Revisión clínica

Diagnóstico

El diagnóstico de la candidiasis invasiva es difícil. Como en la mayoría de las infecciones, el método gold estándar es el cultivo positivo de un sitio estéril o un estudio histopatológico; pero estos dos métodos tienen una sensibilidad limitada, haciendo que el diagnóstico sea difícil y forzando al clínico a considerar la presentación clínica y los factores de riesgo para decidir el tratamiento empírico.

La Candida tiene un crecimiento lento y la infección bacteriana concomitante puede hacer que disminuya la posibilidad de resultados positivos de los cultivos de sangre. Los cultivos de sangre pueden ser negativos hasta en 50% en casos de candidiasis diseminada, y pese a que han mejorado las técnicas de cultivo de sangre, sólo se ha incrementado la sensibilidad al 70% (5,3).

Los cultivos de sitios no estériles son más difícil de interpretar, y es difícil discernir entre contaminación y colonización (3). La demostración histológica de levaduras, micelios o ambos es considerada definitiva para el diagnostico de invasión, pero son exámenes invasivos y no siempre son factibles en los pacientes de UCI (5).

El desarrollo de nuevas técnicas de cultivo, test serológicos, marcadores genéticos y técnicas de biología molecular permitirán una forma rápida y eficaz de identificación de la Candida (5). Los test serológicos creados, son de los componentes de la pared celular, de los metabólicos de la membrana celular y del citoplasma celular que están disponibles con sensibilidad y especificidad variables.

Se han desarrollado técnicas que permiten detectar el DNA en forma temprana durante el curso de la enfermedad (12), y estudios del antígeno de especies de Candida (Ramco CandTec serum antigen test) y serología de anticuerpos (Candida HA test) que son recomendados para confirmar el diagnóstico de candidiasis invasiva. Cambios futuros incluirán el desarrollo de sistemas simplificados técnicamente y con mejor costo-efectividad, los cuales proveerán una mejor detección de los patógenos fúngicos (13,14).

Los test de susceptibilidad antifúngica también resultan de utilidad, particularmente en casos donde las elecciones terapéuticas son limitadas debido a factores relacionadas con el paciente, interacciones medicamentosas y falla en el tratamiento (5).

Diagnóstico físico

El diagnóstico físico de la infección micótica invasiva es difícil como los test de laboratorio, porque en la mayoría los síntomas no son específicos; mialgias y lesiones cutáneas pueden estar relacionadas con infecciones por Candida spp. La endoftalmitis está presente en 30% de los pacientes con candidemia, su presencia está aceptada como criterio diagnóstico de candidiasis invasiva (Tabla I).

<b data-recalc-dims=Tabla 1. Criterios diagnósticos para infección micótica diseminada.» align=»» border=»» hspace=»8″ vspace=»3″ />
Tabla 1. Criterios diagnósticos para infección micótica diseminada.

 

Diagnóstico Clínico

Se han realizado estudios para diseñar un sistema simple que pueda ayudar a los clínicos a diferenciar entre colonización e infección, para decidir inicio del tratamiento antifúngico. Se ha creado un índice de colonización llamado candida score como una herramienta diagnóstica para detectar pacientes de alto riesgo, que considera factores de riesgo como cirugía, colonización multifocal, nutrición parenteral total y sepsis severa, entre otros (Tabla II) (1). El catéter venoso central no fue considerado como un factor de riesgo importante para infección por Candida. Un índice de colonización mayor de 2,5 permite seleccionar pacientes de alto riesgo y a quienes se beneficiarían de un tratamiento temprano. Tiene una sensibilidad de 100% y una especificidad de 66,7% (1,3,8,15).

<b data-recalc-dims=Tabla II. Factores de riesgo para infección micótica diseminada e invasiva.» align=»» border=»» hspace=»8″ vspace=»3″ />
Tabla II. Factores de riesgo para infección micótica diseminada e invasiva.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.