Trasladar la investigación en cáncer al paciente con mayor rapidez, reto en ESMO 2018

Asegurar el acceso a un tratamiento óptimo oncológico para todos los pacientes con cáncer solo puede conseguirse a través de la traslación integrada y sostenible de todos los avances científicos actuales para crear los tratamientos del mañana, siempre comprendiendo la magnitud de los efectos clínicos e identificando claramente a los pacientes que se beneficiarán de ellos. Así de rotunda se ha mostrado Solange Peters, presidenta científica del Congreso de la Sociedad Europa de Oncología Médica (ESMO), en la rueda de prensa inaugural del encuentro, que se está celebrando en Múnich. Según Peters, es esencial trasladar al paciente de forma lo más rápido posible los hallazgos que se constatan en los ensayos clínicos. 

En esa línea, uno de los estudios presentado en la jornada inaugural de ESMO 2018 ha observado que algunos países europeos tardan más del doble que otros en adoptar decisiones de evaluación de tecnología de la salud para reembolsar los nuevos fármacos contra el cáncer tras su aprobación por parte de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). El tiempo de decisión medio es de más de un año en Inglaterra, Escocia, Alemania y Francia.

Según ha explicado Kerstin Vokinger, del Hospital Universitario de Zúrich, en Suiza, el acceso a nuevos fármacos oncológicos es un reto clave en salud pública. Los investigadores identificaron todos los fármacos aprobados para tumores sólidos por la EMA entre enero de 2007 y diciembre de 2016. A continuación, realizaron un seguimiento del tiempo transcurrido entre la aprobación por la EMA de cada uno de los fármacos y las decisiones de evaluación de tecnologías en salud (HTA, en sus siglas en inglés) y la Escala de Magnitud de Beneficio Clínico creada por ESMO (ESMO-MCBS, por sus siglas en inglés).

Tiempo medio de aprobación para fármacos indicados en cáncer

Los resultados de 47 medicamentos aprobados para 77 indicaciones de tumores sólidos revelaron que el tiempo medio desde la aprobación de la EMA hasta las decisiones de HTA fue de dos a tres veces mayor en Inglaterra (405 días) y Escocia (384 días) en comparación con Alemania (209 días) y Francia (118 días). Asimismo, Vokinger ha añadido que la concordancia entre las escalas HTA y ESMO-MCBS fue mayor en la designación de “mayor beneficio” para determinados fármacos.

Un análisis más detallado mostró que casi todos los medicamentos contra el cáncer clasificados con aportar “el mayor beneficio” en la ESMO-MCBS fueron aprobados para reembolso en los cuatro países: Alemania (100%), Escocia (95%), Inglaterra (92%) y Francia (90%)

“Las puntuaciones más altas en la escala MCBS se asociaban con tiempos más cortos de HTA”, por lo que Vokinger ha sugerido que la ESMO-MCBS es una herramienta útil para evaluar el valor clínico de los medicamentos contra el cáncer. De hecho, los resultados del trabajo muestran que las autoridades sanitarias suelen actuar de forma más rápida en la aprobación de fármacos que son catalogados como de mayor beneficio por la escala ESMO-MCBS.

“Entre otras cosas, la diferente cantidad de recursos invertidos en dichas evaluaciones y las diferentes regulaciones nacionales con respecto a los sistemas de ETS pueden conducir a una variación en el tiempo desde la aprobación de la EMA hasta las decisiones de ETS en diferentes países”.

España no es uno de los países analizados en el estudio, pero Ruth Vera, presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), ha aclarado que “en España el proceso que siguen los fármacos hasta ser accesibles para los pacientes con cáncer es largo, tedioso y heterogéneo a nivel autonómico y hospitalario. En el año 2016 SEOM publicó un artículo científico en Clinical & Traslational Oncology donde se evidenciaba la heterogeneidad en el acceso a los fármacos en función de las Comunidades Autónomas, no sólo en tiempos sino también en cuanto a criterios de utilización y aprobación”.

El papel del paciente con cáncer

En este sentido, Josep Tabernero, presidente de ESMO, ha destacado la importancia de que las aprobaciones de los fármacos lleguen cuanto antes a los pacientes,  para mejorar sus oportunidades de tratamiento “ya que todo lo que hacemos es por y para ellos. Hemos promovido la creación de la escala MCBS, una gran herramienta para pacientes y profesionales. Además, más recientemente hemos creado la escala Escat para la búsqueda de dianas moleculares”.

Tabernero ha afirmado también que desde ESMO se apoya el uso de biosimilares como una vía para asegurar la sostenibilidad de los sistemas sanitarios de ciertos países y, especialmente, para garantizar el acceso de los pacientes a terapias frente al cáncer.

Tabernero ha destacado entre los principales temas del congreso que comienza la importancia de la multidisciplinariedad –de hecho, junto a ESMO se celebra el 11º Congreso Europeo de la Sociedad de Enfermería Oncológica- pero también de darle voz a los pacientes para que su participación en el modelo sanitario pueda llevar a un cambio en la organización. “La educación es poder para los pacientes y para los profesionales”.

The post Trasladar la investigación en cáncer al paciente con mayor rapidez, reto en ESMO 2018 appeared first on Diariomedico.com.