Una hoja de ruta para, ahora sí, medir resultados en salud

Es posible medir resultados en salud. “Yes, we can“, ha afirmado, citando al expresidente estadounidense Barak Obama, Andrés García Palomo, coordinador del Grupo de Resultados en Salud de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) durante la presentación del sexto informe Amphos (Análisis y Mejora de Procesos Hospitalarios), titulado Medir para Mejorar.

Y es que “si no medimos, no sabemos qué está pasando, seguiremos haciendo cosas que no aportan valor”, ha sentenciado Jon Guajardo, vicepresidente segundo de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), artífice, junto a la farmacéutica Abbvie, de Amphos. Ha citado Guajardo el ejemplo, llevado a cabo en su hospital -es gerente de Galdácano, en Vizcaya-, de una evaluación sobre prótesis de rodilla. Clínicamente, las intervenciones habían sido un éxito. Sin embargo, “se nos ocurrió preguntar a los pacientes y, seis meses después de la operación, la mayoría afirmaban estar igual o peor que antes“. 

Metodología

Por ello, resulta urgente, según los impulsores del proyecto, comenzar a medir los resultados en salud, considerando “que debe hacerse desde una perspectiva multidimensional y, lo que es más importante, con metodología”, ha afirmado García Palomo. 

Esa metodología puede ayudar, a su juicio, a romper la barrera más importante de todas: la cultural. “Más allá de diferencias en políticas autonómicas o de historia clínica electrónica, es preciso un cambio de cultura”. 

Y esa metodología es la que propone el nuevo informe Amphos, que plantea una hoja de ruta para implantar un modelo de evaluación de resultados en salud por patologías o procesos, lo que permitiría “obtener resultados a corto plazo”, según Guajardo. 

Esta hoja de ruta, que puede implantarse a nivel macro, meso y micro, consta de los siguientes pasos:

  1. Definir el liderazgo del proyecto
  2. Seleccionar la patología a medir
  3. Crear el grupo de trabajo en donde estén representados todos los que tienen algún papel en seguimiento del paciente, incluyendo a este
  4. Dibujar el viaje que hace el paciente a lo largo de todo el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de su enfermedad (vía clínica), adaptarlo a la realidad de su área o institución de salud
  5. Seleccionar el tipo de indicadores a medir y los cuestionarios que se utilizarán para recoger los datos proporcionados por los pacientes
  6. Definir el modelo de recogida de datos (momentos, lugares y personas que recogerán cada tipo de datos)
  7. Definir cómo se almacenarán e integrarán datos con el resto de la información clínica
  8. Estandarizar y normalizar los datos
  9. Probar el nuevo modelo: pilotar
  10. Transparentar los datos
  11. Tomar decisiones tras medir

 

 

The post Una hoja de ruta para, ahora sí, medir resultados en salud appeared first on Diariomedico.com.