Un gen explicaría que ciertas personas sufran una enfermedad inflamatoria intestinal grave

Un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Washington en Saint Louis ha encontrado un compuesto que puede tratar la enfermedad inflamatoria intestinal sin actuar directamente sobre la inflamación. El compuesto frena la actividad de un gen vinculado a la coagulación sanguínea. Descubrieron el bloqueo de la actividad de este gen reduce los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal en un modelo experimental.

El gen es especialmente activo en personas con las formas más graves de la enfermedad y en aquellas que no responden a la terapia biológica con inhibidores de TNF.

Este hallazgo, que aparece en el último número de Science Translational Medicine, puede ser una vía hacia nuevas opciones terapéuticas en la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), entidad que incluye la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Para identificar factores genéticos que desempeñan un papel en la EII a través de mecanismos diferentes al inflamatorio, estos investigadores, encabezados por el profesor de Medicina Genómica Thaddeus S. Stappenbeck, analizaron 1.800 biopsias intestinales de 14 bases de datos de EII. Las biopsias provinieron de diferentes estudios, comparando a las personas afectas por la EII con personas sanas.

Este análisis reveló que un grupo de genes relacionados con la coagulación de la sangre están activados en la enfermedad. El hallazgo encaja con la observación de que las personas con EII son dos o tres veces más propensas que la población general a desarrollar trastornos de la coagulación, especialmente durante un brote.

Los investigadores redujeron la lista de genes a unos pocos que desempeñan un papel en las células inflamatorias y epiteliales. En particular destacó el gen llamado SERPINE-1. Este gen y su proteína se encontraron en niveles altos en las partes inflamadas del intestino de los pacientes. Ambos también están involucrados en una fase temprana en el proceso de coagulación sanguínea.

Una vez comprobada la implicación del gen en un modelo murino, se probó en los animales un compuesto (MDI-2268) que bloqueaba la actividad de la proteína. Los ratones que lo recibieron perdieron menos peso y mostraron menor deterioro e inflamación en el intestino que los ratones que fueron tratados con un placebo.

SERPINE-1 y su proteína parecen estar más expresadas en las personas con la enfermedad más grave y en aquellas que no responden a los fármacos biológicos inmunosupresores”, dice Stappenbeck. “Hemos encontrado algo que podría ayudar a muchas personas con EII, especialmente a las que no se benefician de las terapias actuales”.

The post Un gen explicaría que ciertas personas sufran una enfermedad inflamatoria intestinal grave appeared first on Diariomedico.com.