home Tecnología Sanitas crea protocolos para las consultas no presenciales

Sanitas crea protocolos para las consultas no presenciales

Desde que iniciara su servicio de consultas no presenciales a principios de esta década, el uso de esta fórmula por parte de los asegurados de Sanitas no ha dejado de crecer. Ya son el 8% de las consultas las que se realizan por medios telemáticos (teléfono, e-mail, chat o videoconferencia), y el objetivo de la compañía es que lleguen a ser el 25% el próximo año.

Este volumen de consultas alternativas, que suponen cerca de 25.000 anuales, llevó a los profesionales a plantear la necesidad de ordenarlas: “Las consultas no presenciales suponen un nuevo canal de comunicación que surge en el contexto de la sociedad en que vivimos y, a juzgar por la demanda social que existe de este tipo de vías, es lógico que no dejen de crecer”, explica a Diario Médico Domingo Marzal, director de Innovación y Estrategia Médica Digital de Sanitas.

Marzal, a la sazón cardiólogo que aprovecha en sus consultas las ventajas de la digitalización, aterrizó en la compañía hace año y medio y pronto contactó con otros médicos de los hospitales del grupo con el objetivo “de protocolizar este tipo de consultas”, que se emplean en 33 especialidades diferentes médicas y quirúrgicas.

Esta idea se ha concretado en sendos documentos en que se define “en qué situaciones de la práctica clínica, tanto en primeras visitas como en sucesivas, es posible resolver la consulta sin necesidad de que el paciente se desplace”. Estos documentos, elaborados por en torno a 160 médicos y jefes de servicio de cada una de las especialidades, están disponibles por el momento en la página web y la app para profesionales de Sanitas.

Para todos

Sin embargo, “la idea es que, en un futuro, las pueda utilizar libremente cualquier profesional que tenga la opción de recurrir a este tipo de consultas; con la ciencia no se negocia”, sentencia Marzal.

Aunque cada una de las guías es específica de una especialidad, sí existen algunas líneas transversales comunes: “En la mayoría de los casos se recoge la posibilidad de usar la consulta telemática para segunda opinión, sucesivas que no requieran exploración física, comunicación de resultados de estudios que sean especialmente delicados -en cuyo caso se prefiere el cara a cara-, seguimiento de patologías crónicas, dudas sobre urgencias y primeras visitas cuando el propio paciente duda de si es necesario acudir al centro médico”.

El objetivo de estos protocolos son “dotar a los médicos de una guía, un marco científico para tomar decisiones, algo con lo que están acostumbrados a trabajar”.

Según los datos de Sanitas, la mayoría de las videoconsultas se producen por teléfono y tienen una media de duración de ocho minutos. De acuerdo con un artículo publicado en The New England Journal of Medicine, los pacientes prefieren este canal de comunicación con su propio médico, que ya les trata (en el 70% de los casos, las videoconsultas tuvieron lugar con el médico habitual); además, tiene un altísimo índice de fidelidad, y es que nueve de cada diez pacientes que prueban la videoconsulta la repetirían.

“El paciente que lo prueba, repite”, comenta Iñaki Ereño, consejero delegado de Sanitas. “Pensamos que es necesario que el médico nos ausculte para identificar la dolencia, pero la realidad es que en el 70% de las consultas que realizamos en Sanitas no es necesario que el profesional toque al paciente para realizar un diagnóstico”, afirma Marzal.
Se calcula que, de media, se emplean tres horas para realizar una visita al médico tradicional, mientras que la mayoría de las videoconsultas se resuelven en 10 minutos desde cualquier dispositivo digital, como un smartphone, una tablet o un ordenador.

Ahorrar tiempo

Medicina general, Obstetricia y Ginecología, Dermatología y Endocrinología son las especialidades médicas que mayor número de consultas han registrado en los últimos años, junto a las urgencias generales y pediátricas y las consultas de psicología. “La videoconsulta es un servicio de gran utilidad que optimiza la visita al médico, ahorrando tiempo y desplazamientos, reduce las listas de espera y puede ofrecer nuevas posibilidades a personas que viven en zonas rurales o de difícil acceso a un centro hospitalario tradicional”, añade Ereño.

Ahorrarse los desplazamientos al centro sanitario (55%), dedicar menos tiempo (49%) y resolver urgencias médicas (27%) son los tres motivos principales que señalan los pacientes de la aseguradora a la hora de apostar por esta alternativa.

Aunque las consultas no presenciales funcionan en Sanitas desde 2012, el servicio de videoconsulta se lanzó a finales de 2015 y ya ha registrado más de 25.000 accesos. En la actualidad, más de 1.370 médicos de más de 30 especialidades atienden a los pacientes mediante vídeo con Blua, el seguro de salud digital que ofrece Sanitas y que cuenta con más de 440.000 clientes. Este equipo médico atiende en el mismo horario que el tradicional, de 8 a 20, y además cuenta con el refuerzo de 21 médicos adicionales que se encargan de gestionar las urgencias generales y pediátricas y que funciona durante las 24 horas, todos los días.

The post Sanitas crea protocolos para las consultas no presenciales appeared first on Diariomedico.com.