Un estudio apunta un posible riesgo psicótico en el tratamiento con anfetamina del TDAH

Determinados medicamentos recetados a adolescentes y adultos jóvenes con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) pueden aumentar el riesgo de psicosis, según concluye un estudio realizado por investigadores del Hospital McLean y la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard que se publica esta semana en The New England Journal of Medicine (NEJM).

Los investigadores evaluaron los dos tratamientos para el TDAH más comunes y encontraron que, aunque el riesgo de psicosis es bajo, es mayor para los pacientes que toman anfetaminas que para los que toman metilfenidato.

“Los hallazgos son preocupantes, porque el uso de anfetaminas en adolescentes y adultos jóvenes se ha más que triplicado en los últimos años. Más y más pacientes están siendo tratados con estos medicamentos”, afirma la investigadora Lauren V. Moran, autora principal del estudio.

El estudio examinó dos grandes bases de datos de reclamaciones de seguros comerciales de pacientes de 13 a 25 años de edad con TDAH que comenzaron a tomar anfetamina o metilfenidato entre 2004 y 2015. Al observar un total de 221.846 personas, los investigadores encontraron que uno de cada 486 pacientes que comenzaron con una anfetamina desarrollaron una psicosis que requería tratamiento con antipsicóticos, en comparación con 1 de cada 1.046 pacientes que comenzaron con un metilfenidato.

A pesar del aumento del riesgo, Moran enfatiza que el estudio se limitó a los jóvenes a los que se les había diagnosticado recientemente TDAH y, por lo tanto, acababan de recibir el tratamiento. “Las personas que han estado tomando una anfetamina durante mucho tiempo, lo toman según lo prescrito y lo toleran bien no es probable que experimenten este problema”, matiza Moran.

Es la primera vez que se realiza este tipo de análisis con datos de la vida real en lugar de con ensayos clínicos, aseguran los investigadores. En palabras de otro de los autores del trabajo, Sebastian Schneeweiss, profesor de Harvard, “el estudio ilustra la importancia de usar datos del mundo real, de pacientes diversos, para comprender mejor la seguridad de los medicamentos comúnmente recetados y permitir que los médicos sopesen los beneficios y los riesgos”.

Sobre este estudio, Francisco Montañés, jefe de Psiquiatría del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, considera que “hay muchos sesgos posibles, en teoría minimizados por el gran tamaño de la muestra, pero, por ejemplo, se considera psicosis la depresión con síntomas psicóticos. Es difícil sacar más conclusiones que el hecho conocido de que las anfetaminas han de prescribirse en segunda línea, pues hay múltiples informes de más riesgos potenciales que con metilfenidato”.

El especialista comenta a DM que “es normal que haya más efectos de todo tipo, positivo y negativo, con anfetamina comparado con metilfenidato, ya que la anfetamina es más potente y la explicación es el mecanismo”.

En España se prescriben anfetaminas como lisdesanfetamina (unión de lisina con anfetamina): “Esta unión se rompe a velocidad constante en los eritrocitos y de ahí que la anfetamina no haga pico plásmático y eso reduce mucho el riesgo de adicción vía tolerancia y dependencia. El metilfenidato inhibe recaptación de monoaminas, concretamente dopamina y las anfetaminas no solo hacen eso, sino que liberan las aminas contenidas en las vesículas sinápticas, esta deplección es responsable de mayor efecto tanto positivo como negativo y de una mayor variedad de efectos de la anfetamina, pues no solo actúa sobre dopamina sino sobre más aminas”.

 

The post Un estudio apunta un posible riesgo psicótico en el tratamiento con anfetamina del TDAH appeared first on Diariomedico.com.