Urgencias da por zanjada la ‘tormenta’ en las CCAA más afectadas

Profesión
franciscogoiri
Sobre todo, en Madrid y Barcelona
Juan González Armengol, presidente de Semes.
Juan González Armengol, presidente de Semes.

Los servicios de Urgencias, la puerta de entrada de los hospitales para los infectados por coronavirus, dan por zanjada la tormenta asistencial en las comunidades más afectadas por la pandemia, fundamentalmente Madrid y Cataluña. “La presión asistencial en las zonas más álgidas ha bajado de forma drástica, como drástico fue el incremento de pacientes en las semanas previas. Hay que ser cauto con otras comunidades, pero en estas zonas se confirma la buena noticia, y además no es algo puntual, es una tendencia clara".

Así de optimista se muestra Juan González Armengol, jefe del Servicio de Urgencias del Clínico de Madrid y presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes). "Aún es difícil hablar de porcentajes generales en toda España, pero creo que el dato de este hospital es suficientemente significativo: la semana pasada teníamos 300 pacientes totales en Urgencias, incluidos pacientes Covid y no Covid, y esta mañana no llegábamos a los 60, que se aproxima mucho más al flujo habitual del servicio".

De las seis salas que las Urgencias del Hospital Clínico tenía habilitadas hace diez días, quedan dos operativas, y una sola sala de espera de las 4 que había la semana pasada.

El Clínico tenía 'sólo' 60 pacientes y el Gregorio Marañón, 83

Fuentes del sindicato CSIF, la central mayoritaria en el sector público, confirman que este fin de semana ha sido "mucho más tranquilo" en las urgencias de los hospitales madrileños en comparación con la afluencia registrada la semana pasada. Según el sindicato, las Urgencias del Hospital Gregorio Marañón tenían ayer 83 pacientes, "muy por debajo de los días con mayor afluencia".

Cautela en otras áreas

En permanente contacto con los jefes de Urgencias de todas las autonomías, González Armengol admite que en comunidades como Galicia, Castilla-La Mancha o Andalucía, y especialmente en algunos puntos de ellas, "hay que ser todavía relativamente cauto, porque, en teoría, allí no ha llegado el pico y puede haber un cierto repunte".

El presidente de Semes puntualiza, además, que el acusado descenso de la afluencia en Urgencias no es sinónimo de una bajada general de la presión hospitalaria: "Esto significa que los pacientes que potencialmente puedan ingresar en los hospitales, y los que potencialmente terminen en las UCI, serán mucho menores, pero no habrá un descenso inmediato de la hospitalización ni de la presión en Intensivos, por el tiempo medio de estancia en las UCI y, sobre todo, por la tremenda complejidad y variabilidad de muchos de los cuadros que estamos viendo en estas unidades".

CSIF corrobora que las plantas de hospitalización están completas en la mayoría de los centros madrileños, "y hospitales como el Infanta Leonor o el Ramón y Cajal, que han duplicado la capacidad sus habitaciones, están llenos".

Según González Armengol, la propagación del virus y sus efectos van a cambiar muchos paradigmas de actuación y van a influir en el quehacer de la mayoría de las especialidades: "Al margen de los pacientes Covid, estamos empezando a ver mucha sintomatología como síncopes, alteraciones del gusto y del olfato, complicaciones en pacientes cardíacos o efectos en clínica digestiva o endocrina que, mientras no se demuestre lo contrario, parecen claramente asociados a este germen". Augura que en los próximos meses "vamos a leer mucho papers y vamos a tener que incorporar a nuestra rutina habitual mucha patología mixta vinculada a esta tremenda infección".

"Ahora vamos a ver mucha patología mixta asociada a esta infección"

Aunque admite que es pronto para ser triunfalista, sí tiene claro que "el pensamiento del Sistema Nacional de Salud debería estar puesto ya en la reversión inteligente de esta situación. El primer paso es reinstaurar el doble circuito de finales de febrero (pacientes Covid y no Covid) y sumarle toda la patología mixta, y a partir de ahí empezar a trabajar. De entrada, hay mucha patología relativamente demorable que ya no lo es tanto y a la que hay que volver a atender a un ritmo lo más normal posible".

El presidente de Semes asegura que la presión asistencial en los servicios de Urgencias de las autonomías más afectadas por la pandemia ha entrado en zona valle, "y ya es una tendencia". Aun así, aboga por ser muy cauto con otras áreas del SNS. coronavirus Off Francisco Goiri. Madrid Off