Resplandores en la antesala de la muerte

Mujer de 37 años durante un parto: “Sentí que acababa de morir e iba al cielo. Escuché voces; estaba segura de que no volvería. Era extraño. No podía controlar mi cuerpo”.

Mujer de 28 años que sufrió agresiones físicas: “A veces me despierto por la noche y no puedo moverme. Veo cosas extrañas, como espíritus o demonios en mi puerta, que se acercan a mi lado. Pienso que es un sueño, cuento hasta tres y cierro los ojos”.

Mujer de 32 años: “Cuando tenía 8 años de edad estuve a punto de ahogarme en el mar. Sentí una paz absoluta. Veinte años después todavía puedo recordar aquella increíble sensación”.

Son tres de los 289 testimonios de 35 países sobre experiencias cercanas a la muerte (ECM), recogidos por un equipo del Hospital de Copenhague, del Centro de Investigación de Accidentes Cerebrovasculares de Berlín y de la Universidad noruega de Trondheim, y presentados a finales de junio en el 5º Congreso de la Academia Europea de Neurología, en Oslo.

Analizados desde la filosofía, la religión, la psicología, la neurología y hasta el esoterismo, estos fenómenos se producen durante los infartos, los accidentes de tráfico, los ahogamientos o ataques bélicos, e incluyen una gran variedad de síntomas físicos y espirituales: sensaciones extracorpóreas, alucinaciones, pensamientos acelerados, destellos luminosos al final de un túnel, cantos angélicos y distorsión del tiempo. Según el mencionado estudio afectarían a casi el 10% de las personas, cifra muy superior a estudios anteriores. Los síntomas más frecuentes serían percepción anormal del tiempo (87%), velocidad excepcional del pensamiento (65%), sentidos muy vívidos (63%) y sensación de estar fuera del cuerpo (53%).

De los 289 testimonios, 106 alcanzaron el umbral mínimo de 7 en la Escala de Greyson de Experiencia de Muerte Cercana, que pregunta sobre 16 síntomas. Para el 73% de todos los encuestados la experiencia fue desagradable. Sin embargo, para el 53% de aquellos con una puntuación de 7 o más en la escala de Greyson (ECM confirmada), la vivencia fue agradable; solo a un 14% no le gustó. Un estudio similar del Hospital Universitario de Lieja, en Bélgica, sobre 154 personas, publicado en julio de 2017 en Frontiers in Human Neuroscience, observó sentimientos de paz (80% de los participantes), luces brillantes (69%), visiones de espíritus y personas (64%) y sensaciones extracorpóreas (35%). Y otro muy conocido, el Awareness during Resuscitation, dirigido por Sam Parnia, de la Universidad Estatal de Nueva York, con datos de 2.060 pacientes de 15 hospitales de Estados Unidos, Reino Unido y Austria, y publicado en 2014 en Resuscitation, detectó que solo un pequeño porcentaje (2%) de los que sobrevivieron a un infarto recordaron sensaciones compatibles con ECM, en general positivas.

Kurt Gray, de la Universidad de Carolina del Norte, publicó en 2017 en Psychological Science otro análisis sobre los sentimientos de enfermos terminales y de condenados a muerte. “En nuestra imaginación -escribía-, la muerte es solitaria y sin sentido, pero las publicaciones finales de los blogs de pacientes terminales y las últimas palabras de presos en el corredor de la muerte están llenas de amor, conexión social y significado”. Unos y otros se centraban en aspectos e ideas que les ayudaban a dar sentido a la vida, incluyendo la religión y la familia, quizá como vías de calmar la ansiedad ante la muerte cercana. “Actualmente, el sistema médico está orientado a evitar la muerte, considerada como terrible y trágica. Pero nuestro trabajo sugiere que la muerte se afronta en general más positivamente de lo que la gente espera”.

En el estudio presentado en Oslo, los investigadores encontraron una asociación entre las ECM y la intrusión del sueño REM en un desvelo nocturno: cerebro activo, sueños vívidos, alucinaciones visuales y auditivas, y parálisis temporal. La intrusión de sueño REM fue más común en personas con puntuaciones de 7 o más en la escala de Greyson (47%) que en las demás (26%), o en aquellas sin tales experiencias (14%). Daniel Kondziella, neurólogo de la Universidad de Copenhague, afirma que, “aunque tal asociación no significa causalidad, los mecanismos fisiológicos que subyacen al sueño REM podrían ayudar a nuestra comprensión de las experiencias cercanas a la muerte”.

Lucidez paradójica ante la muerte

El fenómeno se puede relacionar de algún modo con la lucidez terminal, descrita ya en la medicina antigua, que se observa en personas muy deterioradas o dementes: despertar repentino, actitud normal con los familiares y fallecimiento rápido. La revista Alzheimer’s & Dementia publica este mes un trabajo dirigido por el anestesiólogo George Mashour, director del Centro para la Ciencia de la Conciencia de la Universidad de Michigan, sobre la lucidez paradójica en la demencia. “Hemos asumido que la demencia avanzada es un proceso neurodegenerativo irreversible. Pero si el cerebro es capaz de acceder a algún tipo de configuración de red funcional durante la lucidez paradójica, incluso en la demencia grave, habría un componente reversible”.

El artículo documenta casos y análisis anteriores, incluidos enfermos de Alzheimer, que se comunican y recuerdan cosas con normalidad al final de la vida, ante el asombro de sus cuidadores. “La acumulación de informes anecdóticos -dice Basil Eldadah, otro de los autores- debe llevarnos a una mejor caracterización de esta lucidez en sus presentaciones y a elaborar métodos para evaluarla de forma retrospectiva o en tiempo real”. En 2013, Mashour y su equipo ya publicaron un estudio que mostraba características cerebrales eléctricas indicativas de un estado consciente después de un paro cardíaco. “No sabemos si pasa lo mismo con la lucidez paradójica, pero el hecho de que ocurra antes de la muerte sugiere que podría haber algún mecanismo neuronal común”. Estudiar el fenómeno no es fácil, dada su naturaleza fugaz: desde unos pocos segundos hasta, como máximo, varios días para una pequeña minoría de casos. Y hay que considerar las importantes implicaciones éticas de autonomía del paciente e interacción con los familiares.

The post Resplandores en la antesala de la muerte appeared first on Diariomedico.com.