Vicente Estrada: “El VIH puede hacerse indetectable en dos semanas”

Hace unos meses se aprobaba en España un nuevo tratamiento para el VIH capaz de reducir la carga viral con mayor rapidez que otros fármacos. Entre los especialistas que ya han probado su eficacia está Vicente Estrada, jefe de sección de Enfermedades Infecciosas y de Medicina Interna en el Hospital Clínico San Carlos, de Madrid, que ha hablado con Diario Médico al respecto.

“Un paciente podría estar con carga viral indetectable entre el primer y el segundo mes. Pero si favorecemos un inicio rápido con estos inhibidores de integrasa, el periodo puede reducirse hasta las dos semanas”, asegura Estrada. Ese llamado inicio rápido del tratamiento antirretroviral es ya un concepto asumido por los especialistas dedicados al VIH, y ha sido propiciado por determinados medicamentos como el anteriormente mencionado, que ha sido aprobado recientemente y cuyo nombre comercial es Biktarvy, compuesto por bictegravir, TAF y FTC.

“Cuanto antes se logre estar indetectable, antes se frenará el daño inducido al sistema inmune y menos riesgo de transmisión habrá”

“Permiten comenzar a tratar al paciente antes de conocer los resultados de las pruebas que se solicitan habitualmente, como el hemograma, la bioquímica general, la cifra de linfocitos CD4, la carga viral, la serología a hepatitis B o C, el estudio de resistencias y la determinación de HLA B5701”, comenta el jefe de sección del Clínico San Carlos.

Comprimido único

Puntualiza, además, que existen diferentes combinaciones de fármacos que cumplen estos requisitos, pero en formato de comprimido único diario sólo hay dos: el que está basado en inhibidores de la integrasa y el que está basado en inhibidores de la proteasa. “Los primeros ofrecen la ventaja de un descenso más rápido de la carga viral frente a los segundos”, afirma.

Por esta razón, el especialista cree que esta estrategia de inicio rápido es especialmente beneficiosa para ofrecer a todos aquellos pacientes en los que sea importante un descenso inmediato de la infectividad. “Por ejemplo, en aquellos que tienen un elevado riesgo de contagiar a otras personas, bien por convivir con parejas sexuales sin VIH, o bien por mantener múltiples relaciones de riesgo”.

Reducir el riesgo de transmisión

En este sentido, Estrada comenta que cabe la posibilidad de que esta estrategia sirva para reducir el riesgo de transmisión y, por ende, en las cifras de contagios que se registran anualmente. Sin embargo, desde su punto de vista, existen múltiples factores que influyen en este aspecto y que también se deberían abordar para hacer caer los casos: “El diagnóstico precoz, que haya un tratamiento universal, evitar la exposición, fomentar la profilaxis prexposición, etc.”.

Por otro lado, al caer tan rápidamente la carga viral, se detiene antes el daño que el VIH ejerce sobre el sistema inmune, según apunta Estrada. Éste asegura que, además, se ha comprobado que los pacientes que inician antes el tratamiento se adhieren mejor y están más controlados que los que siguen protocolos más tradicionales. Una situación en la que mucho tiene que ver el hecho de que se administre en una única toma diaria en formato pastilla. “No obstante, el beneficio principal del inicio rápido repercute sobre la comunidad, ya que se reduce de forma clara el riesgo de contagio”.

“No existen efectos adversos relacionados con el inicio rápido. Con los tratamientos actuales, en general, el riesgo es muy bajo”

Con respecto a los efectos secundarios de los fármacos aplicados en el inicio rápido, siguen la tónica general de otros tratamientos contra el VIH. “No existen efectos adversos relacionados de forma específica con esta estrategia. Con los tratamientos actuales, en general, el riesgo es muy bajo”, explica Estrada.

Aunque el fármaco basado en inhibidores de la integrasa fue aprobado por el Ministerio de Sanidad para su comercialización el pasado mes de marzo, ya son varias las guías nacionales e internacionales que recomiendan su utilización: las de la Asociación Internacional del SIDA (IAS), del Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS) de Estados Unidos, de la Sociedad Clínica Europea del SIDA (EACS) y de GeSIDA, el grupo de estudio de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc) relacionado con esta enfermedad.

Barrera genética

Han sido definitivos para ello los estudios realizados, que también han destacado la alta barrera genética de este fármaco, lo que se traduce en la aparición de cero resistencias en todos los ensayos clínicos pivotales. Además, tiene un bajo perfil de interacciones con otros medicamentos, un buen perfil de tolerabilidad, no está asociado a eventos cardiovasculares y los pacientes estudiados, unos 2.400 de carácter amplio y heterogéneo, han reportado una menor sintomatología neuropsiquiátrica que los tratados con DTG/ABC/ 3TC.

No tiene restricciones de uso, lo cual evita errores de prescripción y aporta mayor tranquilidad tanto al médico como al paciente. Todo ello ha servido para que esté disponible en la mayoría de los hospitales españoles. “En un plazo muy breve de tiempo lo podremos encontrar en todos”, puntualiza Estrada.

Retos logrados en la lucha contra el VIH

Durante el XXIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), que cerraba sus puertas hace unos días en Madrid, se han celebrado varias ponencias relacionadas con el tratamiento del VIH. Una de ellas estaba enfocada hacia el inicio rápido que se está empezando a manejar entre los especialistas y a la presentación del fármaco Biktarvy, puesto en el mercado por Gilead.

En esta charla se pusieron de relieve los beneficios que el nuevo tratamiento genera sobre el paciente y para la comunidad que lo rodea: el rápido descenso de la carga virológica, la indetectabilidad en un periodo más bajo, su mejor adherencia por su alta tolerabilidad y dosificación sencilla (un comprimido diario) y similar eficacia que otros tratamientos.

También se comentaron los estudios de fase III que han llevado a su aprobación, publicados en la revista The Lancet (GS-1489 y GS-149 en adultos infectados por el VIH-1 que no han recibido nunca tratamiento, y los estudios GS-1844 y GS-1878 en adultos con supresión virológica). Éstos han propiciado que el nuevo fármaco sea recomendado como tratamiento preferente por las guías de la Asociación Internacional de SIDA (IAS), del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (DHHS), de la Sociedad Clínica Europea del SIDA (EACS) y GeSIDA, el grupo de estudio de la Seimc relacionado con esta enfermedad.

Entre los ponentes se encontraba Daniel Podzmaczer, director de programa VIH/SIDA del Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona), según el cual Biktarvy alcanza la supresión virológica en los análisis en más del 90% de los casos. “Si la adherencia es la correcta, será eficaz con alta probabilidad”, comentó.

La otra ponencia, titulada ¿Qué criterios debemos tener en cuenta para definir el éxito terapéutico en el VIH?, repasó los retos conseguidos en el tratamiento de esta infección en la última década gracias a los tratamientos antirretrovirales. Los más importantes: la indetectabilidad y el paso de una enfermedad aguda con altas tasas de mortalidad a una dolencia crónica, por el momento, en los países desarrollados.

The post Vicente Estrada: “El VIH puede hacerse indetectable en dos semanas” appeared first on Diariomedico.com.