En mujeres con 50 años o más y con resultados anormales, se descubrió que el 15% tenía cáncer de ovario, mientras que en las mujeres menores de 50 años con altos niveles de CA125, solo el 3% fueron diagnosticadas con cáncer de ovario. Los resultados también mostraron que alrededor del 17% de las mujeres de 50 años o más con un resultado anormal fueron diagnosticadas con otra forma de la enfermedad, como cáncer de páncreas, pulmón o útero.

Para Shibani Nicum, presidente del Grupo de Cáncer de Ovario del NCRI y consultor en la Universidad de Oxford, considera que “estos hallazgos podrían ayudar a los médicos a interpretar los resultados de las pruebas y dirigir sobre qué otras podrían necesitar sus pacientes. Por ejemplo, en una mujer mayor con un nivel anormal de CA125 debe considerarse de alto riesgo de cáncer de ovario. Incluso si no resulta tener cáncer de ovario, podría tener otra forma de la enfermedad y, de cualquier manera, probablemente necesitará una derivación urgente”.  

Inteligencia artificial para gliomas 

El análisis químico de muestras de sangre combinado, en esta ocasión, con un programa de inteligencia artificial, también parece útil para detectar signos tempranos de tumor cerebral y, por tanto acelerar su diagnóstico, según Paul Brennan, neurocirujano de la Universidad de Edimburgo, Reino Unido, que ha presentado un trabajo en la conferencia de Glasgow, y para el que “diagnosticar tumores cerebrales es complejo. Un dolor de cabeza podría ser un signo, pero es más probable que sea por otro motivo, por lo que no es práctico remitir al enfermo a un escáner cerebral. Este análisis podría identificar a quién priorizar para una prueba de imagen urgente”.

 En colaboración con Matthew Baker, de la Universidad de Strathclyde, Reino Unido, y director científico de ClinSpec Diagnostics, han desarrollado una prueba, la espectroscopía infrarroja, para examinar la composición química de la sangre, y que se combina con un programa de inteligencia artificial que puede detectar las pistas químicas que indican la probabilidad de un tumor cerebral.  De las muestras de sangre de 400 pacientes con posibles signos de tumor cerebral que habían sido remitidos para un escáner cerebral en el Western General Hospital en Edimburgo, Reino Unido, 40 presentaron tumores cerebrales.  

La valoración química más los datos de la inteligencia artificial se han mostrado muy precisos en la identificación de gliomas 

La prueba identificó correctamente el 82% de los tumores cerebrales, así como el 84% de personas que no presentaban, lo que significa que tiene una baja tasa de falsos positivos. En el caso del glioma, el cáncer cerebral más usual, la precisión de la técnica para detectar enfermedad tumoral fue del 92%. Los investigadores señalan que la misma técnica tiene el potencial de adaptarse a otros tipos de cáncer difíciles de diagnosticar: ovario, pancreático, intestinal y de próstata.

The post Nuevos datos avalan la biopsia líquida para diagnostico temprano de cánceres de mama, ovario y cerebral appeared first on Diariomedico.com.