Sanidad da su brazo a torcer y valorará sobre 10 el expediente de todos los MIR

MIR
franciscogoiri
Tras el dictamen de la Abogacía del Estado
Un hombre lleva los exámenes MIR-EIR 2020
Llegada de los exámenes MIR-EIR 2020

Donde hay Abogacía del Estado no manda Ministerio de Sanidad, o así al menos lo ha entendido el departamento de Salvador Illa, que ha dado su brazo a torcer y, finalmente, admitirá a trámite la reclamación de todos los MIR que pedían a Sanidad que valorará su expediente académico de grado sobre una nota de 10, y no sobre 4, como había hecho inicialmente.

La medida afectaba nada menos que a 4.700 de los más de 12.000 aspirantes que concurrieron al último examen MIR y superaron la prueba. Ese 38,6% de los aprobados habían presentado fuera de plazo la documentación académica que el Ministerio de Sanidad les exigía para valorar su expediente académico de grado sobre 10, en sintonía con los nuevos criterios de valoración que entraron en vigor el pasado mes de septiembre y que regían ya para la actual convocatoria.

El plazo límite fijado por Sanidad para presentar la documentación expiró el pasado 6 de febrero, exactamente 12 días después de la fecha de realización del examen, pero a esos casi 5.000 aspirantes se les pasó el plazo, presentaron tarde los papeles y vieron cómo sus notas de la carrera eran valoradas con otro criterio diferente al que se usaba para sus compañeros. Y la diferencia no es baladí, porque el expediente final del grado supone nada menos que un 10% del valor total de la prueba, y puede determinar qué especialidad eliges y dónde.

4.700 aspirantes habían presentado fuera de plazo la documentación exigida

Tras la publicación de los resultados provisionales de la prueba, los despistados aprovecharon el periodo de reclamación para pedir al departamento de Illa que admitiera la documentación. Parte de los afectados, concretamente los que ya se habían presentado al examen en convocatorias previas, alegaron incluso que la documentación reclamada obraba ya en poder de la Administración, por haberla aportado en dichas convocatorias. Sanidad se negó, pero dijo que había elevado una consulta a la Abogacía del Estado para dilucidar si su negativa era correcta.

Y la Abogacía del Estado le dice ahora que no, que no es correcta, y que esa documentación "debe ser tenida en cuenta, a efectos de valoración de méritos". El Cuerpo Superior de Abogados del Estado le tira de las orejas a Sanidad amparándose, además, en varias sentencias del Tribunal Supremo relativas a procesos de selección de personal.

"Es excesivo y falto de proporcionalidad" privar a alguien de presentar un mérito

En concreto, la Abogacía le recuerda al ministerio que "ha de darse la posibilidad de que los méritos defectuosamente acreditados en los procesos selectivos puedan ser objeto de subsanación, estimándose excesivo y, por tanto, no acorde con el principio de proporcionalidad, privar a un aspirante de la valoración de un mérito (...) aunque no hubiera satisfecho alguno de los requisitos meramente formales". Léase, los plazos de presentación estipulados.

Si este criterio es válido para procesos selectivos donde es obligatoria la presentación de esa documentación, la Abogacía entiende que "con mayor razón ha de aplicarse en aquellos casos en que, como el que nos ocupa, la presentación de la documentación para la valoración de los méritos es facultativa". O, dicho de otra forma, si la presentación del expediente de grado es vital para valorar los méritos de los MIR, no puede haber agravios comparativos entre aspirantes.

Nadie se lo 'saca de la manga'

Y dice más la Abogacía del Estado, por si el ministerio tuviera la mosca detrás de la oreja con respecto a los rezagados; dice que "una certificación académica o un título de doctor no se pueden fabricar en el periodo que se concede a los interesados para presentar sus reclamaciones, porque, en todo caso, se trata de circunstancias de hecho materiales anteriores incluso a la publicación de la propia convocatoria".

Y además le recuerda a la Dirección General de Ordenación Profesional del ministerio que, en última instancia, este órgano tiene la potestad de revisar la documentación presentada "y comprobar si es anterior o posterior a la fecha en que los méritos deben ser acreditados".

Cabe recordar que el Real Decreto 1125/2003 modificó el pasado 5 de septiembre el criterio de valoración del expediente académico de grado, que hasta esa fecha se hacía sobre base 4, y estableció un sistema de clasificación sobre base 10, atendiendo así las reclamaciones de decanos y estudiantes de Medicina, que consideran que este nuevo modelo es más justo para valorar el esfuerzo académico de los estudiantes durante la carrera.

La Abogacía del Estado le ha dicho a Sanidad que debe puntuar por igual el expediente académico de todos los MIR, incluso de quienes entregaron la documentación fuera de plazo. Off Francisco Goiri. Madrid Profesional Joven Off