Reconocen como buena práctica el distintivo andaluz ‘Centros contra el dolor’

Una de cada seis personas en el mundo sufre dolor crónico, algo que tiene un impacto directo en la calidad de vida. Para enfrentar esta situación nació el distintivo Centros contra el dolor, que otorga la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA) a través del Observatorio para la Seguridad del Paciente, y que ha recibido el reconocimiento como Buena Práctica del Sistema Nacional de Salud en el Consejo Interterritorial del SNS, cuya entrega se realizará el próximo 25 de octubre en un acto oficial que se celebrará en el Ministerio de Sanidad.

Con el objetivo de fomentar la adopción de buenas prácticas en la atención del paciente con dolor, ofreciendo a los centros y unidades sanitarias unos criterios de calidad con los que guiar y mejorar su atención a estas personas, la ACSA ofrece en torno a setenta recomendaciones que se diferencian según el ámbito al que se aplican y el tipo de dolor que el paciente experimenta.

En este sentido, “el distintivo -que tiene una validez de cinco años- tiene cuatro modalidades con sus respectivas recomendaciones: 65 van dirigidas a luchar contra el dolor perioperatorio, 67 se aplican al dolor crónico, 51 al dolor asociado a procedimientos y 57 al ámbito de las urgencias y emergencias”, destaca Antonio Torres, director de la ACSA.

Cada ámbito tiene características específicas que se reflejan en los enunciados de las recomendaciones, aunque existen grandes categorías que se aplican a todas porque abordan aspectos transversales: la información que se proporciona al paciente y su educación sobre el abordaje del dolor; la formación de los profesionales; la evaluación sistemática del dolor y sus características; el tratamiento del dolor en el proceso asistencial; el seguimiento del paciente y la documentación y registro de las intervenciones; el análisis de resultados, la seguridad del paciente en el manejo del dolor y la implantación de mejoras; y, finalmente, la estructura organizativa que apoya la atención al dolor.

Proceso

Según Torres, “los centros y unidades interesados en adquirir este distintivo tienen a su disposición una aplicación web donde pueden realizar todo el proceso”. Tras enviar una solicitud con los datos del centro a través de un formulario on line, los responsables obtienen acceso a la aplicación donde pueden realizar su autoevaluación, comprobando su nivel de cumplimiento en cada una de las recomendaciones.

En este proceso, además de servir como patrones de referencia, las recomendaciones permiten que los centros analicen su trabajo, ayudándoles a detectar debilidades y encontrar nuevas soluciones para mejorar el tratamiento del dolor.

Al final, los evaluadores de la ACSA validan la autoevaluación comprobando la documentación y las evidencias aportadas por los responsables y, en función del grado de cumplimiento de las recomendaciones, otorgan el distintivo de Centros contra el dolor.

“No se trata de conseguir un diploma, sino de utilizar el distintivo como muelle para impulsar la cultura de la seguridad y conseguir mejoras en la atención a los pacientes con dolor”, afirma Torres. Puede solicitar el acceso al distintivo cualquier centro sanitario, de titularidad tanto pública como privada, cuya actividad pueda suponer situaciones de dolor para los pacientes.

En este sentido, están admitidas unidades tanto de atención primaria como hospitalaria, centros y unidades de urgencias y emergencias, áreas de gestión sanitaria y también servicios que trabajan interniveles. Además, este reconocimiento no está circunscrito al ámbito nacional, sino que está abierto también a entidades de otros países que quieran sumarse a la iniciativa.

“Desde la ACSA valoramos los procedimientos y las iniciativas puestas en marcha por la unidad o centro para abordar la atención al dolor desde múltiples perspectivas: por ejemplo, cómo se informa y se involucra al paciente en el conocimiento y la gestión del dolor, o qué herramientas se proporcionan a los profesionales para mejorar la atención que prestan a las personas con dolor”, expone Torres.

En cada ámbito, las recomendaciones permiten valorar el desempeño del centro o unidad en criterios de calidad específicos, que los evaluadores comprueban en la fase de autoevaluación.

Datos

Hasta la fecha ya son 136 los centros y unidades del Sistema Sanitario Público de Andalucía que cuentan con este distintivo. Entre ellos, 70 de atención primaria (unidades de primaria, centros de salud, distritos), 58 de atención hospitalaria (hospitales y unidades de atención hospitalarias) y 8 servicios provinciales del 061.

Además, “hay más de 700 centros y unidades que en estos momentos están trabajando para obtener el distintivo”, adelanta a DM el director de la ACSA.

Por otra parte, los expertos del Comité Técnico Asesor que elaboran los actuales manuales de recomendaciones y el equipo de evaluadores externos ya están trabajando en la siguiente versión de estos manuales, afinando y depurando los contenidos, la metodología de evaluación, y proponiendo mejoras a la aplicación informática que da soporte al proceso. “Entendemos que el distintivo Centros contra el dolor asociado a procedimientos va a ser uno de los que mayor desarrollo alcance en los próximos tiempos”, augura Torres.

Esta iniciativa forma parte de una estrategia mucho más amplia, el Plan Andaluz de Atención a las Personas con Dolor, puesto en marcha por la Consejería de Salud en 2009 para concienciar y encontrar soluciones integrales a este problema. Hasta ahora, el desarrollo del plan ha permitido que el 80 por ciento de los problemas de dolor sea abordado en atención primaria, con un fuerte protagonismo de la enfermería. De hecho, un elemento clave en el que ya están trabajando es aprovechar las TIC, la salud móvil, para facilitar la autogestión y el autocuidado en el dolor crónico.

The post Reconocen como buena práctica el distintivo andaluz ‘Centros contra el dolor’ appeared first on Diariomedico.com.