Pacientes oculares en tratamiento con gotas y usuarios de lentillas, en el centro de la AF

Autocuidado
gemasuarez
Patologías oculares
Sociedades científicas recomiendan no usar lentillas para minimizar los riesgos de contagio por coronavirus.
Sociedades científicas recomiendan no usar lentillas para minimizar los riesgos de contagio por coronavirus.

"No por tener patologías oculares previas, los pacientes son más susceptibles al contagio por coronavirus ni a sufrir cuadros más graves. Sín embargo, hay que tener en cuenta que los que estén en tratamientos con gotas han de extremar las precauciones de higiene para no contagiarse. Lo mismo ocurre si esas gotas se las aplica otra persona". Así lo explica Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso, de la Unidad de Córnea y Cristalino del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, de Oviedo.

Por ello, el farmacéutico debe estar atento a este tipo de pacientes para explicarles la importancia de las medidas de higiene de manos y consejos a la hora de instilar correctamente las gotas sin riesgo de contagios. Además de la higiene, desde la farmacia se debe insistir en que continúen con los tratamientos prescritos por el oftalmólogo, como es el caso, por ejemplo, de las personas operadas de cataratas momentos antes de que estallara la crisis sanitaria. Según Fernández-Vega, "deben continuar con el mismo tratamiento previsto".

Tranquilizar es igualmente una labor importante a pie de mostrador. Desde que se declaró la pandemia los expertos han constatado, como recuerda este experto, que la hipertensión arterial sí es uno de los factores de riesgo para padecer coronavirus, ahora bien, no hay que confundirlo con la hipertensión ocular. Según el oftalmólogo, esta afección "no supone un riesgo", por lo que a los pacientes que la sufran hay que transmitir esta información para su tranquilidad.

Máxima precaución con las blefaritis

Otro consejo clave es evitar el contacto en los ojos, pero en individuos con enfermedades como blefaritis es del todo imposible. En estos casos, el especialista insiste en que "la higiene palpebral debe llevarse a cabo con extremo cuidado". Para estos pacientes, recomienda la siguiente pauta de higiene palpebral, que igualmente debe recordar el farmacéutico:

  • Colocar un pañuelo o toallita limpia debajo del grifo de agua tibia (que no queme) durante 15- 30 segundos y mantenerla sobre los párpados de ambos ojos.
  • Si la toallita se enfría volver a introducirla en agua tibia.
  • Una vez aplicada la toallita, realizar un masaje con el dedo índice en el bode de las pestañas, firme pero sin llegar a hacerse daño.
  • Para presionar sobre los párpados superiores el paciente debe mirar hacia abajo y para presionar sobre los inferiores, hacia arriba.
  • El último paso es la limpieza de los bordes palpebrales durante 30 segundos (como si fuera a desmaquillarse).

Aunque el médico propone una solución casera para la higiene (formulada con una parte de champú neutro con cuatro partes de agua), destaca que son útiles "las toallitas ya humedecidas y espumas limpiadoras que se dispensan en farmacias y que facilitan la limpieza palpebral".

En cuanto a los usuarios de lentillas, la Sociedad Española de Retina y Vítreo informa de que no hay evidencias hasta la fecha de que las personas sanas deban evitarlas o que este colectivo se encuentren en mayor riesgo de contraer una infección por coronavirus en comparación con quienes usan gafas. "Asimismo, no hay evidencia que sugiera una correlación entre el uso de lentes de contacto y la propagación de la Covid-19". Ahora bien, la misma sociedad constata que se sabe que el virus SRS-COV-2 "puede aislarse en la lágrima y conjuntiva y transmitirse por ellas". Por este motivo y, ante la excepcionalidad de la presente situación de pandemia, consería aconsejable que los ciudadanos no utilizaran lentes de contacto y éstas fueran sustituidas por las gafas correctoras, siempre que sus circunstancias personales lo posibiliten". 

Si hay que utilizarlas porque no hay otra opción, es importante que el farmacéutico traslade a los pacientes los consejos que aporta Fernández-Vega:

  • Hay que extremar la higiene de manos antes y después de colocarlas.
  • En caso de emplear lentes no desechables:
    • Hay que lavarse las manos antes y después de manipular las lentes
    • Limpiarlas con frote mecánico y un limpiador adecuado.
    • Enjuagarlas con una solución salina estéril.
    • Desinfectarlas con peróxido de hidrógeno al 3% y retrasar la neutralización hasta, al menos, 6 horas después de que el peróxido haya actuado sobre la lente en el frasco indicado para ello.
    • Después se incluirá en ese mismo recipiente una pastilla para la neutralización y las lentes se podrán usar una hora después de esto.
    • Enjuagar con una solución salina antes de insertar la lente en el ojo y lavarse las manos antes y después de colocarla

Pantallas protectoras

Aunque se está hablando mucho de las mascarillas, guantes y pantallas de protección para los ojos, Fernández-Vega defiende que las últimas no son necesarias para los pacientes con patologías oculares cuando salgan a la calle. En su opinión, "son muy recomendables para el personal sanitario que tiene trato directo con pacientes y que se pueden contagiar por aerosoles en contacto con la conjuntiva, pero para la población no sería necesario; lo importante es mantener la distancia de seguridad entre personas, lavarse frecuentemente las manos y el uso de mascarillas". En cualquier caso, dice que si alguien "quiere ponerse estas pantallas es una barrera más de protección frente al virus".

El farmacéutico debe saber que las personas con patologías previas no son más susceptibles al contagio por coronavirus ni a sufrir cuadros más graves, pero sí deben extremar, si cabe, las medidas de higiene. coronavirus Off Gema Suárez Mellado Farmacia Comunitaria Off