home Columna Invitada Taiwán, un socio clave para preservar la salud internacional

Taiwán, un socio clave para preservar la salud internacional

La apertura cada vez mayor de fronteras y políticas migratorias ha supuesto nuevos desafíos a la prevención y el control de enfermedades contagiosas transnacionales. Únicamente una cooperación más estrecha y completa entre todos los países del mundo puede garantizar efectivamente la salud y el bienestar del ser humano.

Taiwán, ubicado en el centro neurálgico del Indo-Pacífico, con un movimiento frecuente de bienes y personas, tiene la gran necesidad de prevenir epidemias. Sin embargo, por motivos políticos, no se le permite participar plenamente en las reuniones técnicas, mecanismos y actividades de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La prevalencia de consideraciones políticas sobre las profesionales ha dejado a Taiwán como una laguna en la red de prevención de enfermedades infecciosas transnacionales y de seguridad sanitaria. Cuando apareció el brote del SARS en 2003, Taiwán no obtuvo ayuda de la OMS, lo que provocó numerosas víctimas inocentes. La sociedad internacional no debe permitir que se repita este doloroso incidente, sino que debe reconocer y defender el derecho de los taiwaneses de participar al igual que el resto del mundo en el sistema de prevención de epidemias en base de igualdad.

En 2018, cuando apareció un nuevo brote de ébola,Taiwán ofreció una donación de un millón de dólares a la OMS

Taiwán se ha transformado exitosamente de un país receptor de ayuda internacional a proveedor de asistencia humanitaria, y ha puesto de su parte para ayudar a los países necesitados. Su experiencia de desarrollo puede servir como valiosa referencia para otros países. La inclusión de Taiwán en el sistema de prevención global de epidemias puede beneficiar a muchas naciones, potenciando los esfuerzos de la OMS.

Prevención y cobertura

Taiwán se encuentra en un área de alto riesgo de desastres naturales y cuenta con una rica experiencia en la respuesta a emergencias y catástrofes. Por ello, tiene la capacidad de contribuir al Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, proporcionando asistencia médica de urgencia. Por otro lado, Taiwán, de acuerdo a lo exigido por el Reglamento Sanitario Internacional (RSI, según sus siglas en inglés), continúa fortaleciendo las capacidades de prevención de enfermedades a nivel nacional, y ha sido el octavo país del mundo en completar los criterios de la Evaluación Externa Conjunta de las competencias básicas del RSI, contribuyendo al fortalecimiento de la red mundial para la prevención y el control de enfermedades transmisibles.

En 2018, cuando apareció un nuevo brote de ébola, Taiwán ofreció inmediatamente una donación de un millón de dólares estadounidenses a la OMS para ayudar a contrarrestar la amenaza de la epidemia. A pesar de que la donación se vio obligada a suspenderse debido a causas políticas, Taiwán demostró una vez más al mundo que su determinación de participar en la cooperación médica y sanitaria internacional permanece inalterable, y no cederá a la obstrucción política, sino que seguirá luchando para que sus esfuerzos sean reconocidos internacionalmente.

El objetivo último es que se cumpla el principio rector de la OMS: el derecho a la salud es un derecho humano

Taiwán muestra un excelente desempeño en la cobertura sanitaria universal. Desde la implementación del Seguro Nacional de Salud en 1995, todos los taiwaneses tienen acceso a los cuidados médicos necesarios, al igual que los extranjeros que estén estudiando, trabajando o tengan un permiso de residencia legal, sin dejar a nadie atrás.
Además, a través de las políticas sanitarias como las vacunas, la detección del cáncer y la prevención de los factores de riesgo, Taiwán ha reforzado su sistema de atención primaria de salud.

A pesar de que en 2017 y 2018 Taiwán no recibió invitación para asistir a la Asamblea Mundial de la Salud en calidad de Observador, se ha esforzado a lo largo de los años por participar en las reuniones técnicas, mecanismos y actividades de la OMS y la AMS. Esto le ha permitido ganarse la comprensión y el apoyo de cada vez más países, que han encabezado acciones concretas para ayudar a Taiwán. Manteniendo los principios de profesionalismo, pragmatismo y contribución, Taiwán continuará buscando participar en la 72ª edición de la Asamblea Mundial de la Salud, con el fin de que se logre la pronta realización de la visión del organismo: que el derecho a la salud es un derecho humano.

The post Taiwán, un socio clave para preservar la salud internacional appeared first on Diariomedico.com.