Uso universal de mascarillas: para la OMS, aún falta evidencia científica

Medicina Preventiva y Salud Pública
soniamoreno
De momento, solo recomendadas para sanitarios y cuidadores
Viajeros con mascarilla para evitar contagios por coronavirus chino, en el aeropuerto Hong Kong.
Viajeros con mascarilla para evitar contagios por coronavirus chino, en el aeropuerto Hong Kong.

El máximo organismo sanitario mundial no despeja las dudas sobre la conveniencia de utilizar mascarillas de forma generalizada.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha afirmado que sí está recomendado su uso en sanitarios y cuidadores de enfermos; también lo aconseja de forma generalizada en las comunidades que no pueden acceder a otras medidas de protección -como el lavado de manos, por falta de agua-.

Pero, como tantas otras cosas con este nuevo patógeno, algunas cuestiones se mueven en un territorio gris. Ese es el caso del uso generalizado de las mascarillas en sociedades que sí pueden seguir las consabidas medidas de protección, incluida la de la higiene de manos.

El doctor Tedros ha expuesto hoy, en rueda de prensa telemática, sobre el uso universal de mascarillas que la investigación en este terreno es “limitada” y la OMS aún está elaborando un consenso sobre ello.

Por eso, “animamos a los países que consideren el uso de las mascarillas para toda la población que estudien la eficacia de la medida, para que todos podamos aprender", ha dicho.

Y ha recordado que en cualquier caso, las mascarillas “por sí solas, no pueden detener la pandemia”. Los países, ha insistido, deben continuar encontrando casos, diagnosticando, aislando y tratando cada infectado y rastreando sus contactos.

“Con máscara o sin ella, hay otras cosas que han demostrado que nos pueden proteger: mantener la distancia con otros, lavarse las manos, estornudar en el hueco del codo y evitar tocarse la cara".

La controversia sobre las mascarillas ha surgido al hilo de observaciones en países asiáticos donde la población ha asimilado su uso, en especial desde las últimas pandemias víricas.

Algunos epidemiólogos y preventivistas consideran que ese uso generalizado ha podido ayudar a atajar los contagios, en especial entre los asintomáticos.

Estudios recientes, como el llevado a cabo por investigadores de Múnich publicado en Nature, también han sugerido que el contagio por el SARS-CoV-2 puede producirse durante los primeros días de la infección, cuando el enfermo aún no es consciente de que tiene el virus.

Otro trabajo, publicado hace unos días en Nature Medicine, también indicaba que las mascarillas quirúrgicas parecen reducir la transmisión de los coronavirus estacionales, rinovirus o el de la propia gripe.

A este goteo de evidencias científicas, se suman otros factores que también pueden influir en la recomendación de un uso generalizado de las mascarillas. Entre ellos, el hecho de que ver a los demás llevarlas ayuda a recordar las medidas de distanciamiento físico y otras en relación al riesgo de la infección. Así se recordaba en un artículo sobre la conveniencia o no de llevar mascarilla publicado esta semana en NEJM.

Por el contrario, aducía este artículo, un uso inadecuado puede dar una falsa sensación de seguridad entre los usuarios.

Y en este debate científico, no hay que olvidar el principal argumento esgrimido por la OMS, desde el principio de esta emergencia sanitaria: en una situación de escasez de material protector, son las personas que están en primera línea de lucha quienes deben estar protegidos.

“Nos preocupa que el uso masivo de mascarillas por parte de la población general pueda agravar la escasez para las personas que más las necesitan. En algunos lugares, esa escasez está poniendo a los sanitarios en un verdadero peligro", ha vuelto a recordar el doctor Tedros esta tarde.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recuerda que el beneficio del empleo de las mascarillas en la comunidad aún se desconoce. coronavirus Off Sonia Moreno Autocuidado Off