Primer paso para tratar la psoriasis por la vía de la interleucina-23

La nueva molécula biológica desarrollada por la farmacéutica Abbvie para la psoriasis, risankizumab, ha demostrado mejores resultados que el ustekinumab y el adalimumab tanto en eficacia como en mejora de la calidad de vida durante los estudios previos. Se espera que sea aprobada y comercializada en España a partir de principios de 2020, según la presentación de este anticuerpo monoclonal en el XXVII Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología (EADV) que se ha celebrado en París.
La farmacéutica Abbvie ha presentado los resultados de tres ensayos pivotales para el medicamento risankizumab, un anticuerpo monoclonal humanizado que inhibe la interleucina-23 (IL-23). La molécula todavía tiene que ser aprobada por las autoridades reguladoras y se espera que llegue a España a principios de 2020. Los últimos estudios consistieron en la comparación de sus efectos con los principales tratamientos biológicos actuales de la psoriasis: Stelara (ustekinumab) y Humira (adalimumab). Estos ensayos concluyen que la nueva molécula permite a los pacientes permanecer asintomáticos tras 16 semanas después de la toma.

Eficacia significativa

En los estudios ultIMMa-1 y ultIMMa-2, la nueva molécula se comparó con ustekinumab, principal componente del fármaco Stelara. Los resultados del análisis de 16 semanas de risankizumab indican un alto grado de eficacia comprendido entre el 90 y el 100 por ciento de mejoría, obteniendo un número significativamente mayor de pacientes con una puntuación de 0 en la PSS al cabo de un año (52 semanas) comparado con ustekimumab. “Sin embargo, además de comprobar su piel, cada vez nos fijamos más en lo que nos dice el paciente. En dermatología existe una escala, el índice de calidad de vida en dermatología (DLQI, por sus siglas en inglés), que resultó mejor con este tratamiento que con ustekinumab. Este cuestionario consulta aspectos como el picor, el escozor, el dolor y también la esfera social, profesional y sexual del paciente”, ha explicado Pablo de la Cueva, jefe del Servicio de Dermatología en el Hospital Universitario Infanta Leonor, en Madrid.

Kristian Reich.
Kristian Reich, de la Universidad de Hamburgo, Alemania.

IMMvent, el estudio que comparó risankizumab con adalimumab, obtuvo una puntuación de 0 o 1 en el índice DLQI, lo que significa que la psoriarisis no les afectaba en sus vidas. “La psoriasis es una enfermedad que conlleva una comorbilidad psicológica ya que produce a los pacientes vergüenza y ansiedad que pueden generar cierta depresión. Esto, unido a los picores y dolores propios de la enfermedad, provocan en los pacientes falta de rendimiento laboral y otras dificultades en su día a día. Risankizumab ofrece, por tanto, un aumento de las expectativas de los pacientes en cuanto a su calidad de vida”, ha asegurado Kristian Reich, del Dermatologikum Hamburg and SCIderm Research Institute de Berlín (Alemania) e investigador principal del estudio de risankizumab.

Mejor calidad de vida

Además, IMMvent registró mejoría para risankizumab en otros resultados percibidos por los pacientes (PRO, por sus siglas en inglés). Es el caso de las escalas hospitalarias de ansiedad, una escala de autoevaluación para medir depresión, ansiedad y estrés emocional: los pacientes que tomaron risankizumab informaron de una reducción mayor de la ansiedad y de la depresión que los de los anteriores estudios de ustekinumab.

Otro resultado común que se ha observado es “la pérdida de productividad laboral que con risankizumab se mitiga. Sin embargo, el aspecto más relevante de la molécula es la comodidad, ya que se administra de manera subcutánea cada tres meses, de manera que se reducen las visitas al hospital y se adapta mejor a sus vidas”, ha destacado De la Cueva. Ambos coinciden en que existen pruebas para asegurar que risankizumab será el mejor fármaco de su clase además del primer paso en el abordaje de la psoriasis por la vía de la interleucina-23.i

Inhibir la enzima JAK1 puede tratar la dermatitis atópica

Upadacitinib es un nuevo fármaco de la biofarmacéutica Abbvie para tratar la dermatitis atópica que ha sido sometido recientemente a un estudio de fase IIB sobre su eficacia y sobre los resultados observados por los pacientes durante 32 semanas. Las conclusiones se han expuesto en el XXVII Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología (EADV), en París, y demuestran que el tratamiento con esta molécula en diferentes cantidades (7,5 mg, 15 mg y 30 mg) mejoran el picor y las lesiones cutáneas derivadas de la enfermedad. Se trata de una molécula oral de una toma diaria que actúa como inhibidor selectivo de la enzima JAK1, que tiene un papel importante en varios trastornos inmunitarios. Se espera que upadacitinib obtenga su aprobación y se comercialice en España en 2019.

La dermatitis atópica es el tipo de eccema más común y más severo, y en la tercera parte de los afectados tiene un grado de moderado a grave, afectando a la calidad del sueño y al estado psicológico de estos pacientes. Por ello, otro ensayo ha probado el impacto de la terapia con upadacitinib (30 mg una vez al día) en el sueño de los pacientes, que mejoró considerablemente en la semana 16 con respecto a aquellos que tomaron placebo. “La dermatitis atópica es una enfermedad que tiene una gran afectación en la calidad de vida de las personas que la padecen. Tienen mucho prurito y, por ello, no duermen y disminuye su productividad en el ámbito laboral. Existen menos tratamientos para esta enfermedad, pero upadacitinib tiene buenas expectativas”, según Pablo de la Cueva, jefe del Servicio de Dermatología en el Hospital Infanta Leonor, en Madrid.

Gravedad y superficie

En la semana 16, los pacientes de cada grupo de upadacitinib fueron realeatorizados en una proporción 1:1 para seguir con la dosis del periodo 1 o con el placebo, es decir, retirarles el tratamiento. El grupo de placebo, por su parte, también fue realeatorizado para recibir 30 mg de upadacitinib administrado una vez al día o placebo. Quienes habían mantenido el tratamiento con upadacitinib durante todo el ensayo obtuvieron una mejoría tanto en la gravedad como en la superficie del eccema, comprendida entre el 44 y al 69 por ciento con respecto al valor basal. Además, destacó el grupo que fue tratado con placebo primero y realeatorizado para recibir la dosis de 30 mg, ya que sus eccemas mejoraron en cuanto a gravedad y en cuanto a superficie en un 97 por ciento con respecto al nivel basal en la semana 32. “Se ha visto que es un medicamento muy eficaz, pero todavía hay que conseguir la autorización. Además de las moléculas biológicas, se están produciendo a la vez otras moléculas orales como es el caso de upadacitinib, del que en los últimos congresos se han presentado muy buenos resultados. El tratamiento por la vía del Janus Kinasa (JAK1 en este caso) está resultando positivo y no sólo en dermatitis atópica, sino también en la artritis reumática o Crohn”, señala.
Para concienciar sobre las dificultades con las que viven a diario los pacientes con dermatitis atópica, la Federación Europea de Alergias y Enfermedades de las Vías Respiratorias (EFA) ha elaborado el informe Picor de por vida: calidad de vida y costes para las personas con dermatitis atópica. Los datos indican que el 45 por ciento tienen síntomas graves. El mismo porcentaje afirma que la enfermedad les ha condicionado sus relaciones.

The post Primer paso para tratar la psoriasis por la vía de la interleucina-23 appeared first on Diariomedico.com.