Recogida de firmas en contra de la gestión de la pandemia en Cataluña

Política y Normativa
carmenfernandez
Promovida por un grupo de mujeres de izquierdas y feministas
El presidente Quim Torra, en su despacho
El presidente Quim Torra, en su despacho

Un grupo mayoritariamente de mujeres, de izquierdas y feministas, entre ellas profesionales del sector sanitario, está recogiendo firmas, y ya ha logrado más de 1.500, en contra de la gestión que el gobierno catalán está haciendo de la crisis de salud pública por la Covid-19. El detonante de la iniciativa fueron unas declaraciones de la consejera de Presidencia y portavoz del Gobierno de la Generalidad de Cataluña, Meritxell Budó, afirmando que "si Cataluña hubiera sido independiente el número de muertos y de infectados por el síndrome de la Covid19 hubiera sido menor". “Las personas que firmamos este manifiesto pedimos al Gobierno de la Generalitat y sus consejeros, que dejen de una vez por todas de hacer propaganda, asuman sus responsabilidades y se comporten de forma solidaria y empática, que piensen en el bien de la ciudadanía como objetivo primordial y que trabajen especialmente para mejorar las condiciones de vida de las personas dejando de practicar políticas partidistas, confrontadas y interesadas”, comienza el manifiesto para el que buscan apoyo masivo. Sus promotores son, entre otros, Ares Cases Castellet, politóloga y consultora de Asuntos Públicos; Mercè Claramunt, abogada; Esperanza Velasco, arquitecta; Pep Martí, médico y miembro fundador de Marea Blanca de Cataluña; Isabel Giralt, médica acupuntora; Carmen Domingo, escritora, y Laura Anzizu, pedagoga, entre otros. Entre los firmantes hay personas muy conocidas en sus diferentes ámbitos: Javier Marías, Nicolás Sartorius, Isabel Coixet, Lluís Rabell, Perico Pastor y Ramón de España

En el documento exponen varios ejemplos de lo que piden y defienden:

- “Situación insostenible de las residencias de ancianos, competencia exclusiva de la Generalidad. Las residencias de ancianos en Cataluña han tenido una gestión nefasta respecto a las personas que han enfermado en este proceso con el resultado de un gran número de defunciones así como de una mala protección de sus trabajadores y trabajadoras que, en muchos casos, han caído enfermos. Esta situación ha sido fruto de un abandono y de una externalización anterior con fines excesivamente y claramente lucrativos y también de la terrible y pasiva actuación del Departamento de Asuntos Sociales que, antes de traspasar las competencias a Salud, vio morir muchas personas mayores en condiciones más que penosas, pese a la insistencia desesperada de los ayuntamientos y de las propias residencias. Todavía hoy recibimos noticias de personas que trabajan en residencias sin repuestos de los materiales de protección”.

- “Situación insostenible de la sanidad catalana que sufrió las mayores y más tempranos recortes en todo el Estado español- acción de CiU, actualmente JuntsxCat en el Gobierno de Cataluña-. Ha habido mucho sufrimiento en esta pandemia, en parte también, debido a estos recortes y una asistencia primaria sin recursos ni apoyo suficiente para haber detectado la situación”.

- “Actuación irresponsable del presidente Torra con declaraciones inconsistentes y fuera de lugar, más pensadas en ir a la contra del Gobierno central, que en unir esfuerzos en la situación de alarma que estamos sufriendo. Un claro ejemplo es la demanda de las salidas de niños y niñas sin competencias una semana después de haber hecho una fuerte campaña contra el Gobierno del Estado exigiendo la continuación del decreto de alarma sólo con servicios esenciales. Todo ello con un relato de superioridad y desprecio al Gobierno central con quejas en entrevistas con medios de comunicación internacionales despotricando y tergiversando sus actuaciones”.

- “Propuesta irresponsable, también por parte del presidente Torra, de un pasaporte inmunológico que sería un escándalo desde el punto de vista de la bioética, de la privacidad y de la protección de datos y que ha sido presentada sin tener el visto bueno de los miembros del gobierno y que ha recibido el rechazo de muchos expertos en salud pública”.

- “Declaraciones ridículas y fuera de lugar del consejero (de Interior) Buch en relación al número de mascarillas que han llegado a Cataluña y que tenía que ver con un redondeo del número y no con un agravio dirigido a nuestro país, como él afirmaba”.

- “Presentación en plena crisis sanitaria de un decreto ley con medidas para paliar los efectos de la pandemia que incorpora un punto por el que se aumentará en un 0,9% el sueldo de los ex presidentes de la Generalidad de Cataluña”.

- “Rechazo inicial de las ayudas propuestas por la UME pensando más en la ganancia política que en la salud de la ciudadanía y presentándolas como una intolerable invasión de Cataluña”.

- “Hospitales concertados y sociosanitarios que no han recibido a tiempo el material sanitario suficiente y adecuado por parte del Departamento de Salud, generando un peligro laboral en el personal sanitario, que en muchos casos ha sido infectado”.

- “Decisión por parte del Gobierno de la Generalitat de pagar más de 43.000 € a la sanidad concertada y privada para cada cama de UCI ocupada durante la pandemia sin tener en cuenta la duración de la estancia; una clara actuación de apoyo excesivo y desproporcionado a las instituciones privadas que merecen recibir compensación económica por el trabajo hecho pero una vez valorado cada caso de forma conveniente”.

- “Mala gestión de los datos estadísticos recogidos por la Generalitat de Cataluña con cifras incongruentes y variables según el día (por poner un ejemplo, en Lérida el día 21 de abril se presentan "menos" 6 defunciones) de forma que no pueden ser comparables entre ellas ni con otras CCAA ni con las de la OMS. Además durante demasiado tiempo no se han dado a conocer datos de ningún tipo sobre las residencias: ni personas infectadas, ni enfermas ni muertas”.

Uso de los medios públicos

El manifiesto añade estos otros dos motivos para adherirse a el:

- “Tergiversación sesgada de la información por parte de los medios de comunicación públicos catalanes contraprogramando las comparecencias del Gobierno español y expresando quejas continuas contra sus actuaciones, buscando protagonismo total y exclusivo de los miembros del gobierno (catalán), sin ningún espacio para la oposición y tergiversando descaradamente las noticias: ejemplos son cuando se dijo que el Ayuntamiento de Barcelona estaba sobrepasado por el tema de las residencias y pedía ayuda a la Generalitat, que es quien tiene las competencias, o cuando se repitió una y otra vez que el presidente Sánchez haría el desconfinamiento total, cuando lo que pretendía era rebajarlo sólo en industria y construcción”.

- “Las competencias en sanidad eran plenamente de la Generalitat de Cataluña hasta el 14 de marzo día en el que se decretó el Estado de Alarma y que se limitaron en sólo en una parte. Aun así anteriormente al 14 de marzo, el Departamento de Salud y la Generalitat hicieron muy poco para proteger a la población, para preparar los centros sanitarios y sus profesionales, para asegurar material de protección y de detección de la enfermedad y, aun menos, para velar por las personas de las residencias de ancianos. Hoy, la Generalitat aún tiene competencias para hacer muchas acciones en sanidad que pueden ayudar a mejorar las condiciones de la población y, sin embargo, el Gobierno dedica parte de sus esfuerzos a criticar y enfrentarse con el Gobierno central, lejos de la necesaria colaboración plena y constructiva que habría”.

Un grupo de mujeres de izquierdas y feministas ha logrado ya 1.500 firmas en apoyo de un manifiesto de denuncia de la gestión de la pandemia por parte del Gobierno de la Generalitat, que preside Quim Torra. coronavirus On Redacción. Barcelona Off