Un inhibidor del PARP eleva la supervivencia en cáncer de ovario a tres años

La terapia de mantenimiento con olaparib, un inhibidor del PARP, en cáncer de ovario avanzado con mutación de BRCA1 y BRCA2 mejora sustancialmente la supervivencia libre de progresión en pacientes recién diagnosticadas, según los resultados del estudio en fase III SOLO-1, presentado en el Congreso de la Sociedad de Oncología Médica (ESMO) 2018, en Múnich.

Según ha explicado Kathleen Moore, del Centro Oncológico Stephenson, de la Universidad de Oklahoma, y autora del trabajo, SOLO-1 es el primer ensayo clínico que plantea un inhibidor del PARP como tratamiento de mantenimiento de primera línea tras quimioterapia basada en platino. Así, los resultados muestran una diferencia en la supervivencia libre de progresión entre el grupo que recibió olaparib y el que recibió placebo de unos tres años.

El ensayo clínico randomizado ‘SOLO-1’ plantea la administración de mantenimiento de un inhibidor del PARP tras la quimioterapia basada en platino como terapia de primera línea

Beneficios en cáncer de ovario avanzado más allá de los 2 años

El trabajo se realizó  con la participación de  391 pacientes en respuesta clínica completa o parcial tras la quimioterapia al comenzar el estudio. 260 pacientes recibieron 300 mg de olaparib oral frente a 131 a las que se les administró placebo durante dos años. La mediana de seguimiento fue de 41 meses. El tratamiento se administró hasta el momento de progresión de la enfermedad o si esta no se producía hasta los dos años.

“La supervivencia libre de progresión del grupo de placebo fue solo de 13,6 meses mientras que en el grupo de olaparib no se alcanzó pero se considera que fue aproximadamente tres años más larga que en el grupo placebo”, ha explicado Moore.

Asimismo  no se observó relevancia clínica en cambios de la calidad de vida de las pacientes en el grupo de intervención, y se considera que la tolerabilidad fue buena y los efectos secundarios, bajos: “esto se demuestra con el hecho de que sólo el 11,5 por ciento de las pacientes abandonaron el estudio debido a efectos secundarios mientras que el 17 por ciento mantuvo la dosis inicial durante todo el trabajo”. El objetivo secundario del estudio en cuanto a progresión libre de enfermedad inidica una mejora estadísticamente significativa, lo que sugiere que este inhibidor del PARP no reduce la capacidad de las pacientes para beneficiarse de terapias posteriores.

Moore ha recalcado que el punto clave es que el beneficio de olaparib se extiende más allá de los dos años en los que las pacientes recibieron el tratamiento, por lo que espera que los resultados del ensayo cambien el estándar de tratamiento actual.

“Todavía es demasiado pronto para decir si hemos influido en un grupo de mujeres que podrían curarse con la terapia de primera línea. No obstante, puesto que se estima que más del 50 por ciento de las mujeres en el brazo de  olaparib continuaban libres de enfermedad a los cuatro años en comparación con el 11 por ciento del grupo de placebo nuestra esperanzas están puestas en esa dirección”.

 

The post Un inhibidor del PARP eleva la supervivencia en cáncer de ovario a tres años appeared first on Diariomedico.com.