Un estudio avala el tratamiento de la enfermedad arterial periférica con ‘stent’ liberadores

La utilización de dispositivos fármacoactivos en el abordaje de la enfermedad arterial periférica ha suscitado controversia en los últimos años debido a la publicación de algunas investigaciones que advertían sobre un aumento de la mortalidad. Un nuevo estudio no encuentra relación entre la colocación de dispositivos liberados de fármacos y una mayor mortalidad.

Se trata de unos de los primeros trabajos realizados en un centro hospitalario español, después de un meta-análisis internacional asociara el uso de estos dispositivos a una mayor mortalidad y que ha sido objeto de controversia.

Este estudio ha sido llevado a cabo por el Hospital de Guadalajara y las conclusiones han sido presentadas por primera vez en un congreso por su responsable, Mercedes Guerra, jefa del servicio de Angiología y Cirugía Vascular de dicho centro, y presidenta del Capítulo de Cirugía Endovascular, en el marco del IV Congreso Internacional de la especialidad, celebrado en Oviedo.

El objetivo de esta investigación era analizar si la utilización de dispositivos liberados de paclitaxel conllevaba un aumento del riesgo de mortalidad.

Para ello se realizó un estudio retrospectivo observacional de pacientes con enfermedad arterial periférica atendidos a lo largo de dos años en el Hospital Universitario de Guadalajara.

Este estudio ha servido para avalar el uso de dispositivos liberadores de paclitaxel en el tratamiento de la enfermedad arterial femoropoplítea al no encontrar asociación alguna con un incremento en el riesgo de mortalidad., según ha explicado Mercedes Guerra.

Los resultados de este trabajo, realizado sobre una muestra real de 135 pacientes, contradicen así “las conclusiones de un controvertido meta-análisis internacional que recientemente asoció el uso de estos dispositivos a una mayor mortalidad”

El análisis multivariante sí encontró que la diabetes, la enfermedad pulmonar crónica (EPOC), la insuficiencia renal crónica (IRC) y la isquemia crítica de las extremidades (CLI) son factores relevantes de riesgo de mortalidad.

Con la utilización de los dispositivos fármaco activos, a través de balones o stent lo que se busca es mantener el vaso abierto o permeable para asegurar el flujo.

Algunos de los factores que pueden haber dado lugar a que el meta-análisis encontrase relación entre la utilización de estos dispositivos y una mayor mortalidad, según Mercedes Guerra, se relacionan con el hecho de que mezcla “distintos tipos de dispositivos ( balones y stents) con distintas dosis de fármaco y distintos excipientes, así como con el hecho de no tener datos de cada paciente y que los estudios no fueron diseñados para análisis de la mortalidad entre otros”.

Algunos países han aprobado guías más restrictivas respecto a la utilización de los stent y balones liberadores de fármacos en el abordaje de la enfermedad arterial periférica, consecuencia de dicho meta-análisis. La Agencia Española del Medicamento ha solicitado diversos informes a las sociedades científicas pero no ha adoptado una recomendación definitiva. Mientras tanto “en nuestros país unos grupos se han vuelto más restrictivos y otros no”.

El paclitaxel se utiliza para tratar la hiperplasia intimal y tratar de evitar que las células de la pared arterial vuelvan a ocluir el vaso.

Mercedes Guerra anunció también en el congreso en Oviedo que la Sociedad Española de Cirugía Vascular va a lanzar el Libro Blanco de la especialidad en lo que a los procedimientos endovasculares se refiere por lo que se están recogiendo datos de todos los servicios hospitalarios. “El objetivo es conocer qué tratamientos hacemos y en qué número, así como con que recursos contamos en cuanto a cirujanos y tecnología porque nos falta información en este sentido”.

The post Un estudio avala el tratamiento de la enfermedad arterial periférica con ‘stent’ liberadores appeared first on Diariomedico.com.